Se abre la veda sin que se puedan usar escopetas para matar conejos

El Campo de Tiro Militar de Las Cañadas impide el acceso de los cazadores por primera vez y priva a los deportistas de uno de los mejores cotos de la Isla

03.08.2013 | 00:38

La temporada de caza menor en Tenerife dará comienzo mañana con la prohibición, una vez más, de prender conejos con escopeta. Los aficionados podrán practicar este deporte los jueves, domingos y festivos de ámbito nacional y autonómico comprendidos dentro de estos tres meses establecidos. Las especies autorizadas para la caza en los diferentes cotos de Tenerife serán el conejo, la perdiz moruna, la paloma bravía y los animales asilvestrados.
El que empieza mañana es un periodo de tiempo similar al de los últimos años. Se trata, sin embargo, de un periodo más corto que el de hace algunas décadas. Como explica el presidente de las Asociaciones de Caza de Tenerife, Antonio Porras, "el desarrollo de las armas y la facilidad de acceso a las zonas en las que se practica esta actividad ha hecho necesario que se reduzcan los períodos de tiempo en los que se puede realizar esta actividad para que no se ponga en peligro la supervivencia de las especies animales de Tenerife".
De este modo, además, los cazadores solo podrán hacerse con un máximo de cuatro piezas por día. En cuanto a las cuadrillas, que deberán estar integradas por un mínimo de dos personas y un máximo de cinco, se autoriza capturar hasta diez piezas.
Los espacios en los que se podrá practicar la caza menor durante la temporada que comienza mañana son prácticamente los mismos que los de las últimas temporadas. Las zonas de medianías y cumbres serán las más usuales. Sin embargo, este año los que quieran pasar un día de cacería no podrán hacerlo en el Parque Nacional del Teide. El Campo de Tiro Militar de Las Cañadas ha sido cerrado al paso de personas y vehículos con barreras en los accesos y carteles de prohibición, por lo que los cazadores tinerfeños pierden uno de los mejores puntos de caza. A pesar de que la temporada comienza mañana, los deportistas no desisten. La Federación Insular de Caza continúa con las gestiones pertinentes para poder acceder a este lugar tan preciado por los cazadores.
Las tempranas lluvias que azotaron Tenerife en los primeros meses del año provocaron que el número de perdices sea bastante elevado por lo que ahora podrán ser cazadas durante la temporada establecida, junto con la perdiz moruna y la paloma bravía.
Las enfermedades que afectan en los últimos tiempos al conejo –la enfermedad vírico hemorrágica (NHV) y la mixomatosis– han provocado que el Consejo Insular de Caza de Tenerife decida restringir la caza del animal, por lo que no se le podrá apresar con escopeta. Ésta es una medida tomada por los propios cazadores que desean, ante todo, garantizar la protección de los animales. El Cabildo de Tenerife ha prohibido, además, la caza de la tórtola y la codorniz.
Antonio Porras denuncia que el abuso en la utilización de productos fitosanitarios ha provocado, asimismo, que disminuya la población de algunas de las especies animales de la Isla, lo que afecta, también, a este deporte que cuenta con más de 6.000 seguidores con licencia. "Ya no se ven tantos pájaros por los montes de Tenerife y eso no es culpa de los cazadores", asegura.
Antonio Porras recomienda, ante todo, acudir a practicar este deporte con los conocimientos mínimos indispensables y respetar el cupo de piezas por especie y personas para que todos los cazadores puedan disfrutar de esta actividad durante los próximos tres meses.

Enlaces recomendados: Premios Cine