Puerto de la Cruz

La eliminación del muro del Paseo de San Telmo divide a los portuenses

Una plataforma vecinal se opone a su sustitución por barandillas por el valor histórico de la estructura

01.09.2013 | 02:00
Tres turistas se alongan en el muro del Paseo de San Telmo, en Puerto de la Cruz.
Tres turistas se alongan en el muro del Paseo de San Telmo, en Puerto de la Cruz.

El proyecto de rehabilitación que el Cabildo insular y el Ayuntamiento van a llevar a cabo en el Paseo de San Telmo ha dividido a los vecinos y formaciones políticas de Puerto de la Cruz. Una de las principales quejas de los ciudadanos es que el proyecto no mejora la accesibilidad de las personas con movilidad reducida y que se va a eliminar el muro de piedras pese a su valor histórico por una barandilla. Sin embargo, Sebastián Ledesma, concejal de Urbanismo, mantiene que se han recibido más firmas a favor que en contra, por lo que para él "una gran parte de los vecinos" está de acuerdo con que se elimine el muro. Además, sostiene que las obras que se pretenden hacer en esta zona "no cambian la fisonomía de San Telmo".

Ricardo Martínez, director de Mejoras del Destino y Relaciones Institucionales de Turismo de Tenerife, del Cabildo, asegura que "el Paseo presenta una serie de dificultades que se deben mejorar, pero no es un cambio revolucionario, sino una mejora". Martínez Martínez remarca que el proyecto "no trata de igualar los núcleos turísticos de la Isla", sino que "los trabajos tratan de guardar la idiosincracia del lugar e incluso mejorarla".

No están de acuerdo los miembros de la plataforma vecinal Maresía, creada a raíz del anuncio del proyecto y que critican que se vaya a eliminar un muro "histórico" y "característico" de la ciudad. Sus miembros recalcan que lo que se persigue es "homogeneizar todas las zonas turísticas de Tenerife sin respetar la idiosincrasia de cada lugar". Damián Marrero, uno de los portavoces, añade que "en los últimos 50 años se ha cambiado la estética del casco, que ha dejado de ser una joya arquitectónica".

La remodelación del Paseo de San Telmo incluye, además de la polémica eliminación del muro para sustituirlo por barandillas, obras de saneamiento, la reforma de las fachadas de 35 negocios y 16 edificios, el cambio del pavimento y la instalación de rampas unificadas, aunque no en las escaleras hacia la ermita. El objetivo de estas obras, que supondrán una inversión de 1,6 millones de euros, es modernizar Puerto de la Cruz y revitalizar el turismo, con una mejor accesibilidad y vistas al mar.

Sin embargo, los comerciantes y los usuarios de la zona no consideran que el arreglo de la vía vaya a beneficiar al turismo. Al contrario, hay quienes apuntan que los trabajos en la puerta de sus negocios será el fin de muchas tiendas. Mohit Babani trabaja en uno de estos locales que está en primera línea de mar, justo en el Paseo de San Telmo. "Durante el periodo en el que se realicen los trabajos, las ventas van a estar muy mal", pronostica. Por este motivo, él y otros empresarios, que no han querido desvelar sus nombres por "posibles replesalias", prefieren que el Paseo se quede como está.

"Una empresa grande puede mantenerse algunos meses con unas ventas bajas, pero los pequeños comerciantes no podremos resistir si no nos entran ingresos", aclara Babani. El ejemplo lo pone con lo ocurrido en la calle La Hoya (trasera al Paseo de San Telmo), donde aún no han finalizado los trabajos. Según el comerciante, "algunos negocios han tenido que cerrar desde que empezaron las obras".

Otros comerciantes se quejan de que "con los altos alquileres que se pagan por estar en primera línea, que rondan los 6.000 euros mensuales, se hace insostenible mantenerse con unas obras en la puerta, teniendo en cuenta la situación actual, en la que en pleno verano no hay nadie en la calle y las tiendas están vacías".

Ricardo Martínez, de Turismo de Tenerife, entiende que unas obras en la entrada de los locales puede molestar a sus responsables y empleados, por lo que "intentaremos que afecte lo menos posible". Además, matiza que la intención es que la remodelación mejore la actividad económica. "Si queremos mejorar las zonas comerciales tenemos que hacer sacrificios".

Otros ciudadanos se manifiestan claramente a favor de la rehabilitación de la zona. Este es el caso de María Jesús Toledo, que considera que "todos los arreglos en el pueblo serán buenos para todos". Esta vecina apuesta porque la ciudad se siga modernizando, pero "respetando los elementos arquitectónicos tradicionales".

El concejal de Urbanismo sostiene que existen más vecinos de acuerdo con que se rehabilite la zona, aunque matiza que las alegaciones que se han entregado, que tratan más sobre los gustos de los ciudadanos que sobre problemas técnicos, "serán analizadas y si alguna de las propuestas ofrecidas por los ciudadanos es viable, podrían ser incluidas en el proyecto".

Por este motivo, Ledesma no descarta que, al final, "si el arquitecto considera que es posible realizar una rampa en las escaleras de la ermita, que es una de las principales quejas de los vecinos, se podrá incluir, aunque, en estos momentos, la propuesta es que, en ese tramo, las personas que vayan con carritos de bebé o en silla de ruedas se desvíen por la calle La Hoya".

Esta es otra de las denuncias que realizan los miembros de la plataforma vecinal Maresía, porque en opinión de sus miembros, "los responsables no quieren hacer una rampa en el Paseo porque es una calle muy empinada y sin embargo hacen el desvío por La Hoya, que tiene la misma dificultad". En relación a esto, Ricardo Martínez asegura que la única forma de poner una rampa en ese lugar es hacerla en zig zag, "lo que ocuparía mucho espacio de las escaleras, limitando bastante el paso".

A pesar de esto, los miembros de Maresía no se sitúan en contra de todas las propuestas. Las actuaciones relacionadas con las obras de saneamiento y el plan de fachadas sí las aprueban.

En lo que se sitúan totalmente en contra es en la eliminación del muro de piedras del Paseo. "Dicen que quieren abrir la ciudad al mar para atraer el turismo y están rompiendo la idiosincracia de la ciudad", asegura Mavi Hernández. Además, mantienen que al eliminar el muro, el agua del mar entrará al Paseo en invierno y no se podrá caminar por esa zona, ya que el muro actual sirve de protección. Pero sobre todo, destacan que el arquitecto lanzaroteño César Manrique participó en su rehabilitación, por lo que se perdería su estética característica.

En este sentido, el concejal asegura que "no está probado", ya que el arquitecto de la rehabilitación, Joaquín Jalvo, ha asegurado que no es verdad y el expresidente de Ashotel, José Cabrera, tampoco le consta. Además, el director de Mejoras de Turismo de Tenerife aclara que el muro "no es histórico, puesto que data del año 1977, cuando se hizo la última rehabilitación".

Entre las propuestas de Maresía para mejorar el muro se encuentran su saneamiento y reparación, y recubrir con mampostería de piedra la parte de la fachada de hormigón que da al mar. A pesar de esta controversia con las obras de rehabilitación de San Telmo, la previsión del concejal es que se liciten este mes y se comiencen las obras antes de final de año.

Tenerife

El Consistorio suspende los actos previstos para la Octava de la Virgen

Tras los atentados en Cataluña, sumándose a los tres días de luto decretados por el Gobierno de...

El Cabildo destina 711.475 euros a luchar contra la flora invasora

El Cabildo destina 711.475 euros a luchar contra la flora invasora

La previsión de los técnicos insulares es retirar a lo largo de este año unas 90 toneladas de rabo...

El Consistorio organiza la séptima edición de la Noche en Blanco

El Consistorio organiza la séptima edición de la Noche en Blanco

El evento se llevará a cabo entre las 18:00 y las 24:00 horas

El Cabildo inicia el martes la mejora paisajística de la entrada a la Isla Baja

Los trabajos cuentan con un presupuesto de 53.260 euros

La feria del Pescado muestra la tradición pesquera de la localidad

El evento se celebrará los días 25 y 26 en el paseo marítimo de Los Cristianos

Enlaces recomendados: Premios Cine