La Laguna

El tesoro de las torres laguneras

Una unidad del Cicop pide permiso al Obispado para investigar los relojes del municipio

24.11.2013 | 02:20
El tesoro de las torres laguneras
El tesoro de las torres laguneras

Los detalles que imprimen carácter a una ciudad suelen estar a ras de suelo, junto a los monumentos y edificios. Sin embargo, hay otros sonidos que otorgan personalidad a una urbe y que están más arriba, en las torres de las construcciones más importantes, dando cuenta del paso del tiempo.

Durante décadas, el reloj del Cabrera Pinto ha contado los minutos de los laguneros y ha marcado a ritmo de campanas el paso de la historia del municipio. Ahora, tras la creación dentro del Centro Internacional de Conservación del Patrimonio (Cicop) de una unidad especializada en relojes, un grupo de expertos ha empezado a recabar información para recuperar las maquinarias de los relojes históricos de la Isla.

El primer paso de este equipo ha sido cursar una petición al Obispado de Tenerife para conseguir una autorización para acceder a estas maquinarias, ya que la mayoría están dentro de edificios religiosos. "Es muy difícil entrar a ellos, por eso le hemos pedido al Obispo que nos permita estudiarlos y documentarnos. Nuestro interés es puramente científico", explicó el catedrático en Matemáticas Luis Balbuena, uno de los miembros del equipo.

La Unidad de Relojes nace como un equipo de trabajo de la Fundación Cicop, que será la institución que tratará de realizar todas las gestiones y prestarle el apoyo logístico que necesiten. Está integrado, además de por Balbuena, por Lola de la Coba, Juan Cuenca, Luis Cutillas, Luis Ramírez y los relojeros Daniel Mato y Avelino Moreno.

Pese a que su interés abarca toda la Isla, este equipo de voluntarios ha encontrado en La Laguna uno de sus primeros y más interesantes objetivos: el reloj del Instituto Cabrera Pinto.

La mayoría de los laguneros no sabe que la maquinaria que marca los minutos y las horas de su rutina diaria no es la original. El reloj mecánico fue sustituido hace tiempo por uno eléctrico. Por ahora no se han conseguido datos sobre ese cambio, pero lo cierto es que la pieza original se conserva casi intacto en el museo del Cabrera Pinto.

La maquinaria, de la casa alemana Alexander, data de principios del siglo XX. Su estado, pese a todo, es "bastante bueno", según detalló el experto relojero Daniel Mato. Fue adquirido en 1904 y empezó a funcionar en la torre en 1905.

La colocación de estos relojes en zonas altas de los edificios no es casualidad ni responde solo a la necesidad de colocarlos en lugares visibles. Los relojes mecánicos, los más antiguos, conseguían accionar su funcionamiento gracias a un sistema de pesos.

Este método necesitaba de una altura considerable porque, a medida que esos pesos iban bajando, el reloj seguía en funcionamiento.

Cuando estos pesos llegaban al suelo había que volverlos a elevar para empezar de nuevo todo el proceso, de ahí la importancia de la figura del relojero. La exactitud del mismo dependía, casi en exclusiva, del cuidado y supervisión constante de estos meticulosos profesionales. En el caso del reloj original del Cabrera Pinto, del que se conservan incluso los pesos originales, el relojero Daniel Mato calcula que debía contar con al menos 160 kilos para su funcionamiento. Estos pendían de los diez metros aproximados que tiene la torre del instituto.

El objetivo

La Unidad de Relojes del Cicop está decidida a recuperar esa maquinaria. Aseguran que su estado actual permitiría volver a ponerlo en marcha y recuperarlo para su exposición. Este sería, además, "un atractivo más para el museo y la ciudad", aclararon.

Por el momento, y pese a las restricciones económicas generalizadas, ya se han puesto a recabar información sobre la historia del reloj. El único elemento que está roto es el áncora, una especie de péndulo desarrollado por el famoso relojero inglés de finales del siglo XVII, John Ellicott. "Es un personaje importantísimo, fue relojero de Jorge III, y diseñó este sistema que corregía las descompensaciones de la maquinaria", explicó Mato. El principio es sencillo, si la maquinaria del reloj va más rápido de lo que debiera, y por tanto adelanta, el áncora se baja para que lo ralentice con el ritmo de su movimiento. Si –por el contrario– el áncora se eleva, se consigue compensar el ritmo un reloj mecánico que atrasa.

El proceso de recuperación de la maquinaria original del Cabrera Pinto es posible pero complejo. "Primero habrá que desmontarlo por completo y realizar una limpieza exhaustiva de todas las piezas", indicaron. Una vez limpio, incluida la pequeña esfera interior que servía al relojero para ponerlo en hora, habrá que volverlo a montar y empezar con su puesta a punto.

Cuentan para ello, además, con la colaboración de la facultad lagunera de Arquitectura Técnica. "La escuela de aparejadores se ha prestado a llevar a ordenador el proceso de montaje. Sería un material interesantísimo para su exposición junto al reloj cuanto esté de nuevo en marcha", aseguró Balbuena.

Por su parte, el también relojero Avelino Moreno destacó la forma en la que la pieza podría sumar "aún más atractivos" a un museo que cuenta con unos "fondos valiosísimos".

Mientras los miembros de la nueva Unidad del Cicop se afanan en buscar ayudas para su proyecto, no se olvidan de los otros grandes relojes de la Ciudad de los Adelantados. "Es conocida la incidencia que han tenido estos elementos en la vida cotidiana de los pueblos. Especialmente antes de la popularización de los relojes de pulsera", aclararon.

Están a la espera del permiso del Obispado que les permita acceder tanto a la documentación como a la maquinaria de los relojes de la torre de La Concepción y La Catedral. Del primero apenas tienen datos pero del segundo, ubicado en un templo que curiosamente está a punto de ser reabierto, hay datos que lo hacen "especialmente valioso".

Balbuena explicó que tienen intención de entrevistarse con el arquitecto responsable del proyecto de reposición de las cubiertas para averiguar "si existe algún plan dentro del mismo para su reloj".

Daniel Mato ha tenido la posibilidad de estudiarlo y posee ya algunos datos relevantes al respecto. "El de la Catedral es una maquina de marca John Ellicott con tres cuerpos y funcionamiento de carillón", indicó. "En este momento todo el conjunto está completo pero en un estado delicado principalmente por su larga edad y la falta de una restauración integral", aseguró. Para Mato sería necesario iniciar una investigación histórica para "poder sumergirnos en los archivos y averiguar quién compró la máquina del tiempo de John Ellicott, facturas, manuscritos y todo lo que tenga que ver con él".

El reloj de La Catedral oculta, además, "un auténtico tesoro". Las paredes de la estancia que custodia la vetusta maquinaria tiene en sus paredes, manuscrita, una auténtica crónica de la historia del reloj y de la ciudad. "Hacen referencia a fallecimientos y acontecimientos relevantes como la inauguración del tranvía eléctrico, el 2 de abril de 1901, o la primera acometida de agua que se realizó en casa de Francisco García el 12 de junio de 1911".

La historia del propio reloj, como la de las personas que lo custodiaron y pusieron en hora durante décadas también se conserva en las paredes de la estancia. Frases como "el 1 de enero de 1889 tomó Domingo Rodríguez el reloj" o "en junio del año 1899 se limpió el reloj porque se llevó una composición general hasta unas 500 pesetas y lo arregló Rafael F. Trujillo" dan fe de su importancia.

Tenerife

Ithaisa Hernández, nueva presidenta del comité local del PP en La Victoria

Fue la única candidata que se presentó a la elección y según el PP lidera un equipo "con savia...

23 bocados de sabor para ´tapeadores´

23 bocados de sabor para ´tapeadores´

Arranca la undécima edición de 'Mándate una tapa', que se extenderá hasta el 17 de diciembre

Miles de personas acuden a la feria de la castaña

Miles de personas acuden a la feria de la castaña

Está considerada como la más importante de Tenerife

Fomento alerta de un crecimiento descontrolado del alquiler en la Isla

Fomento alerta de un crecimiento descontrolado del alquiler en la Isla

El primer informe del Ministerio sobre la renta refleja una subida de casi el 20% de los precios...

El Cabildo invierte 1,2 millones en la rehabilitación de viviendas

La Corporación firma un acuerdo con Ashotel para estudiar la movilidad del sector

Los estudiantes gomeros podrán beneficiarse del Abono Joven del Cabildo

El acuerdo entre las instituciones de ambas islas beneficiará a unos 400 chicos y chicas

Enlaces recomendados: Premios Cine