Santa Cruz

Las manecillas de la capital

La mayoría de los relojes del municipio instalados en sedes públicas y privadas funcionan con electricidad, salvo el del Cabildo

 03:00  
Interior de la torre del Mercado Nuestra Señora de África, donde se conserva en una gran caja de madera el antiguo mecanismo del reloj.
Interior de la torre del Mercado Nuestra Señora de África, donde se conserva en una gran caja de madera el antiguo mecanismo del reloj. andrés gutiérrez

GORETTI ALONSO
SANTA CRUZ DE TENERIFE
Son un símbolo de la ciudad, la imagen que se recuerda de la visita y en muchos casos un punto de encuentro de los vecinos. El municipio de Santa Cruz de Tenerife cuenta con relojes ornamentales distribuidos por toda la capital en torres, paredes, colegios y parques. La mayoría de ellos son eléctricos y los que dependen del Ayuntamiento tienen un minucioso sistema de mantenimiento.
Una vez al mes se revisa cada uno de los relojes que dependen del Consistorio. Los técnicos de Midaswatch, la empresa responsable del mantenimiento de los dispositivos municipales, se encargan de hacerlo. Además, cada seis meses, con el cambio de hora, se comprueba que todo funcione de manera correcta y que no se retrasen ni se adelanten un solo segundo. Una vez al año se desmonta todo el mecanismo para engrasar y comprobar los motores. En estos momentos, salvo el reloj de la torre del Cabildo de Tenerife, que es mecánico, todos los aparatos son eléctricos.

Reloj del Cabildo de Tenerife. Cada dos días su relojero se encarga de subir a la torre del edificio del Cabildo de Tenerife. Su padre fue el primer responsable de este dispositivo y ahora coge el relevo su hijo. Es la tercera generación la que se encarga de velar por su correcto funcionamiento.
El reloj de la torre del Cabildo se instaló en 1951, justo diez años después de que se construyera el edificio. Su mecanismo está instalado a nueve plantas de altura y por encima están las siete campanas que suenan cada hora. Además, cada 15 minutos repican tajarastes, un sonido que diferencia a este reloj de los demás. En la campana mayor, la que marca cada hora en punto, cabe incluso una persona dentro.
A excepción de los dos motores que sirven para dar cuerda a todo el reloj, el resto del sistema es totalmente mecánico, sin ayuda eléctrica. Su sistema de pesos se conserva en la actualidad, así como la utilización de aceite con el que engrasar cada jornada todo el dispositivo. El reloj se ha estropeado en varias ocasiones pero, en la mayoría de ellas, se ha podido restablecer la hora casi de manera automática.
Durante los días de Carnaval, para cualquier cita entre amigos o para partir el año cada 31 de diciembre, la referencia del reloj del Cabildo ha servido durante años para que los santacruceros se encuentren bajo sus minuteros y celebran las principales fiestas.

Reloj de flores del Parque García Sanabria. Durante el último mes el reloj de flores del Parque García Sanabria ha sido noticia. Unos niños, mientras jugaban durante una actuación de los conocidos gorgoritos, hicieron ceder uno de los engranajes y las agujas dejaron de funcionar. Los técnicos encargados de arreglarlo lo hicieron en tan solo ocho días, mucho más rápido de lo que se esperaba.
La maquinaria de este ornamento es eléctrica y se encuentra a un metro y medio de profundidad. Un motor y un ordenador le hacen estar siempre en hora junto a las flores y plantas que cambian los técnicos de Parques y Jardines de manera habitual. Este reloj está instalado en uno de los laterales del Parque García Sanabria, en la entrada de la calle Méndez Núñez en su intersección con la del El Pilar. El dispositivo llegó a Santa Cruz de Tenerife en 1958 como una donación al municipio del cónsul de Dinamarca, Peder Larsen. Todo el mecanismo fue fabricado en Suiza, en la casa Favag, y desde su inauguración se ha convertido en un punto de encuentro habitual tanto para vecinos como para los visitantes que llegan a la ciudad.
Dos escaleras, por las que se accede hasta el centro del Parque, flanquean cada lado del reloj. Su principal característica es que siempre está adornado con flores frescas. Al ser tan llamativo, durante años, ha sido el fondo de cientos de fotografías, incluidas muchas de recién casados.

Reloj del Mercado Nuestra Señora de África. Aunque desde la calle Castillo, en dirección al Puente Serrador, la torre parece más alta, tiene 109 escalones y cinco plantas. Es el reloj del Mercado Nuestra Señora de África. Para subir hasta lo más alto no hay ayuda de ningún ascensor. Hasta hace unas décadas, un trabajador tenía que subir todos los días hasta lo más alto de la torre para darle cuerda a este mecanismo. Sin embargo, en los últimos años, su funcionamiento ha cambiado hasta convertirse completamente en eléctrico.
Aunque totalmente parado, el antiguo sistema de pesos que hacía funcionar las agujas se conserva todavía en la parte alta del inmueble. Está encerrado en una caja para que el paso del tiempo no deje en él ninguna huella de polvo. Para verlo es necesario pedir permiso al Ayuntamiento capitalino, de quien depende este dispositivo, así como a los responsables de la cooperativa. Aunque el acceso a los puestos del Mercado está abierto al público varias puertas cerradas separan el interior del reloj de los vecinos curiosos.

Relojes en los centros educativos. El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife es responsable de otros relojes que están instalados en al menos tres centros educativos del municipio. El más antiguo es el que se encuentra en el colegio de San Andrés, pero también otros edificios como el centro de El Chapatal o el de García Escámez poseen en sus fachadas relojes eléctricos que sirven de referencia para marcar el inicio y el fin de las clases en cada jornada.
Aunque no es un colegio al uso, la actual sede del Centro de Empleo de la Sociedad de Desarrollo, en la plaza Ireneo González, también destaca por ofrecer, en su pared principal, un reloj que fijó siempre el comienzo de las clases en la Escuela de Arte Fernando Estévez. Durante años estuvo parado, de manera misteriosa, en las 18:45 horas. Ahora es el Ayuntamiento capitalino su responsable y marca los minutos de manera escrupulosa.

Relojes en empresas. Las sedes de algunas empresas de Santa Cruz de Tenerife forman también parte de los inmuebles que poseen algún tipo de reloj visible en el municipio. Durante décadas, unos con más antigüedad que otros, han servido como referencia a los vecinos para conocer la hora.
La variedad es casi ilimitada: de agujas, digitales e incluso de sol. Uno de los ejemplos más conocidos es el del reloj de Cepsa. Cualquier conductor que entre en Santa Cruz con su coche desde la autopista del Norte puede ver la hora que muestra el enorme bidón instalado junto a la cooperativa de taxis.
Otros casos menos conocidos son los que muestra el edificio central de CajaCanarias, en la Plaza del Patriotismo, o el reloj de sol de la empresa Horaga S.L., especialistas en el tratamiento de aluminio en el polígono industrial de El Mayorazgo.

Relojes en iglesias. Desde siempre los relojes en las iglesias han sido más que importantes para sus feligreses. Marcaban con sus campanas las horas de misa pero también los repiques han servido durante siglos para anunciar tanto bodas y entierros como desgracias. Muchas iglesias en los barrios del municipio poseen relojes ornamentales, ya eléctricos en su práctica totalidad. En el centro de la ciudad destacan el de la iglesia de La Concepción y el del templo de San Francisco.
El primer reloj con el que contó la capital fue encargado por el marqués de Branciforte en Cádiz y estaba destinado en un primer momento a la iglesia de San Francisco. Sin embargo, al final acabó colocándose en la torre de la parroquia matriz de La Concepción. Su sistema era mecánico en un principio pero pasó a ser eléctrico con los años.
En la iglesia de San Francisco, tanto el reloj como la torre en la que está instalado pertenecen al Ayuntamiento, mientras que las campanas son propiedad de la parroquia. Hasta hace años había que pedir permiso para tocarlas pero actualmente se manejan desde la sacristía.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya