Santa Cruz

Dos años después y sin dique

El 29 de agosto de 2011, San Andrés sufrió una de las peores inundaciones provocadas por el mar

30.08.2013 | 02:00
La fuerza del mar.
La fuerza del mar.

Aunque ya han pasado dos años, los vecinos y empresas de San Andrés, en Santa Cruz, aún no han sido capaces de olvidar como las olas destrozaron el barrio entre el 29 y el 30 de agosto de 2011. El mar ha atacado sin piedad a esta zona del litoral chicharrero en muchísimas ocasiones pero el recuerdo de estos días aún se mantiene reciente en la retina de los residentes y comerciantes de este núcleo pesquero. Cinco casas acabaron inundadas, con un metro de altura de agua, y unos 15 vehículos quedaron inservibles. Aún así, aquella vez el barrio tuvo suerte porque no hubo que lamentar ninguna pérdida personal.
Pero a pesar del miedo con el que tienen que vivir los vecinos de San Andrés cada año, sobre todo a finales del mes de agosto y a principios de septiembre porque se registran unas mareas más altas de lo habitual en las costas de las Islas, aún estos siguen esperando a que se construya la prometida escollera, con la que se pondría fin a las inundaciones y que llevan demandado desde hace más de medio siglo. Dos años han pasado después de aquel fatídico día y las administraciones públicas siguen sin ser capaces de resolver un problema que afecta a la seguridad de las personas. El Estado dice que ya hay dinero para pagar el anhelado dique semisumergido y el Puerto chicharrero asegura que ya tiene el proyecto, sin embargo el tiempo pasa y las obras no empiezan. Y tras la nueva Avenida de San Andrés, ampliada por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, sigue asechando el mar.
Por muy sorprendente que parezca, y aunque por fin ya haya presupuesto y proyecto para la escollera, ahora el problema es que si las obras deben declararse de urgencia o de emergencia y quién debe hacerlo. Y mientras que el Gobierno central, la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se pasan la pelota de un tejado a otro, el barrio chicharrero de San Andrés continúa esperando y mirando temeroso al mar cuando llegan las mareas vivas. Los vecinos no entienden por qué no se ejecutan de una vez por todas los trabajos y han anunciado movilizaciones para ejercer presión. El propio alcalde de la capital, el nacionalista José Manuel Bermúdez, para quien la responsabilidad de que no se hayan iniciados las obras es del Estado, ha manifestado que "lamentablemente parece que va a tener que pasar algo grave en San Andrés para que por fin se construya el necesario dique semisumergido".
El 29 de agosto de 2011, y cuando aún el barrio no se había recuperado de los destrozos que las olas habían provocado en el mes de mayo en las aceras, en los árboles y en algunos negocios, San Andrés sufrió un nuevo azote del mar. Pero en esta ocasión el agua acabó con numerosos coches e inundó toda la Avenida Marítima y varias calles. Las imágenes fueron sorprendentes. El mar entró con fuerza, llevándose lo que se encontraba por delante, incluso la luz, dejando a San Andrés totalmente a oscuras. "Pensé que mi yerno había muerto", manifestó el día después Teresa de Jesús Coba, una vecina del barrio chicharrero. José Diz fue arrastrado por el agua cuando intentaba proteger la puerta de su bar, situado en la Avenida Marítima. Afortunadamente logró salvar su vida. Todos creyeron que el mar se lo había llevado. Tanto Teresa como el resto de vecinos de San Andrés aseguraron que nunca habían visto unas olas tan fuertes. Y clamaron al cielo que por favor nunca volviera a pasar algo similar.
La Avenida Marítima quedó totalmente destrozada y levantada. Se retiraron 60 toneladas de escombros y materiales de arrastre arrojados durante las subidas de la marea hasta dicha vía y hasta las calles adyacentes. Los vecinos estuvieron sin poder dormir durante varios días. Los negocios sufrieron considerables pérdidas. Algunos empresarios tardaron en volver a abrir sus locales dos meses. La conocida Marisquería Ramón, por ejemplo, lo perdió todo, incluida la comida, la nevera y la máquina de tabaco. Muchos residentes se vieron obligados a tirar todos sus muebles a la basura y a volver a empezar.
La dirección general de Costas reforzó la actual escollera y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife arregló y amplió la Avenida Marítima. Pero la actuación que realmente necesita el barrio aún no se ha llevado a cabo. Los vecinos y los empresarios de San Andrés ya están cansados de esperar. No quieren que algún ciudadano tenga que perder la vida para que las administraciones ejecuten de una vez el dique semisumergido que pondrá fin a las inundaciones y al miedo que tantos años lleva sufriendo este barrio chicharrero.

Tenerife

El Cabildo promueve un ´crowfunding´ para equipar un centro sociosanitario

La Asociación Provincial de Familiares y Enfermeros de Parkinson recauda fondos para poder...

El Cabildo insular forma a 280 jóvenes en el desarrollo de aplicaciones digitales

El Cabildo insular forma a 280 jóvenes en el desarrollo de aplicaciones digitales

La Corporación tinerfeña invierte más de un millón de euros anuales en estas becas. El objetivo es...

La TLP se traslada al Pabellón Municipal de Deportes durante este fin de semana

La TLP se traslada al Pabellón Municipal de Deportes durante este fin de semana

La cita acoge un campeonato canario de deportes electrónicos con un premio de 2.500 euros. Los...

Un total de 36 mayores de La Laguna cursan una visita al municipio

El Cabildo de Tenerife, a través del Programa de Dinamización Sociocultural e...

Más de 30 personas llevan a cabo una acción de limpieza en el Bosque del Adelantado

Este voluntariado se enmarca dentro de las actividades de un campamento familiar

El referéndum tinerfeño de Masca

El referéndum tinerfeño de Masca

El presidente del Cabildo resta importancia a la consulta convocada para estudiar la integración...

Enlaces recomendados: Premios Cine