Santa Cruz

Naturalidad sobre las tablas y bajo los focos

Sonsoles García es una actriz y modelo polivalente que sueña con vivir de su arte

05.08.2013 | 02:00
La actriz y modelo Sonsoles García, originaria de Santa Cruz de Tenerife, posa en la zona del Castillo Negro de la capital.
La actriz y modelo Sonsoles García, originaria de Santa Cruz de Tenerife, posa en la zona del Castillo Negro de la capital.

"El sonido de las tablas bajo los pies no tiene precio". Esto es lo que siente la actriz y modelo Sonsoles García cuando piensa en el teatro. Esta chicharrera de 30 años lleva diez ejerciendo la interpretación con mucho éxito en sectores profesionales como el cine, la publicidad y la fotografía artística.
Aparte se su evidente belleza, Sonsoles García también rezuma mucho talento interpretativo. En el primer cortometraje en el que actuó, Ante tus ojos, recibió dos premios en la categoría de Mejor Actriz: uno en el Festival Internacional de Cine Chico Isla de La Palma y otro en el Mexico International Film Festival. A partir de ahí, la vida le mostró el camino que debía seguir. "Tengo amigos que viven de esto, yo lo estoy intentando", reconoce.
Cortometrajes, spots nacionales e internacionales para televisión y sesiones fotográficas se encuentran en la lista de éxitos de esta inquieta actriz que no puede dejar de crear. De hecho, ya ha hecho sus pinitos como directora en un vídeo viral, que aún no ha visto la luz, y ha escrito sus primeros guiones. Todos sus trabajos se pueden consultar en la fanpage de Facebook Sonsoles García, el canal de Youtube con el mismo nombre y el blog La vida bajo los focos.
Actualmente, gestiona la agencia Dolce Casting Service de dos meses de vida. "Tengo mucha ilusión pero más miedo", reconoce. Ha llegado un punto en que le es imposible decidir entre el cine y el teatro, sus grandes pasiones, "es como preguntarme a qué hijo quiero más", compara García. La actriz determina que "el teatro tiene un feedback directo, es efímero y es realidad a mordiscos, lo que sale, sale: no hay otra toma" y, sin embargo, el cine "es otra parafernalia, es otro movimiento, tiene un trabajo detrás de un montón de gente que muchas veces no se valora porque no se les ve y que sin ellos nosotros no hacemos nada". Por eso, asegura que en este medio "los actores somos unos monigotes". Sonsoles García destaca del cine "la magia que se puede hacer con una pequeña historia de dos personajes".
De la interpretación "me gusta que puedo vivir y ser lo que yo quiera: abofetear a alguien, ser una mala malosa, una princesa medieval...". García hace muy reales sus actuaciones: "Lo vivo muy intensamente, no siento que esté interpretando, estoy siendo –o yo me lo tomo de esa manera– porque cuando actúo no soy Sonsoles García, soy Carla o Ana o Serafina; eso es lo que me gusta". Pero no siempre fue así. Iba para logopeda.
Cuando estudiaba Logopedia en la Universidad de La Laguna, ingresó en la Agrupación de teatro de Filología, su primer contacto con la interpretación. "Mi primo Javi me presentó a sus amigos de la compañía y acabó ofreciéndome ingresar en ella porque les hacía falta una chica para un papel". Al principio, se negó, pero no costó mucho convencerla. "Yo le dije que no valía para eso pero me dijo que era teatro amateur y accedí". Y menos mal, porque de lo contrario Sonsoles jamás habría pisado un escenario. "Yo nunca he dicho eso de mamá, quiero ser artista, me vino todo por casualidad", remarca.
Y la primera actuación no fue fácil. "Soy una persona muy nerviosa, todo lo nuevo me da terror y esto lo era", reconoce la entonces neófita. Pero al final, como la obra se hacía para amigos y gente de la universidad "la experiencia fue fabulosa, me lo pasé pipa y, aunque se nos cayó el telón y nos pasó de todo, la obra nos salió muy bien".
Más adelante, en una de las actuaciones la vio el director Óscar Bacallado que la fichó para un proyecto profesional de teatro pedagógico que va por institutos. "Está muy bien, ya llevamos seis años con él", comenta García.
Al acabar la carrera, la joven actriz continuó como miembro de la agrupación universitaria y lo compaginó con su nuevo trabajo en un gabinete de logopedia. "Yo tenía muy claro que quería ser logopeda, que era muy importante tener un trabajo estable, mi sueldo para tener una casa, niños... pero la vida me llevaba por otro camino". Al final, descubrió que su profesión no era lo que realmente esperaba y lo acabó dejando después de tres años, "me di cuenta de que eso no era para mí". Aunque no se arrepiente, reconoce que "echo de menos las anécdotas de los niños, como que su mayor preocupación fuera que hoy Pablito no quiso compartir el osito Lulú en la merienda, pero es un trabajo en el que tienes que tener estómago porque es duro: ves a niños que no salen adelante, adultos que vuelven a ser niños...".
Al poco tiempo, un compañero que entró en el didáctico proyecto de Óscar Bacallado la introdujo en el sector audiovisual. Un nuevo mundo se abrió ante sus ojos.
"Siempre he sido cinéfila desde pequeña, por las noches me metía en mi cuarto y me pegaba una peli tras otra", asegura la ahora actriz, que reconoce que "el teatro me encantó y es muy especial, pero cuando empecé en el audiovisual para mí fue fascinante y brutal".
Su primer cortometraje fue el laureado con 17 premios internacionales Ante tus ojos, rodado en 2008. A partir de ahí, todo resultó un camino de rosas. "La gente me llamaba para participar en sus proyectos, de hecho, en el mismo estreno de Ante tus ojos, se acercó a mí el director Jairo López a decirme que me quería para un papel en su cortometraje y yo le dije que sí encantada". Luego empezó a ir a castings y dar el paso a la publicidad y la fotografía. Pero hoy en día sigue recibiendo ofertas sin buscarlas. "Por ejemplo, en El talón de Aquiles que acabo de rodar, el director César Henríquez contactó conmigo por medio de su ayudante de dirección porque quería contar conmigo para su cortometraje, sin casting previo", recuerda García.
La única manzana que la chicharrera no ha podido morder es la pasarela. "Me pirra la moda pero solo he podido hacer fotografías artísticas, porque mi altura de 1,63 metros no me lo permite", se apena la actriz. Aún así, "me encantaría desfilar en una pasarela, aunque sea una vez, para quitarme el gusanillo de encima".
Sonsoles no es ambiciosa, "soy de sueños chiquitos" y asegura que no busca la fama, sino que "mi meta más próxima es tener trabajo y ser feliz". Simplemente, "creo que si una está bien y en calma consigo misma, todo lo demás viene solo", culmina esta prometedora actriz.

Tenerife

El Polisario confía en la buena gestión de Köhler como nuevo enviado de la ONU

El Polisario confía en la buena gestión de Köhler como nuevo enviado de la ONU

La Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui espera que el nuevo emisario "apueste más...

El Cabildo ayuda con 264.755 euros a los centros de Cáritas para personas sin hogar

El Cabildo ayuda con 264.755 euros a los centros de Cáritas para personas sin hogar

El Cabildo de Tenerife, a través de la Consejería de Acción Social,...

Güímar refuerza la seguridad para celebrar las Fiestas de El Socorro

El Ayuntamiento de Güímar ha decidido incrementar el dispositivo que, cada año,...

El Ayuntamiento adjudica a Effico el mantenimiento del alumbrado público

El Ayuntamiento adjudica a Effico el mantenimiento del alumbrado público

La empresa comenzará a prestar sus servicios en el municipio a partir del próximo día 1

El Gobierno de la India donará una estatua de Gandhi al municipio turístico

El Gobierno de la India donará una estatua de Gandhi al municipio turístico

El embajador hindú en España visita el parque de La Paz, donde se instalará el monumento

Enlaces recomendados: Premios Cine