La Laguna

El vandalismo causa destrozos por 170.000 euros en las calles

Cada contenedor de basura quemado cuesta al Ayuntamiento 1.300 euros

03.01.2014 | 02:20
Contenedores quemados en las calles de Finca España.
Contenedores quemados en las calles de Finca España.

Los actos vandálicos le cuestan caros a los laguneros. Durante el último año, la Concejalía de Servicios Municipales del Ayuntamiento ha tenido que desembolsar 170.000 euros para arreglar los destrozos causados al mobiliario urbano y en las redes de servicios públicos. El concejal del área, Javier Abreu, lamenta "la falta de civismo de algunas personas hacia los bienes de todos los laguneros" y admitió que es "muy difícil pillar in fraganti a los autores de este tipo de tropelías si no es con la colaboración ciudadana".
Los gastos más cuantiosos se derivaron de la reposición de luminarias del alumbrado público rotas o robadas y de la sustracción de cable de cobre. El desembolso que ha tenido que hacer el Ayuntamiento lagunero en estos dos casos asciende a 105.000 euros. En tanto, sustituir los contenedores de basura y los de reciclaje quemados acarreó un gasto de 60.000 euros más, mientras que en papeleras la factura superó los 5.500 euros.

No es posible cuantificar el coste de la limpieza de fachadas, ya sea por manchas de humo al incendiarse un contenedor, o por pintadas, ya que este servicio está incluido en el contrato de limpieza de la vía pública que el Gobierno municipal tiene suscrito con la empresa Urbaser y por el que salen de sus presupuestos 1,2 millones de euros mensuales.

Abreu apunta, además, que "en los parques suele haber bastantes desperfectos, pero son muy difícilmente mensurables". "Cuál sería el valor económico, por ejemplo, de un arbusto de más de 15 años que aparece roto. Si acaso el coste que conlleva plantar otro, pero hay otra pérdida que no se puede cuantificar", recalca. Además de estas incidencias también han aparecido un buen número de macetones rotos y se registraron casos de robo de imbornales de las aceras para hacer chuletadas y de arquetas para el robo de cable de cobre.

Despliegue policial
Es justamente este tipo de delito el que más quebraderos de cabeza ha causado a las autoridades municipales. Uno de los mayores despliegues de medios que realizaron conjuntamente el año pasado la Policía Local y la Nacional en La Laguna fue para poner en marcha un operativo destinado a combatir el robo de cobre. Una de las medidas más efectivas para detener la oleada de casos fue la de montar un servicio de vigilancia nocturna con coches camuflados con el que los agentes consiguieron buenos resultados.

Los ladrones de cobre se llevaron 123 kilómetros de cable lagunero en apenas un año. Esta cantidad de conductor eléctrico, destaca Javier Abreu, equivale a la distancia que se recorre en un trayecto en coche entre Los Gigantes y la localidad lagunera de Bajamar. Ante esta "disparatada" cantidad de robos, como la definió el concejal de Servicios Municipales, se pidió la colaboración de los vecinos. "Nos ayudaron mucho al avisarnos sobre cualquier movimiento sospechoso que veían, incluso cuando se trataba de gente que iba vestida con los uniformes de los trabajadores de VVO, que en algunos casos resultaron ser ladrones", subrayó.

En paralelo, empleados municipales sellaron con picón, soldaron o cerraron con hormigón 4.000 arquetas del alumbrado público para ponérselo más difícil a los cacos. La medida fue adoptada después de los repetidos apagones producidos por los delincuentes en calles de Finca España, Gracia y otros barrios laguneros.

Durante el pasado año, los barrios de Finca España y Chimisay, entre otros puntos del municipio, también amanecieron con decenas de contenedores quemados. La rápida intervención de los bomberos evitó en muchos casos que las llamas se propagaran a los vehículos que había aparcados en los alrededores, aunque algunos se vieron afectados seriamente, como sucedió en Finca España, ante la crítica generalizada de los vecinos.

Enlaces recomendados: Premios Cine