Garachico

El Gobierno canario declara BIC el monasterio de la Concepción

El convento de 1643 ha sufrido en su historia diversos contratiempos, como la erupción y el incendio del siglo XVII

06.06.2014 | 02:20
Fachada del monasterio de la Inmaculada Concepción, ubicado en el casco de Garachico.
Fachada del monasterio de la Inmaculada Concepción, ubicado en el casco de Garachico.

El Gobierno de Canarias aprobó ayer el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de Monumento, al monasterio de la Inmaculada Concepción de Garachico, fundado en 1643 y uno de los tres únicos conventos que todavía se conservan en Tenerife.

El portavoz del Ejecutivo autónomo, Martín Marrero, afirmó que la protección de esta histórica construcción se justifica por la necesidad de "preservar" un edificio religioso situado en el núcleo del municipio norteño, que ha mantenido su uso primigenio hasta hoy, además de su "importancia patrimonial" por sus características constructivas y valores arquitectónicos.

Este convento no se vio afectado por la erupción que sufrió Garachico en 1706, aunque con el inicio de la actividad volcánica las monjas lo abandonaron. Las religiosas regresaron dos años más tarde, pero el monasterio volvió a sufrir en 1709 otro gran desastre, en este caso un importante incendio que lo dejó arruinado en su totalidad.

La reconstrucción del nuevo convento después de haber quedado reducido a prácticamente las cenizas comenzó en 1745 y finalizó en 1749, fecha desde la que conservó su diseño actual. En 1856, nuevamente, el edificio vuelve a sufrir otro suceso, en esta ocasión, producido por el impacto del mar de leva, tan habitual en este litoral. El oleaje afectó al inmueble, perdiendo la vida dos religiosas, aunque las obras de reparación se efectuaron con cierta celeridad.

El monasterio se organiza en torno a dos claustros o patios, más una huerta en uno de los extremos a partir de donde se distribuyen los distintos cuerpos. La iglesia es de una sola nave, con cubierta de tejas a cuatro aguas, sobre el buque de la nave y cubierta de similares características.

En el interior se encuentra el retablo mayor, que fue trasladado desde la iglesia de Santa Ana en 1794 y que cuenta con una imagen de la Concepción adquirida en Sevilla en 1916. También destaca el retablo de Santa Beatriz de Silva y otro de menor calidad del Sagrado Corazón. A los pies de la iglesia, una amplia celosía aísla a las monjas del resto de los fieles.

Desde el Gobierno canario se informa que la delimitación de este monumento obedece a la necesidad de proteger uno de los templos más destacados de la Isla con una riqueza patrimonial y artística, incluida en la declaración BIC, que lo convierte en un hito monumental de la arquitectura del Archipiélago. La categoría de Bien de Interés Cultural incluye el ambiente urbano más inmediato al inmueble, preservándolo de futuros impactos derivados de obras o transformaciones físicas del espacio que generen efectos directos a la iglesia o que dificulten la contemplación y estudio de los valores patrimoniales que dieron pie a su declaración.

Las monjas de clausura realizan actualmente pasteles típicos, como pañuelos de cabello de ángel, rosquetes y magdalenas, para la venta.

Enlaces recomendados: Premios Cine