La empresa de los locales del Marítimo presenta una querella contra el exgerente

Chispas Ocio anuncia que está abonando las facturas pendientes para evitar el desahucio y alaba a Cañibano, nuevo responsable del Parque

19.06.2014 | 13:37
Parque Marítimo, en Santa Cruz de Tenerife.
Parque Marítimo, en Santa Cruz de Tenerife.

Las empresas que gestionan los locales (restaurantes y cafeterías) del chicharrero Parque Marítimo y el edificio de la Cascada, es decir, Chispas Ocio y Santa Cruz Park, anuncian que presentarán una querella contra el exgerente de las piscinas, Augusto Sabina, y contra los abogados Felipe Campos y Antonio Espinosa, por "prevaricación al primero" y por "difamación a los segundos". A Sabina estos empresarios lo acusan "de haber abierto un restaurante en la playa del Marítimo de manera irregular y con el que se hace competencia desleal al resto de los negocios pues no se paga ningún canon por él". A Campos y a Espinosa, Chispas los acusa de mentir al decir que son ilegales los contratos firmados entre esta empresa y la sociedad pública Parque Marítimo, que pertenece al Ayuntamiento, entre los años 2010-2013, para gestionar los locales antes de que estos salieran a concurso.

Chispas Ocio quiere dejar claro que estos contratos eran provisionales hasta que se pudiera convocar el concurso público y que se renovaban de manera mensual. Asimismo, la empresa asegura que la sociedad pública cobraba el canon mensualmente, lo que suponía una media al año de 60.000 euros. "De lo que se registraba en la caja de los negocios al día, el 17% era para el Parque Marítimo, por lo que no hay nada de ilegalidad", indica Paco Padilla, de Chispas Ocio.

Con respecto al inicio del procedimiento de desahucio de estos locales por parte del Consejo de Administración del Marítimo, que preside el edil de Hacienda, el nacionalista Alberto Bernabé, debido al impago de facturas correspondientes al canon, Chispas anuncia que ya se están abonando las mimas para evitar el desalojo. De todas formas, la empresa apunta que seguirá luchando para conseguir que se le devuelva el dinero que esta considera que no debe abonar.

"El exgerente nos cerró durante algunos meses la piscina que se encuentra junto a nuestros negocios por lo que no pudimos hacer nada de caja. Consideramos que no deberíamos abonar dichas mensualidades. Asimismo, Sabina nos debe dinero por facturas relacionadas con la comida del personal, entre otros conceptos", comenta Padilla. Este también quiere aprovechar para agradecer al Ayuntamiento que "se haya echado a Sabina y se haya nombrado a Daniel Cañibano como nuevo gerente, pues es un gran profesional y en cuatro días ha hecho cosas que no se habían hecho en un año".

Enlaces recomendados: Premios Cine