La Laguna

Las lluvias del otoño salvan de cortes de agua a los agricultores

Las balsas laguneras están tres veces más llenas que durante el verano de 2012, cuando hubo que limitar el consumo

12.08.2013 | 23:40

Las lluvias del pasado otoño evitarán que, durante este verano, los más de 2.000 agricultores de la costa nordeste lagunera tengan que enfrentarse de nuevo a los temidos cortes en el suministro de agua de riego.
El consejero de Agricultura y Ganadería del Cabildo de Tenerife, José Joaquín Bethencourt, aseguró que esos meses "relativamente lluviosos, aunque no todo lo que hubiéramos deseado" salvarán a los agricultores de las dramáticas situaciones que se vivieron el verano pasado, cuando el Cabildo se vio obligado a interrumpir el suministro en varias ocasiones.
Además de los buenos resultados de los meses que discurrieron entre septiembre y diciembre de 2012, este año lols responsables de Balsas de Tenerife (Balten) han realizado "una labor constante que empezó el pasado mes de marzo y que nos permite estar tranquilos y decir que, de seguir las cosas así, no habrá cortes este verano".
Este trabajo consistió, detalló Bethencourt, en el bombeo estable de agua desde las galerías del norte de la Isla hasta la balsa de Valle Molina. Con esos envíos permanentes, los dirigentes de Balten han compensado "la escasez de lluvias que hemos padecido, sin embargo, tanto en invierno como en primavera", apostilló.
Los datos de las balsas confirman ese diagnóstico. Valle Molina, que pese a estar en el municipio de Tegueste abastece a los agricultores de La Laguna, está al 76% de su capacidad total de almacenamiento. Según los últimos datos, recabados el pasado 30 de julio, este depósito cuenta actualmente con 464.981 metros cúbicos de agua. Se notan, no obstante, los efectos de las altas temperaturas en las reservas de agua de riego. El 19 de junio, más de un mes antes, la balsa de Molina estaba prácticamente llena con 560.775 metros cúbicos y un porcentaje del 91% de llenado.
Tres veces mejor
José Joaquín Bethencourt aseguró que los depósitos laguneros se encuentran, en términos generales, al 33% de su capacidad. "Estamos hablando de una media y no hay diferencias significativas entre los datos del resto de la Isla y los de los dos depósitos ubicados dentro de La Laguna", aseguró.
Esta cifra, pese a que pueda parecer baja, se traduce en una "sensible mejoría" respecto a los alarmantes datos de 2012. "El verano pasado nos encontrábamos al 10%, este año hemos triplicado nuestras reservas pese a que continuamos sufriendo las consecuencias de una sequía", matizó el consejero nacionalista.
Las dos balsas laguneras son las de El Boquerón y la de Presas Ocampo. Ambas también han visto mermada su capacidad desde el pasado 19 de junio, momento en el que el Cabildo dio los primeros datos del verano. No obstante, ambas de mantienen por encima de la mitad de su capacidad. La de El Boquerón acumula 42.410 metros cúbicos (82% de su capacidad) y la de Presas Ocampo está al 72% con 18.646 metros cúbicos.
La zona de Valle de Guerra y Tejina es una de las más fértiles de la Isla. Además, durante décadas sus trabajadores se han especializado en el cultivo de flores y plantas ornamentales. Esta característica la hace especialmente sensible a la escasez de agua. De hecho, muchas de estas especies se cultivan sobre agua. Son los llamados cultivos hidropónicos. Las papas, especialmente las de la variedad bonita, también están entre los cultivos laguneros más sensibles a la falta de riego.
Mientras, el consejero insular de Agricultura confió en que el próximo mes de septiembre llegue con buenas noticias para el campo y sus trabajadores. "Según las cabañuelas, empezaremos con algunas precipitaciones. Es lo más deseable, ya que eso nos permitirá tener un pequeño respiro de cara al año que viene".
Valle Molina es la segunda balsa de más capacidad de las 23 que gestiona Balten en toda la Isla. Por encima está, únicamente, la de Montaña de Taco en el municipio de Buenavista del Norte, con capacidad para almacenar 821.739 metros cúbicos de agua. Esta se encuentra, sin embargo, al 34% con solo 280.475 metros cúbicos de agua.
El año pasado, y ante la escasez de lluvia, Valle Molina se vació totalmente. Fue entonces cuando el Cabildo de Tenerife se vio obligado a comprar agua extra para surtir a los agricultores afectados. No obstante, para rellenar una balsa de esta dimensiones hacen falta al menos cinco meses, ya que la capacidad de bombeo es limitada. Por este motivo, este año se ha mantenido un flujo constante de llenado para evitar cortes.

Enlaces recomendados: Premios Cine