La Laguna

Clavijo: ´Ni el Rey ni nadie debe ser aforado; va contra el principio de igualdad´

"El hambre, la miseria, la enfermedad amenazan la democracia, no Podemos", afirma el alcalde de La Laguna y secretario insular de Coalición Canaria (CC) en Tenerife

15.06.2014 | 01:15
Fernando Clavijo, en una de las salas de la Alcaldía lagunera durante la entrevista.
Fernando Clavijo, en una de las salas de la Alcaldía lagunera durante la entrevista.

A punto de cumplir su tercer año de mandato, el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, analiza en profundidad el terremoto político e institucional que ha originado el resultado de las elecciones europeas, repasa algunos de los temas más candentes del municipio, reafirma su deseo de ser candidato municipal en 2015 y define sus principales objetivos para el año que le queda por delante.

–Cuando surgió el movimiento 15-M, los grandes partidos admitieron que hacía falta acercar la política a los ciudadanos. Dos años después, ¿las europeas demuestran que no se ha hecho nada?

–Algunos hemos intentado hacer algo en nuestras organizaciones. Los congresos de Coalición Canaria no han sido muy pacíficos durante estos dos años. Lo que ha pasado ahora es que el 15-M ha cristalizado en un proyecto político. Es positivo que la gente sea crítica y le dé un toque de atención a los políticos pero el cambio debe hacerse desde el sosiego y el diálogo, por los cauces que nos hemos dado como sociedad. Hay gente que ha aprovechado la situación para tomar actitudes radicales e irrespetuosas. No es positivo pedir cambios desde el resentimiento.

–¿Dónde observa esa radicalidad? ¿En Podemos?

–Sí, su discurso es radical. Hablan de la casta y de que hay que acabar con estos . Son palabras que destilan resentimiento, rencor. No es la manera. Yo no voté a Rajoy y no me gusta lo que está haciendo pero es el presidente de España. Para cambiar hay que buscar apoyos suficientes y presentar una alternativa política. Intentar hacerlo desde el rencor genera crispación y eso no le gusta a nadie.

–La propuesta de Podemos gustó a mucha gente.

–Lo atribuyo más a un voto de castigo que de ilusión. Pero es verdad que reunió un millón y medio de votos, con lo cual es un partido a tener en cuenta. El pueblo no se equivoca.

–Se habla mucho ahora de regeneración, de cambio ¿Qué hace falta cambiar en CC?

–Dentro de la organización tenemos que revisar cómo nos relacionamos, los órganos y el proceso de toma de decisiones. En lo externo hay que revisar el mensaje de nuestra formación política. Examinar la sociedad que queremos, lo que decimos y lo que hacemos porque muchas veces decimos algo y hacemos otra cosa. En la organización de Tenerife, ese proceso de acercamiento a la sociedad lo estoy basando en la escucha. Tenemos muchas reuniones con muchas personas para escuchar lo que esperan de nosotros y lo que podemos mejorar.

–¿Hay carencias democráticas a nivel interno?

–No. Tenemos unos estatutos que votaron los compromisarios en el Congreso. Yo no voté a favor de esos estatutos pero son los que ganaron y los acepto. Sería una hipocresía por mi parte decir que falta democracia. Lo que hace falta es reflexionar para que en los procesos de toma de decisión pueda opinar más gente. Pero la participación tiene que estar reglamentada porque, si no, corremos el peligro de que se opine mucho y no se tomen decisiones o se cambien los planes cada media hora.

–¿El cambio podría venir dado por unas primarias abiertas en Coalición?

–En el último Consejo Político nos hemos dotado de un proceso de elección de candidatos en el que por primera vez se ha puesto una fecha. Además, aquellas personas que quieran presentarse sin los avales podrán dialogar con las organizaciones insulares. Es un avance respecto a lo que había antes. Las organizaciones tienen que ir asimilando los cambios sin autodestruirse. En Tenerife, el cambio pasa por abrirnos para escuchar la opinión de los afiliados.

–¿No cree que ante la demanda de renovación política sería bueno adelantar la elección de las candidaturas para ver caras nuevas?

–En algunos sitios sería bueno.

–¿A nivel regional sería bueno?

–Ya hemos decidido que sea en septiembre. El día 5 se acabará el plazo para presentar candidaturas y el 12 será el Consejo Político.

–¿Están hoy abiertas todas las posibilidades a nivel regional, incluso su propia candidatura?

–Está todo abierto porque cualquier persona que reúna el 20% de los avales se podrá presentar.

–¿Y tiene interés en hacerlo?

–Le he manifestado a mis compañeros de partido mi intención de culminar el proyecto de La Laguna. Además, si deciden que este es mi sitio
idóneo, será la última vez que me presente.

–En su conferencia en el Hotel Ritz de Madrid expuso su propuesta de limitar a ocho años los mandatos en un mismo cargo. ¿Cómo piensa
impulsar esa idea?

–Intenté impulsarla en el Congreso Nacional y perdí. Entiendo que esto no se puede generalizar en los 88 municipios, siete cabildos y el Gobierno autónomo. Hay casos y casos. Es comprensible que la gente apoye a Macario [Benítez, alcalde socialista de El Rosario] porque lleva ganando por mayoría absoluta desde que tenemos democracia.

–¿Pero al eternizarse dejan de ser servidores públicos para ser profesionales de la política?

–Exacto. Por eso creo que ocho años son suficientes para sacar adelante un proyecto. Quien busque hacer de la administración pública su profesión tendría que hacer unas oposiciones y convertirse en funcionario.

–¿Entiende usted la premura con la que se ha tramitado la ley de abdicación del Rey mientras que otras reformas que demanda la ciudadanía, como la de los desahucios, siguen atascadas?

–No y por eso la gente castigó a los dos grandes partidos en las elecciones. Los grandes partidos se ponen de acuerdo solo en lo que les interesa a ellos. Cambiaron la Constitución para asfixiar a las corporaciones locales culpándonos del endeudamiento y el déficit. En los temas que le interesan a los ciudadanos no hay acuerdos.

–¿Monarquía o referéndum?

–Creo que no se puede improvisar como se hace en las tertulias sin explicar lo que implicaría una cosa u otra. Las repúblicas que yo conozco las acaban eligiendo las Cortes Generales, con lo cual el presidente no lo elige el pueblo sino una mayoría parlamentaria. Y con esto no estoy de acuerdo. Si abrimos el melón a la participación hay que hacerlo del todo.

–Pero existen repúblicas con sistemas de elección directa.

–En Europa ninguna. Un asunto de este calado hay que abordarlo con seriedad, no aprovechar una abdicación o un trámite parlamentario para discutirlo. Además, con sinceridad, yo, que vivo con los pies en la tierra en un Ayuntamiento modesto, le puedo decir que a la gente lo que le preocupa es que no le desahucien, poder pagar el colegio de sus hijos, el bono de la guagua o tener para comer.

–Los modelos que nos damos también marcan una sociedad. Tener gobernantes que heredan el cargo por consanguinidad suena a otra época.

–Es de otra época. Es absolutamente feudal. Si los dos grandes partidos en lugar de decir que sí al relevo se hubieran planteado reflexionar sobre el modelo de Estado estaríamos hablando de otra cosa.

–Tras la abdicación del Rey se debate estos días si debe seguir siendo aforado o inviolable.

–Ni el Rey ni nadie debe ser aforado; va en contra del principio de igualdad ante la ley.

–El fenómeno Podemos ha causado reacciones muy enconadas. Unos los acusan de amenazar la democracia con sus propuestas y por ser los causantes de la dispersión del voto que, dicen, de repetirse en 2015 haría que este país sea ingobernable. Otros, en cambio, aseguran que el fin del bipartidismo dará paso a una verdadera democracia, más plural. ¿Usted cómo lo analiza?

–Creo que lo que amenaza la democracia es el hambre, la miseria, la enfermedad, no Podemos. Los partidos políticos nos creemos demasiado importantes. La democracia no es patrimonio nuestro, pertenece a los ciudadanos. Lo que ha pasado en estas elecciones es, insisto, un toque de atención. Hay mucha gente que no se siente identificada con lo que estamos haciendo. Y tenemos dos opciones: o nos ponemos las pilas para escuchar el mensaje y tratar de cambiar o nos quitan y ponen a otros. Ahora bien, en mi opinión es fundamental tener estabilidad institucional para que haya prosperidad y desarrollo. Por eso creo que el que gane debe llevárselo todo. En Italia vemos como el multipartidismo obliga a alianzas imposibles que no dan la estabilidad que necesita el empresariado.

–¿Qué significa llevárselo todo? ¿Qué gobierne el más votado?

–Sí, claro.

–Pero esto aquí no sucede.

–Nuestro partido no ha predicado con el ejemplo pero eso no significa que Fernando Clavijo no sea partidario de esto.

–¿Este es otro de los cambios que propone?

–Así es. Pero mientras tanto las reglas siguen siendo iguales para todos, es decir, que si se alían dos para tumbar al que ganó, muy bien. Y si en las próximas elecciones obtiene la mayoría, fantástico.

–Hasta ahora, tres partidos se han repartido dos sillas a nivel local, insular y regional. Pero a partir de ahora parece que habrá más pretendientes para las sillas. ¿Qué pasaría si los resultados de las europeas se dieran a nivel local? ¿Sería ingobernable La Laguna?

–Son elecciones distintas pero por primera vez en este país estamos viendo como PP y PSOE no llegan al 50% de los votos. Imagínese el escenario que se plantearía si el Partido Popular ganara las próximas elecciones generales y obtuviera 140 diputados. Le faltarían 36 para la mayoría absoluta.

–Un sondeo encargado por El Periódico de Catalunya daba días atrás 58 escaños a Podemos.

–Sí pero con una extrapolación de unas elecciones que son distintas. Aquí hubo un castigo a Europa y a la política a la que nos ha sometido Alemania. Vayamos a unas generales en las que el PP tuviera entre 110 y 140 diputados. Una alianza con el PSOE sería imposible. Tendría que buscar más de 30 diputados entre distintos grupos. Es un escenario nuevo que estoy seguro que se puede dar.

–¿Cómo se explica que el partido de Pablo Iglesias e Izquierda Unida hayan sido más votados que Coalición en La Laguna?

–Se explica teniendo en cuenta que son procesos electorales distintos. Al margen de eso, yo lo asumo como un castigo a las siglas. Nuestra propuesta para Europa no fue aceptada ni entendida. En un entorno urbano en el que la izquierda ahora mismo está muy movilizada, nuestros votantes se quedaron en casa. No les dimos motivo para que fueran a votar.

–¿Qué debe hacer CC para recuperar este espacio perdido?

–No considero que hayamos perdido ese espacio. La gestión municipal está yendo razonablemente bien. Estamos peleando con muchas dificultades y estamos dando la cara, que es algo que me parece importante. No creo que los resultados de las europeas sean extrapolables pero el tiempo lo dirá.

–En su conferencia en Madrid dijo que esto se veía venir hace más de un año. ¿Había encuestas que adelantaban este panorama?

–Sí, se percibía el descontento. Una que se publicó afirmaba que seis de cada 10 votantes de Coalición no volverían a votarnos y nosotros sabíamos desde 2013 que podía pasar. En un municipio, la cercanía con los concejales y el alcalde influye mucho en el voto. En lo insular ya es más importante la marca que la cara, aunque también puede haber cierto grado de cercanía. Pero a medida que subimos al Gobierno de Canarias, al Parlamento y a Europa, lo determinante es la marca. En los estudios que hicimos, quedaba claro que nuestros afiliados esperan algo más de Coalición. No nos va a votar porque seamos de aquí. Esperan más y tenemos la obligación de dárselo pero no supimos hacerlo.

–¿Esas encuestas eran negativas a todos los niveles?

–No... [sonríe]. Pero no hablo de encuestas porque son radiografías de momentos determinados.

–Después del enfrentamiento que tuvo con José Ángel Martín y con Javier Abreu hay voces que pronostican la ruptura del pacto antes de que acabe el mandato.

–Puedo hablar por La Laguna. Quien me conoce sabe que voy a cumplir mi palabra hasta el final salvo deslealtad manifiesta. Fuimos los últimos en firmar el pacto y no lo hicimos repartiendo áreas de gobierno, sino con un proyecto consensuado de ciudad. Y se está cumpliendo satisfactoriamente.

–¿Y en Santa Cruz?

–Dependerá de su alcalde.

–Pero dio un ultimátum a José Ángel Martín.

–Le advertí que no vamos a dejar pasar ninguna agresión más sin que la organización responda.

–Estará usted de acuerdo en que la corrupción es uno de los factores del actual alejamiento de la ciudadanía de la clase política.

–No lo estoy. La causa de la desafección radica en que no hemos sabido solucionar los problemas a la gente. Mire si no todo lo que ha pasado en Valencia y con Barcenas, y el Partido Popular ha seguido ganando. Si usted me dice que le ha pasado factura, no entiendo nada.

–Tampoco se entiende que en su partido hablen de regeneración y de más transparencia para acabar con la corrupción y en paralelo hagan una defensa a ultranza de cargos como Zerolo, con múltiples imputaciones en tres casos.

–La imputación está en el ordenamiento jurídico para salvaguardar los derechos de una persona que va a un juzgado. ¿Por qué se convierte en una condena? Sobre esto tendría que dar más explicaciones el PSOE con las cuentas de la exministra Magdalena Álvarez.

–¿No sería mejor que los imputados dieran un paso al costado?

–En este país, somos inocentes hasta que se demuestra lo contrario. La transparencia no pasa por que un imputado deje su cargo. Si entramos en esta dinámica, los partidos la utilizarían para acabar con los adversarios denunciándolos hasta lograr que los imputen. Pero reconozco que somos los políticos los que hemos pervertido la figura de la imputación criminalizándola en los medios. ¿Y si mañana imputaran a José Ángel Martín por una licencia mal dada?

–Haciendo balance de su gestión en el municipio, ¿por qué las obras de la Plaza de la Catedral han sido tan polémicas?

–Porque este es un municipio difícil. Aquí la gente es muy crítica y le gusta opinar. Sienten que la ciudad es suya y tienen mucho amor propio. Yo he escuchado a todo el mundo y a la hora de decidir me he puesto en manos de profesionales de reconocido prestigio.

–¿Se cometieron errores?

–Hubo 34 inspecciones del Cabildo y todas fueron favorables. El proyecto inicial lo teníamos aprobado en el Plan Especial del Casco y podíamos haberlo ejecutado sin pedir permiso a nadie. Pero cuando la gente empezó a opinar sobre los bancos, las farolas y la losa chasnera, lo modificamos y por eso se lleva a la Comisión Insular de Patrimonio y se aprueba. Cuando comienzan las obras, algunos denuncian que se está haciendo mal y eso multiplica las inspecciones. Se hizo una bola enorme y para asegurarnos de que no poníamos el patrimonio en riesgo convocamos a cuatro catedráticos, dos de ellos Premios Canarias, como asesores.

–Parece que hay ciertos colectivos, Ana Oramas decía que incluso dentro de la Universidad, empeñados en boicotear todo lo que se hace en la ciudad.

–Hay gente que actúa movida por el afecto y los recuerdos, otros por motivos políticos y otros por aburrimiento. Esta es la riqueza de la ciudad y lo acepto. He vivido aquí toda mi vida. Conozco a muchos de ellos y no creo que busquen boicotear la ciudad.

–Oramas comentaba recientemente que se presentan denuncias con frecuencia ante la Unesco que pueden poner en riesgo la declaración de Patrimonio.

–Es cierto. Hay gente que lo hace. Yo animaría a esa gente a que nos proponga alternativas formalmente. Quedarse en la crítica es relativamente fácil. Son muchos los que critican en los periódicos y lanzan falsedades en la redes sociales pero jamás han venido a dialogar conmigo. Me gustaría que hubiera voluntad de debatir porque siempre estoy abierto a hacerlo.

–El sociólogo lagunero de Harvard Álvaro Santana es muy crítico. ¿Él le ha planteado algo?

–Nunca ha hablado conmigo.

–Presentaba días atrás La Laguna Valley, un ambicioso proyecto para una ciudad que sigue aún sin internet de alta velocidad. ¿No le parece una contradicción?

–El casco tiene instalada fibra óptica pero hay que llevar las canalizaciones hasta los edificios. Esto implica hacer una obra muy costosa para instalar cajetines en las fachadas. Telefónica no ha querido hacer esa inversión pero esperamos que Vodafone lo haga. A través de La Laguna Valley, sabemos que hay un centenar de empresas en el casco que demandan el servicio y eso da más garantías de rentabilidad al proveedor para invertir.

–¿Por qué la etapa de Cerrillos ha acabado con un portazo?

–Por diferencias legales que no ha sido posible solventar. El problema estaba en que ella quería tener acceso a los expedientes de la Gerencia de Urbanismo y la normativa impide que lo hiciera a través de la empresa externa con la que gestionaba la oficina del casco. Ella pensó que estas condiciones no iban a permitirle desarrollar el trabajo que quería hacer. Presentó un recurso y lo desestimamos. Lo que hay que reconocer es que María Luisa Cerrillos ha hecho una labor fantástica en la ciudad.

–¿Qué va a pasar con las grúas?

–El servicio está intervenido. La empresa se ha visto estrangulada por las deudas que arrastraba pero se recuperará porque el servicio es rentable. Con la crisis tienen menos trabajo y tuvieron que mantener la plantilla porque se lo exigimos. Eso produjo un desequilibrio económico que se está cuantificando pero saldrá adelante.

–¿Si no es así, el Ayuntamiento subrogaría el personal?

–No, eso no va a ocurrir.

–El 1 de julio se cumplirán tres años desde la toma de posesión de este mandato y hay concejales a los que no se les ha escuchado ni en el salón de plenos ni en comparecencias de ningún tipo. ¿Está usted conforme con su equipo?

–Coalición Canaria tiene un buen equipo que ha sido refrendado en las urnas. Pero en los equipos no todos son delanteros. También hay defensas, extremos, porteros... Estamos trabajando mucho y eso nos ha permitido, pese a la crisis, que se sigan abriendo empresas en el municipio, mantener las inversiones, poner más dinero para servicios sociales...

–¿Es usted el Pedrito del equipo?

–La fortaleza está en el equipo. No creo en las individualidades. Una genialidad individual gana un partido, no gana la liga.

–¿Por qué La Laguna es hoy uno de los municipios más endeudados de Canarias, según los datos del Ministerio de Hacienda?

–Lo es en términos absolutos pero no en cantidades porcentuales. Nuestra deuda está por debajo del 75% del presupuesto. Cumplimos todo lo que exige el Ministerio holgadamente. De los 105 millones de euros que debemos, 60 fueron para inversiones en La Cuesta-Taco dentro del Plan Urban y para la Comarca Nordeste. Hacían falta infraestructuras públicas para que los vecinos tuvieran una calidad de vida mejor y construimos piscinas, parques, renovamos la avenida Los Menceyes... Endeudarse no siempre es malo. Lo que ha pasado es que hemos tenido que ampliar el plazo de los préstamos para asumir los planes de pago a proveedores. La situación económica del Ayuntamiento es muy buena.

–Bermúdez se quejó de la falta de apoyo del Cabildo y el Gobierno de Canarias en proyectos importantes. ¿A usted cómo lo tratan?

–Cada municipio es distinto. Nosotros solemos mantener nuestras diferencias dentro de las reuniones de despacho. Los alcaldes siempre queremos más pero hay que entender las dificultades que están pasando las administraciones. Carlos Alonso se ha implicado muchísimo con La Laguna. Con el Gobierno de Canarias he tenido problemas que se han resuelto y otros que acabaron en el juzgado.

–Uno de los objetivos de este mandato era la aprobación del Plan General, ¿se cumplirá?

–Así lo espero. Hemos detenido la tramitación para abrir un proceso de diálogo en el que se ha vuelto a revisar el documento para incluir nuevas sugerencias. Esto ha retrasado un año el calendario pero ha valido la pena porque se han corregido errores y el Plan ha mejorado. Espero llevarlo al pleno de julio y volver a sacarlo a exposición pública para hacer la aprobación provisional y remitirlo al Gobierno.

–¿Qué metas se ha planteado para este último año de mandato?

–Aprobar el Plan General, reactivar más la economía para que bajen las listas de desempleo, seguir adelante con el proyecto del nuevo Mercado y con el de reconstrucción de Las Chumberas. También me preocupa mucho poder mantener las guarderías, la escuela de música y el nivel de los Servicios Sociales que prestamos a partir de 2015 con la entrada en vigor la Ley de Sostenibilidad.

Tenerife

La Morenita, con Barcelona en el recuerdo
La Morenita, con Barcelona en el recuerdo

La Morenita, con Barcelona en el recuerdo

Grupos de Argentina, Sevilla y la Isla cantan en la misa que despide los festejos con peticiones...

Los turistas que llegan a la Isla en las ´low cost´ se duplican en seis años

Los turistas que llegan a la Isla en las ´low cost´ se duplican en seis años

Un total de 2,3 millones de visitantes aterrizaron en los aeropuertos tinerfeños en compañías de...

El Cabildo convoca siete becas de formación en materia agrícola

El Cabildo convoca siete becas de formación en materia agrícola

Estas ayudas están dirigidas a titulados universatarios de diversas especialidades

El bochorno, protagonista en el comienzo de la semana

La Aemet mantiene el aviso amarillo hasta el martes y los termómetros alcanzarán los 36 grados

Animalistas piden el control obligatorio de alcoholemia para los cazadores

Animalistas piden el control obligatorio de alcoholemia para los cazadores

El presidente de la Federación de Asociaciones para la Gestión Cinegética de Tenerife, Antonio...

El Polisario confía en la buena gestión de Köhler como nuevo enviado de la ONU

El Polisario confía en la buena gestión de Köhler como nuevo enviado de la ONU

La Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui espera que el nuevo emisario "apueste más...

Enlaces recomendados: Premios Cine