Santa Cruz

Llano del Moro critica el olvido de sus tesoros

Los vecinos piden al Ayuntamiento y al Cabildo que rehabiliten el molino de ´Cho´ Juan y realcen el valor de la tabaiba gigante, dos de las joyas del Camino Viejo de Candelaria a su paso por la capital

01.06.2014 | 00:41
el molino de Llano del Moro
el molino de Llano del Moro

Si el caminante escucha atentamente puede entender las conversaciones entre los molinos del Distrito Suroeste de Santa Cruz. Los vecinos de Llano del Moro suelen oír estas animadas charlas mientras intentan que también lleguen a ciertos oídos voces que exigen que termine de una vez el olvido del que son víctimas desde hace años a ojos del Ayuntamiento de Santa Cruz y el Cabildo de Tenerife. Estos santacruceros piden, así, que las administraciones se comprometan a recuperar el Camino Viejo de Candelaria para ser testigos de un nuevo renacer.

"Querido amigo, muchos han venido a visitarme. Pensaba que el olvido sería mi suerte pero los niños me cuidan", narra el Camino Viejo de Candelaria mientras el Molino de Llano del Moro escucha atentamente. "Por aquí solo se escuchan promesas y, mientras, van desapareciendo puertas y ventanas", se lamenta la construcción que lo único que pide es que le den un abrazo. De esta original forma reclamaron la rehabilitación de la senda que durante siglos unió La Laguna con la Villa Mariana, pasando por Santa Cruz y El Rosario, las decenas de personas que durante la semana pasada acudieron a las II Jornadas de Recuperación del Camino Viejo de Candelaria, celebradas en la Asociación de Vecinos de Llano del Moro.

Una de las actividades de este encuentro consistió en la visita a los elementos patrimoniales del entorno del Camino es esta parte del municipio chicharrero: el molino de viento de Cho Juan Domínguez, la venta del cruce del camino y la tabaiba dulce gigante. A pesar de la desidia mostrada, el Cabildo tinerfeño anunció el mes pasado que el proyecto para rehabilitar el Camino Viejo a Candelaria arrancaría este año con el desarrollo de la primera fase, en la que se invertirán unos 10.000 euros, para la señalización de este Bien de Interés Cultural (BIC) –designado en 2008– que está formado por un itinerario de 21 kilómetros. Si en la antigüedad la ruta estaba inmersa en la naturaleza, actualmente no es raro encontrar basura, tramos asfaltados y grafitis. En sus comienzos, los caminantes recorrían la vía en busca de pasto para su ganado y durante siglos ha sido utilizado por los fieles de la Virgen de Candelaria que llegan hasta la Villa Mariana cada mes de agosto. Actualmente, esta senda está dividida en cuatro zonas: Machado, Barranco Hondo, Pasacola y La Jiménez.

El profesor de Geografía de la Universidad de La Laguna, Vicente Zapata, explicó durante esta visita que "este camino tiene la ventaja de ir descubriendo elementos patrimoniales de gran valor mientras se va recorriendo". De este modo, es posible pasar ante fuentes, charcas, canales, ermitas y haciendas que permiten realizar un viaje al pasado de la Isla.

El Molino de Llano del Moro, en ruinas pese a ser declarado BIC en 2005, fue la primera parada de esta visita. Aquí se destacó la labor de recuperación que se hace en otros molinos de la zona por parte de algunos colegios de los municipios implicados, una actividad que, sin embargo, no se ve reflejada en esta zona. Este elemento se encuentra situado en una explanada junto a una calle paralela a la carretera que une El Sobradillo con Llano del Moro, en una zona amenazada debido al proceso de urbanización que sufre el entorno. Se trata de uno de los tres con los que cuenta el Distrito Suroeste y que acompaña al de Barranco Grande y al de Cuevas Blancas.

Data de mediados del siglo XIX y hace años tenía unas escaleras que conducían a una segunda planta desde donde se echaba el grano para poder molerlo. Consta de dos elementos diferenciados: el propio edificio del molino y una edificación cercana conocida como la casa del molinero. Según la tradición, en esta última edificación vivió la vieja Seña Rosa, que hacía los rezos para la gente y el ganado.

El molino cuenta con gruesos muros de mampostería de bloques basálticos irregulares, pequeñas piedras y mortero de tierra, cal y arena. Gerardo González, de 87 años, es el propietario de la finca en la que está este edificio. Fue su abuelo quien compró el molino de Juan Domínguez, antiguo propietario, en 1919.

La Ventita Estela es la venta del cruce, la que todos los peregrinos se encuentran en su camino a Candelaria. Se encuentra ubicada en una casa de 1928 y fue la segunda parada de la visita. El comercio abrió sus puertas en 1932 y era uno de los cinco puntos de venta de la zona del antiguo Camino.

Aunque ahora cuente con todo tipo de tecnologías, cuando empezó a funcionar era muy modesto e incluía una cuadra en la parte trasera. El espacio es muy reducido pero el dueño actual, Porfirio Ramos, sostiene que allí se realizaban bailes a los que acudía buena parte de los vecinos del barrio.

La tabaiba más espectacular de Canarias se encuentra, además, muy cerca del Camino Viejo de Candelaria. En la finca Las Pedreras, propiedad de Leoncio Hernández, se encuentra un ejemplar retorcido y apoyado sobre un muro de piedra y una tunera que cuenta con cicatrices de los cortes realizados para la extracción de látex.

La tabaiba mide más de tres metros de altura y se calcula que lleva en la finca más de 200 años. El técnico en Biodiversidad del Cabildo de Tenerife, José Alberto Delgado, explica que este fenómeno se debe a que la planta se encuentra en una zona donde recibe bastante agua, tanto de la lluvia como del suelo en el que está ubicada, que "es especialmente bueno para la especie".

El chicharrero de 72 años explica que él está dispuesto a ceder el terreno donde está este gigante ejemplar para que la Administración se quede con él y asegurar su correcta conservación. Con esta decisión plasma el deseo de muchos de sus vecinos de que esta zona del municipio sea rehabilitada para que pueda recuperar uno de los elementos más idiosincrásicos, no solo de la capital, sino también de toda la Isla que, desde hace siglos siente devoción por su patrona, la Virgen de Candelaria.

La Asociación de Vecinos de Llano del Moro solicitó en 1999 la protección del molino de Cho Juan Domínguez y desde entonces espera para que el Ayuntamiento y el Cabildo realicen algún trabajo. Mientras, a los chicharreros no les queda más que oír las charlas entre los molinos y el propio camino, y abrazar los restos del pasado, como hicieron durante la visita de la semana pasada.

Tenerife

La Morenita, con Barcelona en el recuerdo
La Morenita, con Barcelona en el recuerdo

La Morenita, con Barcelona en el recuerdo

Grupos de Argentina, Sevilla y la Isla cantan en la misa que despide los festejos con peticiones...

Los turistas que llegan a la Isla en las ´low cost´ se duplican en seis años

Los turistas que llegan a la Isla en las ´low cost´ se duplican en seis años

Un total de 2,3 millones de visitantes aterrizaron en los aeropuertos tinerfeños en compañías de...

El Cabildo convoca siete becas de formación en materia agrícola

El Cabildo convoca siete becas de formación en materia agrícola

Estas ayudas están dirigidas a titulados universatarios de diversas especialidades

El bochorno, protagonista en el comienzo de la semana

La Aemet mantiene el aviso amarillo hasta el martes y los termómetros alcanzarán los 36 grados

Animalistas piden el control obligatorio de alcoholemia para los cazadores

Animalistas piden el control obligatorio de alcoholemia para los cazadores

El presidente de la Federación de Asociaciones para la Gestión Cinegética de Tenerife, Antonio...

El Polisario confía en la buena gestión de Köhler como nuevo enviado de la ONU

El Polisario confía en la buena gestión de Köhler como nuevo enviado de la ONU

La Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui espera que el nuevo emisario "apueste más...

Enlaces recomendados: Premios Cine