Santa Cruz

La moda de las pulseras de goma

La fiebre de los adornos de colores arrasa en la capital

22.06.2014 | 02:00

Las nintendos y las muñecas están celosas desde que hace unos meses los niños de medio mundo se enamoraran de las pulseras de goma. Primero aparecieron en las muñecas de famosos como David Beckham o Gwyneth Paltrow, luego llegaron a España y los recién proclamados Reyes de España no tardaron en sumarse gracias a las manualidades de la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía. Santa Cruz no quiso quedarse atrás. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, y el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, son algunos de los que han caído en la red de las gomas de colores.

Los patios de los colegios se han convertido así en improvisados talleres donde de los pequeños, de entre 6 y 12 años, crean verdaderas obras de arte. Los profesores no se pueden mostrar más contentos con esta actividad que, ante todo, es un trabajo manual que se encarga de ejercitar las manos y que permite que los menores se alejen, aunque sea un rato, de las hipnóticas pantallas de los videojuegos.

Además, como explica la directora del CEIP Ofra–Vistabella, María de las Nieves Concepción, "los niños comparten las gomas de colores por lo que interactúan entre ellos, hablan y se explican todos los trucos". Esta generosidad también se ve reflejada en que, en el tiempo que llevan estas pulseras ocupando las horas de los más pequeños, Concepción ya ha recibido dos de regalo por parte de sus alumnos. Además de ayudar a la motricidad, la imaginación se les agudiza a estos pequeños tejedores puesto que ellos mismos se ponen a inventar instrumentos con los que diseñar nuevas formas de trenzado.

Pero lo que muchos no conocen es al creador de esta verdadera fiebre que trae locos a pequeños y grandes. El ingeniero de Nissan Cheonh Choon fue el que, a comienzos de 2010, dio forma a este invento que jamás pensó que podría llegar tan lejos. Este trabajador de origen malasio y que vive en una ciudad de Michigan (Estados Unidos) llegó un día a casa y vio a sus hijas entretenidas tratando de hilar pulseras con pequeñas gomas de colores. A las pequeñas les resultaba difícil por lo que su progenitor trató de ayudarlas pero sus dedos eran demasiado grandes.

Así, se le ocurrió crear una herramienta para trenzar con un bastidor y un gancho. Lo último en lo que pensaba el ingeniero era en comercializar su idea pero el éxito que tuvo entre su familia y amigos lo convenció para que invirtiera todo lo que había ahorrado trabajando en la fábrica de Nissan en lanzar el prototipo de lo que hoy es el Rainbow Loom, el aparato con el que millones de niños crean pulseras imposibles. Con una inversión inicial de sólo 10.000 dólares, el ingeniero malasio ya ha facturado más de 100 millones en todo el mundo.

Pero no todo fue tan sencillo al principio. Tras pulir su prototipo hasta con 28 versiones distintas, Choon encargó 10.000 unidades del diseño definitivo a una fábrica china. El pedido llegó a su casa en el verano de 2011 y tras pasar noches ensamblándolos, a finales de año ya estaba listo para su lanzamiento. Pero el estreno no pudo ser más desalentador ya que ninguna juguetería se fiaba del invento. El problema radicaba en que, a primera vista, nadie sabía cómo utilizar el aparato, así que, con ayuda de sus hijas, Cheonh Choon colgó tutoriales en YouTube y contrató anuncios en Google. Todo cambió en el verano de 2012.

En Santa Cruz, los telares ya se empiezan a ver pero los niños trabajan sobre todo con los dedos, con ganchos o con tenedores. El éxito ha sido tal que ya no solo hay tutoriales en internet sino que los kioskos cuentan con revistas en las que se desentrañan los secretos de las pulseras de goma y, además, vienen acompañadas de diversas bolsas con las ansiadas gomas de colores por unos siete euros.

Si al principio los jóvenes lo único que querían era aprender a tejer y hacer pulseras originales, en los últimos tiempos los clientes llegan a los establecimientos buscando colores muy específicos para, sobre todo, hacer complementos con los que poder apoyar a sus equipos de fútbol favoritos. Candelaria Andul tiene un puesto en la Rambla Azul de la avenida José Manuel Guimerá y explica que los colores que más vende son, por supuesto, los de la selección española. Este establecimiento tiene las bolsas de elásticos a 50 céntimos y explica, al igual que Daniel Carrasco, del Kiosko Carrasco, que las tiendas de los chinos están llevándose muchas de las ventas porque tienen el producto más barato.

Porque recuerda a las labores de las abuelas, por la creatividad que le ponen a sus diseños, por la destreza que adquieren y porque charlan y comparten. ¿Se le puede pedir más a una simple goma?

Tenerife

Imagen de archivo de otro concurso de belleza celebrado en la Isla.
Critican una cláusula del Miss World Spain por "sexista"

Critican una cláusula del Miss World Spain por "sexista"

La Red de Municipios del Sur por la Igualdad explica que se trata de "un ataque a los derechos de...

El bastón de mando es de ´Moncho´

El bastón de mando es de ´Moncho´

La moción de censura contra el nacionalista Francis González sale adelante con 12 votos a favor y...

José Ramón León, nuevo alcalde de Icod de los Vinos

José Ramón León, nuevo alcalde de Icod de los Vinos

El pleno del Ayuntamiento aprueba con el respaldo de todos los partidos de la oposición la moción...

El líder, el playero y un salón abarrotado

El líder, el playero y un salón abarrotado

La sesión plenaria transcurrió entre un tumulto de vecinos que no quisieron perderse la cita

CC analizará sus relaciones con el PP tras perder la confianza en el partido

CC analizará sus relaciones con el PP tras perder la confianza en el partido

El vicesecretario de Coordinación asegura que "no hay motivos" para desbancar a González y que...

Vecinos denuncian en las redes sociales el vertido de tóxicos en la playa

Vecinos denuncian en las redes sociales el vertido de tóxicos en la playa

La empresa responsable de la limpieza en el municipio desmiente en un comunicado que en el baldeo...

Enlaces recomendados: Premios Cine