La Laguna

Los hoteles laguneros atraen a 15.000 turistas en seis meses

Las oficinas de información turística de La Laguna recibieron unos 61.000 visitantes en doce meses

11.08.2013 | 02:20
La guía, junto con el grupo que participó en una de las visitas de la Oficina de Turismo, pasea por la calle Deán Palahí.
La guía, junto con el grupo que participó en una de las visitas de la Oficina de Turismo, pasea por la calle Deán Palahí.

Más de 15.000 personas se alojaron durante el primer semestre del año en establecimientos hoteleros y extrahoteleros del municipio, concretamente de la zona de La Laguna, Bajamar y Punta del Hidalgo, según la tabla de indicadores turísticos de Tenerife publicada por el Cabildo insular. En cuanto a las pernoctaciones, las 15.000 personas pasaron más de 72.000 noches en dichas instalaciones.

Estas son cifran importantes dentro del sector turístico, ya que La Laguna no se caracteriza por el típico modelo turístico de sol y playa, que es el más representativo de la Isla, sino que ofrece una oferta cultural complementaria a los turistas que llegan a Tenerife.

Pero el número de visitantes que recibe la ciudad aumenta, ya que hay que contabilizar también a las personas que se alojan en otros puntos de la Isla y que pasan menos de 24 horas en el municipio. En este sentido, las cinco oficinas de información turística del municipio (Casa de los Capitanes, Torre de la Concepción, Aeropuerto Norte, Bajamar y Punta del Hidalgo) contabilizaron, en el último año, más de 61.000 personas, que acudieron a los centros a interesarse por los principales lugares que visitar en la zona. Solo la Oficina de la Casa de los Capitanes ha contabilizado más de 42.000 personas en el último año. De estos, 4.164 han realizado una de las rutas guiadas gratuitas en español que se llevan a cabo todas las semanas en el casco histórico, mientras que 3.242 las participado en las visitas en idiomas extranjeros. Si se tienen en cuenta también las personas que acuden a los recorridos del fin de semana, un total de 1.147, son más de 8.500 personas las que disfrutan de una hora de paseo por las peatonales de La Laguna conociendo sus bellezas y llevándose, de camino, un amplio reportaje fotográfico de la ciudad.

Recorrido

Partiendo por la calle Obispo Rey Redondo (antigua calle La Carrera) se pueden conocer las principales características de la casa Alvarado-Bracamonte (más conocida como Casa de los Capitanes). Este es el punto de partida de las visitas guiadas de la Oficina del casco, que se ubica en una de sus dependencias.

Las rutas comienzan con una breve introducción sobre la fundación de La Laguna. Alfonso Fernández de Lugo, conquistador de La Palma y Tenerife, creó la ciudad en 1496. Su primera obra fue la Iglesia de La Concepción, perteneciente a Villa Arriba. Mientras que en Villa Abajo se ubicó la Catedral. La Laguna, que se denominó como Aguere (significa agua o laguna), fue capital de la Isla durante 300 años, hasta que la erupción volcánica de Garachico destruyó el puerto, pasando su actividad a Santa Cruz y, más tarde, la capitalidad tinerfeña. En 1999, la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por su trazado perfecto (de inspiración para el modelo de construcción latinoamericano) y por ser una ciudad no fortificada.

Ya en este momento comienzan a notarse las inquietudes de los turistas por conocer la cultura canaria. Algunos interesados por los orígenes de las Islas se preguntan por el paso de los guanches por el casco y cómo pudo ser su vida allí. En este punto es cuando se aclara que la ciudad fue un lugar de paso para los aborígenes, por lo que apenas quedan restos, al contrario de lo que ocurre en otras zonas de la Isla.

La Casa Alvarado-Bracamonte fue construida en el siglo XVI y fue residencia de algunos capitanes generales en el siglo XVIII, de donde toma su nombre más popular: Casa de los Capitanes. Su interior combina diferentes elementos, como la tradicional madera de tea y la piedra, siendo un arquetipo perfecto de patio canario. La vivienda es un modelo de la influencia de otras tierras. Las fuentes de los patios es un claro ejemplo de la arquitectura tradicional andaluza. La entrada de la vivienda es un reflejo de la herencia de Portugal, mientras que los pisos son una representación de la cultura gallega.

El siguiente punto de la ruta es la Casa del Corregidor, la cual es uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Construida hace unos 500 años, fue una de las dependencias del Cabildo. Si algo destaca de la vivienda nada más verla es la fachada de cantería roja. La casa dispone de diferentes balconadas, algunas de ellas eran utilizadas para mirar al exterior sin ser vistos. En esta edificación también destaca el uso de la madera, en la que la tea se entremezcla con el cedro, proveniente de El Hierro. Dos cuadros pueden apreciar los visitantes nada más entrar en la Casa del Corregidor, el de Jerónimo Álvarez de Sotomayor, gobernador de la época, y el del Arcángel San Miguel, copatrón de la ciudad.

La siguiente parada es la Plaza del Adelantado, lugar que históricamente concentraba los grandes eventos de la ciudad, como las corridas de toros. Desde ahí, llegan las explicaciones de algunas de las Casas Consistoriales, como el colegio de las Dominicas, con una fachada de estilo neogótico, o el edificio del Ayuntamiento, cuya fachada está realizada en piedra de Tegueste. En la parte superior puede verse el escudo de la ciudad elaborado en mármol.

En el caso del convento Santa Catalina de Siena, edificación que también puede apreciarse desde la Plaza, destacan los ajimeces de madera, que eran usadas por las monjas de clausura para ver hacia el exterior sin ser vistas. En la actualidad, aún viven nueve monjas en el convento.

El palacio de Nava y Grimón es otra de las bellezas arquitectónicas de Aguere, que tardó 200 años en construirse. En su fachada, realizada en cantería, puede observarse el escudo de los grimones, que fue traído desde Holanda, y el de Navas, que vino desde Badajoz. Gracias a esta familia, La Laguna aumentó su nivel sociocultural.

El paseo continúa por la calle Deán Palahí (antigua calle de los Cazadores), lugar donde se asentaban los carniceros y pescadores, ya que, gracias al frío habitual de esta vía, sus productos se podían conservar de manera natural.

Pero no solo de arquitectura se habla en las rutas de la Oficina de Información, la influencia portuguesa llegó más allá de la entrada de la Casa de los Capitanes. Nuestro amplio lenguaje, influenciado por diferentes culturas, tiene una amplia representación del país. Alongarse, gaveta, fonil, millo, fechillo y entullo son un claro ejemplo de ello. Palabras que a los peninsulares de la ruta les suenan extrañas, pero que en la Islas forman parte de conversaciones cotidianas.

Durante el trayecto, los visitantes no dejaban de apreciar las bellezas de los inmuebles que ofrece el casco histórico, pero si algo les llamó la atención, fue ver algunas casas decoradas con elementos tradicionales, como tela de los trajes de magos, sombreros típicos o instrumentos agrícolas, ya que algunas casas continuaban decoradas por la romería de San Benito, una de las principales fiestas de la ciudad y que se había celebrado días antes.

Desde la calle Viana puede apreciarse el convento de Las Clarisas, que fue el primer convento femenino que se estableció en Canarias. Al igual que en el de Santa Catalina, hay ajimeces en la parte superior de la edificación para evitar que las monjas fuesen vistas, por ser un convento de clausura. En él viven 20 religiosas.

Continuando con la ruta, se llega a la Casa Montañés, donde se ubica el Consejo Consultivo de Canarias. La puerta del edificio está elaborada con madera de tea y de barbusano, conocido como el ébano de las Islas. Es en este momento, cuando la guía, Noemí Rodríguez, realiza una de sus técnicas para mantener a su público atento. En esa vivienda continúa casi intacto un urinario público de la época, que se sitúa en la entrada de la casa. Rodríguez invita a los visitantes a tocar la pila para que vean las característica de la piedra, ignorando los asistentes cuál era el uso que se le daba a ese elemento en la antigüedad.

"Ese tipo de técnicas son las cosas con las que te quedas cuando realizas una ruta de este tipo", confiesa Yurena Mendoza, una lagunera que asistió a la visita para conocer un poco mejor su tierra natal. "Es una guía interactiva y lo hace de forma simpática para atraer a los turistas a la historia del casco".

Leyenda

El Palacio Lercaro, lugar donde actualmente se ubica la sede del Museo de Historia y Antropología de Tenerife, reclama el interés de los participantes de la ruta. Además de la belleza arquitectónica de su patio central, en el que se pueden distinguir columnas de toscas blancas (proveniente de los alrededores de La Laguna) y de madera, llama la atención de los turistas la leyenda de Catalina Justiniani. Según la historia, la joven fue obligada a casarse con un hombre adinerado y mayor que ella al que no quería, por lo que decidió suicidarse. Se dice que se lanzó a un pozo de la vivienda. Tras ese trágico hecho, su familia se mudó a La Orotava. Lo más sorprendente de la leyenda es que se dice que su espíritu seguía vagando por la casa.

La Casa de los Jesuitas, construida en el siglo XVIII, fue uno de los puntos donde se reunía la aristocracia de la época y donde se fragua gran parte del movimiento cultural ilustrado de la Isla. Hoy en día acoge la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País. Entre sus paredes se encuentra mobiliario de más de 300 años y destacan dos globos del mundo asegurados por más de 60.000 euros. Además, en esta vivienda se encuentra el mejor archivo histórico del Archipiélago.

El siguiente punto de interés en la ruta es la Casa Salazar, cuya fachada posee una estética parecida a la del Palacio de Nava, construida en cantería. Esta edificación, pasó a ser Palacio Episcopal en el siglo XIX. La desgracia llegó en 2006, cuando un cortocircuito provocó un incendio, que lo destruyó gran parte de su interior. Su reapertura no llegó hasta tres años después.

Tras casi una hora de trayecto se llega al destino de la ruta: la Iglesia y antiguo Convento San Agustín. En este lugar comenzaron los estudios universitarios en Canarias y, más tarde fue el único instituto del Archipiélago. Hoy, su uso más frecuente lo ocupa la sala de exposiciones del Instituto Cabrera Pinto.

Para Rumén Rodríguez, otro tinerfeño asistente a la visita, este es su punto favorito del trayecto, del que destaca el patio interior del Instituto. El joven, que ya ha asistido a estas rutas en varias ocasiones, la recomendaría porque "es una manera amena de conocer la ciudad".
Sin embargo, algunos turistas como Javier Gimero y Paloma Arnedo, que llegaron a la Isla desde Zaragoza, echaron en falta que se hable de la vida de la gente más pobre de la ciudad, ya que "la ruta se centra en las clases altas", aunque confirmaron que "la visita ofrece un alto nivel histórico y cultural".

Trucos para una buena ruta

Noemí Rodríguez lleva 15 años en la profesión

Los trucos para realizar una buena ruta se obtienen con los años y la experiencia y eso es los que ha conseguido Noemí Rodríguez, una de las trabajadoras de la Oficina de Información Turística de la Casa de los Capitanes.

Al igual que sus compañeros, además de la atención al público, es una de las personas que realizan las visitas guiadas en diferentes idiomas para conocer las bellezas del patrimonio histórico del casco que ofrece la Oficina, de manera gratuita, a los visitantes.

En su caso, la atención al público la realiza en español, inglés y alemán. Mientras que las rutas las realiza en español y francés.

Rodríguez lleva 15 años como guía turístico y ya ha aprendido algunas claves para hacer dinámicas sus rutas y atraer a los turistas a la historia de los lugares. Usar la psicología, un lenguaje sencillo para explicar lo que los visitantes no conocen, y hacer comparaciones con otros lugares son algunas de sus pautas.

En general, se trata de adaptar su conocimiento de una determinada zona al público para que puedan captar las historias de cada lugar.
En el caso de la ruta del casco lagunero, esta posee una base histórica, aunque sin dejar de lado las anécdotas o curiosidades sobre la ciudad.

En este sentido, son los guías más veteranos los que asesoran a los jóvenes sobre cómo deben realizarlas, ya que no disponen de una misma explicación para todos los trabajadores, sino que cada uno, partiendo de un mismo itinerario, se centra en la parte de la historia del edificio que más significativa encuentra. Por ello, no todas las rutas son iguales.

Tenerife

Imagen de archivo de otro concurso de belleza celebrado en la Isla.
Critican una cláusula del Miss World Spain por "sexista"

Critican una cláusula del Miss World Spain por "sexista"

La Red de Municipios del Sur por la Igualdad explica que se trata de "un ataque a los derechos de...

El bastón de mando es de ´Moncho´

El bastón de mando es de ´Moncho´

La moción de censura contra el nacionalista Francis González sale adelante con 12 votos a favor y...

José Ramón León, nuevo alcalde de Icod de los Vinos

José Ramón León, nuevo alcalde de Icod de los Vinos

El pleno del Ayuntamiento aprueba con el respaldo de todos los partidos de la oposición la moción...

El líder, el playero y un salón abarrotado

El líder, el playero y un salón abarrotado

La sesión plenaria transcurrió entre un tumulto de vecinos que no quisieron perderse la cita

CC analizará sus relaciones con el PP tras perder la confianza en el partido

CC analizará sus relaciones con el PP tras perder la confianza en el partido

El vicesecretario de Coordinación asegura que "no hay motivos" para desbancar a González y que...

Vecinos denuncian en las redes sociales el vertido de tóxicos en la playa

Vecinos denuncian en las redes sociales el vertido de tóxicos en la playa

La empresa responsable de la limpieza en el municipio desmiente en un comunicado que en el baldeo...

Enlaces recomendados: Premios Cine