La Laguna

Se alquila casona en el casco

La Iglesia busca inquilinos para el antiguo colegio La Salle después del traslado de los juzgados a la nueva sede

24.08.2013 | 00:54
Fachada de la Casa de Mesa, en la calle La Carrera del casco lagunero.
Fachada de la Casa de Mesa, en la calle La Carrera del casco lagunero.

La Iglesia busca inquilinos para casona del siglo XVIII, de 1.600 metros cuadrados, ubicada en la milla de oro del casco histórico. La única condición, impuesta por el donante del inmueble al Obispado de Tenerife, es que su uso se limite a fines educativos.
Hasta hace dos meses, la imponente Casa de Mesa de la calle La Carrera fue sede del Registro Civil y de varios juzgados de La Laguna pero desde el traslado de estos al nuevo edificio de la Plaza del Adelantado ha quedado vacía. La gestión de la propiedad está a cargo del Patronato de Nava, presidido este año por Jorge Fernández, párroco de la iglesia de La Concepción de La Laguna. Según explicó el sacerdote, el Patronato tiene previsto reunirse en septiembre para definir el futuro del inmueble. Fernández admitió que "todavía no está decidido a qué se destinará pero según establece el reglamento por voluntad del donante debe tener una finalidad educativa".
La casona fue construida entre 1760 y 1780 por la familia Mesa. Más tarde pasaría a manos de Fernando Nava y Grimón, que al fallecer, en 1911, la legó a la ciudad para "fundar unas escuelas genuinamente católicas para la educación de los niños de la clase obrera", según su testamento. Ese año el Obispado de Tenerife constituyó el Patronato de Nava y en 1916 se inauguró en el viejo palacete el colegio Nava La Salle. El centro funcionó en la casa durante los siguientes 70 años hasta su traslado a un edificio más grande en La Verdellada, donde se ubica en la actualidad.
A partir de entonces, la casona fue perdiendo el esplendor de antaño, del que fue testigo el escudo de armas de la familia Mesa, elaborado en mármol en 1776, que todavía cuelga de la fachada . A partir de 1982 y durante los siguientes 20 años el antiguo colegio quedó abandonado hasta convertirse en una auténtica ruina.
El Patronato ofreció al Gobierno de Canarias este edificio para que se instalaran de forma provisional los cinco juzgados de primera instancia, el registro civil, las salas forenses y el archivo que ahora han pasado al nuevo edificio de la Plaza del Adelantado.
La Diócesis lo cedió a cambio de que el Ejecutivo costeara su rehabilitación, que consistió en la mejora de las condiciones higiénico-sanitarias, la eliminación de humedades y el aislamiento acústico y térmico. Las obras costaron dos millones de euros.
Después de abandonar el edificio, en junio, el deán de la Catedral y miembro del Patronato de Nava, Julián de Armas, exigió al Gobierno que hiciera varios arreglos antes de entregar las llaves. Ahora se bajara que pueda reabrir convertido en centro cultural o como sede la Escuela de Música municipal.

Enlaces recomendados: Premios Cine