CHAT
Santa Cruz

La capital prohíbe tender ropa en ventanas y balcones

El Ayuntamiento multará por primera vez a vecinos y empresas que dañen la estética de la ciudad

 12:00  
Un cartel reivindicativo colocado de forma ilegal en la fachada de un edificio de Santa Cruz.
Un cartel reivindicativo colocado de forma ilegal en la fachada de un edificio de Santa Cruz. josé luis gonzález

La ordenanza de Paisaje Urbano no permite los colores chillones en las fachadas ni los toldos

ELOÍSA REVERÓN El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife controlará por primera vez en su historia el aspecto estético de la capital, de sus edificios y construcciones, de los espacios públicos y aéreos y de los solares y terrenos, multando a todo aquel que afee la ciudad o que intervenga en la misma, por ejemplo colocando una valla de publicidad sin tener permiso de Urbanismo.

El Consistorio ya tiene lista la ordenanza de Paisaje Urbano, una normativa con la que se prohíbe, entre otras acciones, la colocación de carteles (como podrían ser los reivindicativos), adhesivos o similares sobre cualquier elemento del paisaje urbano (como edificios o espacios públicos); la utilización de colores fuertes o brillantes en los acabados de la fachada y la instalación de tendederos y similares en los balcones y ventanas, "quedando expresamente prohibida la visión de ropajes colgados desde la vía pública".

El concejal de Urbanismo, José Ángel Martín, subrayó que "lo que hemos hecho es absolutamente histórico". "El Ayuntamiento está regulando todo lo que nunca se había regulado para mejorar la imagen de la ciudad, como el aspecto de los edificios, de los locales comerciales y de las terrazas relacionadas con la restauración; la colocación de publicidad sobre todo en vallas y la utilización del espacio público", manifestó el edil, quien informó de que ya la ordenanza ha sido aprobada de forma inicial.

Desde que se publique la ordenanza de Paisaje Urbano en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, los ciudadanos, entidades y propietarios tendrán el plazo de un año para cumplir con esta ordenanza si ya han realizado actuaciones con licencia que incumplan los artículos de esta normativa, y aquellos que no cuenten con licencia alguna solo tendrán seis meses. Independientemente de las multas que se pongan por el incumplimiento de la ordenanza, que oscilarán entre los 60 y los 3.000 euros, el Ayuntamiento también podrá exigir una indemnización por los daños y perjuicios causados al municipio.

Edificios

Los propietarios de las construcciones tienen el deber de mantenerlas en las debidas condiciones de conservación, limpieza, seguridad, salubridad y ornato público, según establece la ordenanza. Desde la óptica del paisaje urbano, la obligación del mantenimiento incluye toda la piel del edificio: las fachadas, las azoteas, las cubiertas inclinadas y las paredes medianeras, así como los rótulos y numeración de calles, la identificación comercial, los accesos, los espacios libres o ajardinados, las instalaciones complementarias a los inmuebles y también los portales profundos que se dejen ver desde la fachada. Queda totalmente prohibido la utilización de colores fuertes en los acabados de la fachada y también el almacenaje en las terrazas, balcones y azoteas.

Los elementos arquitectónicos de soporte, como los marcos, las cornisas, los ornamentos, balcones, terrazas y barandillas, se tienen que mantener limpios y "constructivamente sanos", sin pintadas, graffitis, carteles, adhesivos o elementos similares, ni tampoco elementos obsoletos. No se permite que se coloque en las fachadas de los edificios las instalaciones de aire acondicionado o chimeneas de extracción de humos, y tampoco antenas. Asimismo, ya no se puede tender la ropa ni en las ventanas ni en los balcones de la vivienda. También se prohíbe la utilización de vidrios reflectantes.

El color de los toldos tiene que adecuarse con la gama cromática presente en la arquitectura del edificio y estos deben mantenerse en perfectas condiciones de salubridad, seguridad y ornato público. Los jardines existentes en los edificios también tienen que mantenerse en buen estado.
Las compañías telefónicas y de electricidad son responsables del mantenimiento, seguridad y decoro de sus instalaciones y tienen la obligación de impedir "en todo momento" las provisionalidades, desórdenes, abandonos y su visibilidad ostensible.

Publicidad

Todas las vallas de publicidad existentes en el municipio son ilegales, por lo que los responsables tendrán que solicitar una licencia en Urbanismo, abonar un canon y ubicarlas según los criterios establecidos en la ordenanza. No se permite la colocación de soportes identificadores o publicitarios que, por su situación, forma, color o inscripciones impidan la visibilidad del conductor o del peatón, se puedan confundir con las señales de tráfico o perjudiquen la seguridad vial, y tampoco aquellos que no correspondan con el ornato del lugar donde se instalen, afecten a la tranquilidad y seguridad de los vecinos o dificulten la contemplación del paisaje.

La ordenanza prohíbe la publicidad cuando los productos anunciados sean el tabaco y el alcohol y las actividades publicitarias que usen animales como instrumento o complemento. No se puede colocar publicidad ni banderines publicitarios en la planta baja de las fachadas, y tampoco en los toldos. No se admite el lanzamiento de propaganda impresa y la publicidad acústica en el espacio público.

Comercios y terrazas

La estética y colocación de los elementos identificadores y publicitarios de los comercios tienen que ajustarse a los criterios establecidos en la ordenanza y los elementos del mobiliario urbano (mesas y sillas) que se instalen en las terrazas deberán pertenecer a tipos previamente homologados por el Ayuntamiento.

Vallas y protecciones de obras

El propietario de las vallas y los andamios de obra y la empresa constructora que los utilice tienen que mantenerlos en buen estado de decoro y seguridad y en perfectas condiciones de limpieza y pintura.

Espacios públicos

Los usos y las actividades privadas que se lleven a cabo en el espacio público no sujetos a licencia y que afecten negativamente al paisaje urbano pueden ser objeto de inspección por los servicios municipales y se ordenará su cese o la retirada cuando el Ayuntamiento lo considere.

Los quioscos de periódicos y revistas, cabinas de organizaciones sin ánimo de lucro con un fin social, cabinas de teléfono, buzones de correos y las construcciones para servicios públicos se deben mantener libres de pintadas y carteles, y en el estado adecuado de conservación, tal y como fueron autorizados. No se admite el lanzamiento de propaganda impresa y la publicidad acústica en el espacio público, y tampoco la colocación de anuncios no autorizados en cualquier elemento de la vía pública.

Solares y terrenos

Los propietarios de solares tienen que mantenerlos limpios, sin ningún resto orgánico o mineral que pueda alimentar o albergar animales o plantas portadoras o transmisoras de enfermedades o producir malos olores. Queda prohibida la tala de masas y elementos arbóreos existentes.

Sanciones de entre 60 y 3.000 euros

La ordenanza de Paisaje Urbano contempla multas de entre 1.501 y 3.000 euros para las infracciones muy graves, como la realización de obras, actividades, usos e instalaciones publicitarias sin licencia. Para las infracciones graves, como la colocación de carteles en edificios o espacios públicos o las actividades de publicidad sobre los templos, los cementerios, las estatuas, los monumentos, las fuentes y los servicios públicos, las sanciones se situarán entre los 750 y los 1.500 euros. En el caso de que se cometa una infracción leve, los ciudadanos tendrán que pagar a Urbanismo entre 60 y 600 euros.

El Ayuntamiento de Santa Cruz también podrá dictar órdenes de ejecución para que se realicen las obras o actuaciones necesarias para cumplir la ordenanza. Urbanismo podrá imponer hasta diez multas coercitivas con periodicidad mínima mensual, por valor máximo, cada una, del 10% del coste estimado de las obras ordenadas. En el caso de que los responsables no actúen, Urbanismo podrá recurrir a la ejecución subsidiaria para realizar lo antes posible los trabajos, que tendrán que ser costeados por los propietarios.

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.



Aviso legal
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya