Santa Cruz

La odisea de la terraza de Cortxo

Los dueños del local recogen firmas entre los vecinos para ampliar las mesas y vencer la resistencia de una minoría de residentes

18.08.2013 | 00:46

"Teníamos pensado abrir otro local en Santa Cruz pero hemos desistido y lo haremos en otro lugar de la Isla". Lo dice con un tono de hartazgo evidente uno de los propietarios de Cortxo Gastrobar, Alberto Molowny, mientras relata la odisea que están padeciendo para mantener en pie este local de la plaza Ireneo González, una zona antaño olvidada en medio de la ciudad pero que ha resucitado gracias a esta y otras dos terrazas.
La presión vecinal contra Cortxo Gastrobar, que los propietarios de este local circunscriben "a una minoría de residentes", ha llevado al Ayuntamiento a restringir la capacidad de las mesas exteriores a 20 personas y ha forzado a los dueños a iniciar una campaña de recogida de firmas para demostrar que "la mayoría de los que viven en la plaza y alrededores" apoyan la actividad económica de esta empresa.
Los responsables de la empresa Cuinaicor SL, propietaria de la marca Cortxo Gastrobar, detallan que ya cuentan con más de un millar de apoyos, y entre ellos, muchos son vecinos residentes en la plaza, para pedir al Consistorio que le conceda el permiso definitivo para poder disponer de 32 sillas en la plaza, solo una docena más. "No puede ser es que por una minoría de residentes nos sometan a unas restricciones y una presión que suponen, además de una injusticia, un agravio con respecto a otros locales", señala Molowny.
Aparte de la presión vecinal, otro problema es el hecho de depender de dos concejalías para obtener los permisos. "Urbanismo dio el visto bueno a la Licencia de Actividad Clasificada, y que nos autoriza a disponer de 48 metros cuadrados de terraza con una capacidad para 32 personas, pero ahora dependemos de que Servicios Municipales, de la que depende el permiso definitivo de ocupación de la vía pública, nos permita hacer uso de ese derecho", explican desde la empresa, que precisan que si la situación sigue así tendrán que despedir a algunos de los ocho empleados.
Las llamadas a la Policía Local y las denuncias ante Urbanismo son permanentes por parte de un grupo "reducido" de residentes, situación que confirman fuentes municipales. En los escritos, estos vecinos dirigen sus protestas contra Cortxo Gastrobar fundamentalmente, a pesar de haber otras dos terrazas en la zona. Protestan porque entienden que se ha perdido el espacio público como espacio de relación vecinal, porque no se cumplen los horarios de cierre y porque desde su apertura, el servicio de limpieza y recogida de basuras ha empeorado. Incluso, amenazan con acciones legales si se concede el permiso a la terraza. Los responsables de Cortxo Gastrobar manifiestan que "los servicios de limpieza nos han confirmado que nuestra terraza no afecta a su actividad y respecto al horario de cierre, siempre cerramos a medianoche, como establecen las normas, y por este hecho nunca hemos recibido ninguna denuncia de la Policía Local desde nuestra apertura"
La empresa se apoya en que la mayoría de vecinos respaldan la actividad de Cortxo Gastrobar y lamenta que estas continuas denuncias provoquen frecuentes visitas de la Policía Local para contar cuántos clientes están sentados en las mesas de la plaza y constatar si los documentos están en regla.
Los vecinos contrarios han llegado incluso a entregar firmas para apoyar sus tesis, siendo muchos de estas firmas de personas que residen fuera de Santa Cruz. "Solo queremos desarrollar nuestra actividad respetando todas las normas, generar empleo y aportar a la ciudad un concepto de local de diseño cuidado, basado en una filosofía eco-eficiente y sostenible, y gestionada por gente de aquí", precisa Alberto Molowny, socio de la empresa.
Las numerosas quejas vecinales que afectan a esta y otras terrazas de la ciudad han llevado al Ayuntamiento a restringir el horario de apertura (hasta las doce de la noche) y a anunciar que va a adoptar otras medidas para controlar la capacidad de las mesas exteriores.
Los responsables de Cortxo Gastrobar piden comprensión y aclaran que las restricciones impuestas a su local provocan importantes pérdidas diarias: "No se puede promover un Plan Terrazas e invitar a los emprendedores a invertir en la ciudad y luego se aplican estas limitaciones y restricciones, porque se puede convertir en una barrera de entrada a la inversión", subrayaron.

Tenerife

Los usuarios dan un ´notable alto´ al Mercadillo del Agricultor de Tegueste

Los usuarios dan un ´notable alto´ al Mercadillo del Agricultor de Tegueste

Una encuentra trata de medir el grado de satisfacción de los clientes en general, obteniéndose una...

El Cabildo asume las obras del Circuito ante el incumplimiento de la empresa

El Cabildo asume las obras del Circuito ante el incumplimiento de la empresa

La Corporación insular se hará cargo de los 23 millones de los trabajos y dará mediante concesión...

Tenerife recibe a 695.557 turistas en julio, un 8% más que el pasado año

Tenerife recibe a 695.557 turistas en julio, un 8% más que el pasado año

El tráfico interinsular de pasajeros aumenta un 32,8%. La llegada de visitantes procedentes de...

Un eclipse de refilón en las Islas

Un eclipse de refilón en las Islas

El espectáculo natural apenas se dejó ver en Canarias, donde la Luna solo ocultó el 40% del Sol ....

Los municipios más turísticos se blindan frente a la amenaza terrorista

Los municipios más turísticos se blindan frente a la amenaza terrorista

Los ayuntamientos tinerfeños refuerzan sus medidas contra un posible ataque. Bolardos y más...

Enlaces recomendados: Premios Cine