Santa Cruz

Larga vida para el papel

La tienda Mamá y yo ofrece, en verano, un intercambio de libros escolares

12.08.2013 | 23:40
Una de las dueñas, Fabiola Rehl, en la zona que habilitada en Mamá y yo para el intercambio de libros.
Una de las dueñas, Fabiola Rehl, en la zona que habilitada en Mamá y yo para el intercambio de libros.

En la tienda Mamá y yo están convencidos de que los libros de texto utilizados en los colegios pueden conservarse más de un año, como hacían los niños hace algunas décadas, cuando los ejemplares pasaban de unos hermanos a otros y eran reutilizados sin que fuera considerado como algo extraño. Por eso, la tienda que se halla en la santacrucera calle Pérez Galdós, número 22, ha organizado un intercambio de libros escolares durante los meses de verano.
Estos trueques, que se llevan realizando desde el mes de junio, cuando los pequeños de la casa comenzaron sus vacaciones de verano, se podrán realizar durante el horario habitual de la tienda (de 10:00 a 21:00 horas) y hasta el mes de septiembre. Aunque, como recuerdan las propietarias, el comercio cerrará por vacaciones durante la última semana de agosto.
Esta iniciativa está pensada para que los niños que no tienen hermanos puedan ceder sus libros a otras familias que quizás no cuenten con el dinero suficiente para adquirir todo el material para el nuevo curso escolar. Así, lo que pretenden las dueñas de Mamá y yo, Ana Cubillo y Fabiola Rehl, es retomar la idea de que los libros no solo han de durar un año en las manos de los niños. "Sabemos que es muy difícil que las familias encuentren todos los libros de texto que necesitarán sus hijos el próximo curso, pero si se pueden ahorrar, aunque sean 50 euros, nos daremos por satisfechas", explican las propietarias.
De este modo, facilitan el intercambio de materiales entre personas que no se conocen pero que se ayudan las unas a las otras. "Muchos contamos con altillos llenos de libros de nuestros hijos, de los que no nos desprendemos por pena, pero que van siendo más numerosos cada año que pasa", explica Ana Cubillo, así que el comercio no solo pretende la colaboración entre personas sino que también ayuda a hacer limpieza en casa.
La filosofía de esta actividad radica en que cada persona que quiera llevarse un libro (o varios) debe dejar también algunos que ya no utilice. Sin embargo, como explica Ana Cubillo, "es más habitual que vengan a traernos ejemplares que a llevárselos".
Esta iniciativa acepta tomos que estén escritos siempre que se encuentren en buen estado. "Buscamos libros en un estado razonable. No nos importa que tengan algunas cosas escritas siempre que se puedan borrar y no estén muy deteriorados", explica Ana Cubillo.
"Los libros escolares cuentan con una calidad excelente" aseguran las propietarias. Se trata de publicaciones en papel satinado, ilustraciones a todo color, gráficos y dibujos fantásticos. "Seguro que valen lo que cuestan, pero no hay derecho a que se usen solamente una vez", explican. "En la tienda nosotras somos partidarias de la calidad de materiales porque si un producto es bueno puede tener una larga vida, y pasar de unos hermanos a otros, y también a primos y amigos, por lo que, a la larga, resulta mucho más rentable utilizarlos así", concluye Ana Cubillo.
Para que esta iniciativa tenga el éxito que se merece, Mamá y yo ha adecuado un espacio en la tienda para que los interesados depositen ahí sus libros y también puedan encontrar los que buscan. Pero las estanterías no solo se están llenando de libros de matemáticas, lengua o religión. Son muchas las familias que además acuden con libros de lectura. Esta actividad sí funciona todo el año y ha convertido a la tienda santacrucera en una pequeña biblioteca que fomenta la lectura entre los más pequeños de la casa.
A lo largo de las semanas de andadura de esta iniciativa, las dueñas de Mamá y yo han podido comprobar cómo los clientes aprovechan al máximo este intercambio. "Nos han traído biblias y libros de lectura en español, inglés y francés" aseguran las propietarias. Incluso han tenido la visita de alguna que otra madre que, aunque no necesite ningún ejemplar, ha llegado llena de libros de primaria sin esperar nada a cambio. "También hemos tenido intercambios muy exitosos. Un día un chaval nos dejó ocho libros y se llevó siete que le servían", asegura Ana Cubillo.
El año pasado Mamá y yo ya organizó una actividad parecida a la que tiene lugar actualmente, pero de forma mucho más humilde. "Llevaba tiempo rondándonos por la cabeza hacer algo así y con el apoyo que hemos recibido de los clientes nos hemos atrevido a organizarlo este año", explican las propietarias.

Tenerife

El bastón de mando es de ´Moncho´
El bastón de mando es de ´Moncho´

El bastón de mando es de ´Moncho´

La moción de censura contra el nacionalista Francis González sale adelante con 12 votos a favor y...

José Ramón León, nuevo alcalde de Icod de los Vinos

José Ramón León, nuevo alcalde de Icod de los Vinos

El pleno del Ayuntamiento aprueba con el respaldo de todos los partidos de la oposición la moción...

El líder, el playero y un salón abarrotado

El líder, el playero y un salón abarrotado

La sesión plenaria transcurrió entre un tumulto de vecinos que no quisieron perderse la cita

CC analizará sus relaciones con el PP tras perder la confianza en el partido

CC analizará sus relaciones con el PP tras perder la confianza en el partido

El vicesecretario de Coordinación asegura que "no hay motivos" para desbancar a González y que...

El Cabildo recibe a la ganadora del concurso ´Imagine Silicon Valley 2017´

El Cabildo recibe a la ganadora del concurso ´Imagine Silicon Valley 2017´

El consejero del área Tenerife 2030 se reúne con Kitti Kolmont para conocer su experiencia como...

Vecinos denuncian en las redes sociales el vertido de tóxicos en la playa

Vecinos denuncian en las redes sociales el vertido de tóxicos en la playa

La empresa responsable de la limpieza en el municipio desmiente en un comunicado que en el baldeo...

Enlaces recomendados: Premios Cine