El ´mugido´ que conecta al guayero

Una decena de ganaderos participan en el concurso de manejo de yuntas de Canarias

02.05.2013 | 14:31
El ´mugido´ que conecta al guayero
Diego de Armas mientras guiaba ayer a sus dos toros sobre la rampa.
Diego de Armas mientras guiaba ayer a sus dos toros sobre la rampa.

Una decena de guayeros consiguieron ayer conectar con sus vacas y toros a través de un lenguaje que tan solo los animales y sus dueños entienden. "¡Cha Pajarí!", gritaba uno de los participantes en el campeonato de manejo de yuntas de Tegueste. "¡Quieto buey!", decía otro de forma más inteligible. Fuera como fuese, las reses entendieron aquellas palabras muchas veces indescifrables y siguieron los pasos de sus amos a pesar del cansancio y del esfuerzo. El objetivo del concurso: ser capaz de cargar con casi 1.000 kilos a la vez que pasaban ocho obstáculos, unas pruebas solo para fuertes.

Guerrero y Palomo, al igual que el resto de compañeros, tuvieron que ir en parejas para hacer el recorrido. Primero, atravesaron la tierra arada mientras tiraban de una carreta de 300 kilos, más los 600 que pesaban los sacos que llevaba. A continuación, mientras arrastraban constantemente con el carro, pasaron una rampa con un desnivel del 45% y un foso de un metro y 50 centímetros de profundidad.

A los obstáculos se sumaron los cuatro hoyos de 50 centímetros, un zigzag, hacer dos giros con la especie de tartana sobre el mismo punto y, por si fuera poco, caminar hacia atrás con la carro entre dos líneas paralelas y acudir a la llamada del guayero, situado a 20 metros. ¿Y quiénes consiguieron hacerlo? Pues todos, aunque algunos en un mayor tiempo y otros con ayuda de los ganaderos. Eso sí, tuvieron que sudar la gota gorda para intentar ganar el único campeonato de manejo de yuntas de Canarias.

Tanto Guerrero como Palomo son animales nobles y de rutinas, hábiles y trabajadores, valores que el concurso de Tegueste reconoce. El ganadero es el que los guía por todo el recorrido y eso se consigue con la relación que se crea entre ellos. "Debe haber una buena simbiosis", comentó Diego de Armas, el encargado de dirigir a los dos toros por el circuito. Para el participante, la prueba más difícil es la llamada, cuando los bueyes y vacas deben recorrer 20 metros por cuenta propia para acudir a donde se encuentra su dueño. El problema es que "te suelen buscar mucho y es difícil que asuman que tú te vayas y que ellos deben quedarse lejos y sin moverse", señaló Diego.

Las caricias al ganado sirvieron para que en más de una ocasión las reses cogieran fuerza y fueran capaces de solventar los obstáculos, pero muchas veces ni el cariño ni los gritos de llamada lograron que las vacas y los toros se desplazaran hasta su amo. Muchos de ellos, de hecho, se quedaron plantados a unos 20 metros sin mugir y sin hacer un simple amago por moverse. Eso sí, desde que el ganadero se acercaba y tocaba el yugo con la vara, ahí caminaban ellos.

Un momento sagrado como para parar el campeonato fue cuando los concursantes vacunos necesitaron hacer sus necesidades. En esos instantes, se detuvo el mundo en la Finca Cocó, donde tuvo lugar la fiesta. Justo cuando a Gregorio León le tocó hacer la llamada, su pareja decidió tomarse un descanso. "¡Venga Goyo!", gritaba el público. "¡Espera que termine de mear la vaca!", contestó él. Y es que, en esa situación no importa que pase el tiempo, ni siquiera el del cronómetro que llevaba el jurado.

Otro de los participantes era Rubén Hernández. Fue el concursante más joven del campeonato, con tan solo 20 años. Su amor por el ganado y por la tradición, sin embargo, lo lleva en la sangre, ya que incluso sus abuelos fueron guayeros.

Para conseguir pasar estas pruebas casi olímpicas, los participantes tuvieron que entrenar durante unos dos meses, porque es que son "deportistas, y los dueños están obligados a trabajar con ellos", explicó el presidente de la Asociación de Boyeros de Tegueste, Francisco Melián, encargado de organizar las pruebas.

El esfuerzo de ayer mereció la pena, sobre todo, para las yuntas de Ignacio Cabrera y Pedro Hernández, que se llevaron 1.000 y 500 euros en pienso (el primer y segundo premio del concurso).

Este tipo de fiestas tradicionales son las "pequeñas cosas que los políticos deberían de apoyar, porque también somos necesarios". "Todavía necesitamos leche y carne, y si no se estimula el sector, se pierde", sentenció Francisco Melián.

Tenerife

El Cabildo alerta de la escasez de personal en la Consejería de Industria

La Corporación exige más trabajadores en la provincia ya que solo hay tres empleados para atender...

El Consistorio cerró el ejercicio 2016 con superávit

El balance presupuestario de la liquidación del ejercicio 2016 ha arrojado un superávit de...

El municipio celebra la romería en honor a San Isidro Labrador

El municipio celebra la romería en honor a San Isidro Labrador

Los actos comenzarán mañana a las 12:00 con la eucaristía cantada por la agrupación Anambra

El Cabildo estudiará nuevas ubicaciones para la futura depuradora de la Isla Baja

El Cabildo estudiará nuevas ubicaciones para la futura depuradora de la Isla Baja

La Corporación abre la puerta a que la estación sea construida en otro lugar tras el rechazo de...

El Consorcio Urbanístico abre sus nuevas oficinas en la calle Zamora

En estas instalaciones se licitarán y aprobarán los proyectos del Plan de Modernización

Los mayores muestran los atractivos del municipio a 80 visitantes

El Cabildo de Tenerife, a través del Programa de Dinamización Sociocultural e...

Enlaces recomendados: Premios Cine