La Laguna

La crisis deja a medio hacer más de 400 viviendas del municipio

Un banco vende en Bajamar un edificio sin terminar de 170 pisos por 22 millones

 02:49  
Edificio Armonía, de 170 apartamentos casi terminados, ubicado en Bajamar y que está a la venta.
Edificio Armonía, de 170 apartamentos casi terminados, ubicado en Bajamar y que está a la venta. josé luis gonzález

LAURA DOCAMPO
LA LAGUNA
La crisis ha dejado centenares de cadáveres urbanísticos por todo el municipio de La Laguna. Algunos se yerguen como inertes esqueletos grises y otros aparentan estar listos para convertirse en hogares llenos de vida, aunque detrás de la fachada todos esconden una ruinosa trastienda de incumplimientos, pleitos judiciales y opciones de compra en el aire.
Si bien es difícil cuantificar las promociones inacabadas, un indicador aproximado es el que enumera los proyectos que obtuvieron licencia para construir, pero que, pasado el tiempo, no han solicitado el certificado de final de obra. La Gerencia de Urbanismo no dispone de ese dato, pero el presidente de la demarcación tinerfeña del Colegio de Arquitectos, Federico García Barba, calcula que más de 400 viviendas se han quedado a medio terminar en La Laguna.
La paralización se debe en la mayoría de los casos, según Isidro Martín, de la Asociación de Expertos Inmobiliarios de la Provincia, a las restricciones del crédito que aplicaron los bancos a partir de 2008 . "Hay casos en los que el constructor tenía un 60% de la promoción reservada y cuando los compradores fueron a pedir la hipoteca, se las negaron. A otros que les faltaba solo un 10% para finalizar la obra los bancos también les dieron un portazo. Y si no se termina tampoco se consigue la cédula de habitabilidad y sin ese documento no se puede escriturar y no se puede vender", explica.
En esta espiral cayó el edificio Armonía, de Bajamar. En sus 22.000 metros cuadrados se construyeron 170 apartamentos con vistas al mar, 190 garajes y ocho locales, que quedaron en el limbo cuando sus promotores se quedaron sin financiación. Ahora está en manos del banco y se vende en bloque por 22.301.322 euros.
Antonio Plasencia, constructor y presidente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco), apunta que más del 70% de las promociones sin acabar están en manos de las entidades de crédito.
Plasencia afirma que la banca actúa de distinto modo según lo avanzados que estén los trabajos. "Pese a los problemas que puedan surgir, a la banca le interesa que se finalicen y si falta un 10 o un 15%, los terminan y venden las viviendas por separado. Distinto es si quedan pendientes más del 30% de los trabajos. En esos casos, se venden en bloque", destaca.
Los 27 adosados de dos plantas de Residencial Valle Azul acabaron así. Situados en la Carretera de El Consumo, en Valle de Guerra, quedaron parados hace cuatro años, cuando estaban ejecutados en un 64%. Entre la maleza que los engulle lentamente se distingue todavía el cartel de la inmobiliaria que les busca dueño. "La venta en bloque va dirigida a fondos de inversión que lo que están haciendo es terminarlas y sacarlas al mercado en alquiler con opción a compra", dice Isidro Martín.
Plasencia está seguro de que estas operaciones van a generar muchos beneficios. "Las compran por un 30% de lo que valen y esperan seis o siete años. La expectativa es venderlas luego al 90%. Es una gran oportunidad para quienes no necesitan liquidez a largo plazo porque aquí siguen naciendo niños y hay gente que se casa y necesita casas donde vivir", puntualiza.
Isidro Martín augura que habrá que esperar como mínimo cuatro años vender el stock de viviendas que hay ahora. En medio de ese proceso adelanta que los precios ya han caído un 10% en el casco y un 30% en los barrios. Aunque, según García Barba, para que "esto camine hace falta una quita del 50%".
Considera que en EEUU fueron "más prácticos" para asumir las pérdidas: "Vendieron a diez lo que habían comprado a 20. Esto aquí nadie lo quiere asumir, ni los bancos, ni algunos constructores. Y en medio han dejado a un montón de damnificados: la gente que compró y no tiene su casa, los trabajadores que no cobraron, los proveedores a los que arruinaron...".
Chalets de lujo como los de Guajara, que se promocionaban en 2008 como "las primeras viviendas inteligentes de Tenerife", ofrecían doble pared para aislarlas de los ruidos de la cercana autopista, así como calefacción radiante y cinco espaciosas habitaciones. El precio: medio millón de euros. El pasado viernes, la presencia de obreros haciendo mediciones en las casas parecían despertarlas de un letargo de tres años en los que los saqueos obligaron a poner seguridad privada. La intención de sus promotores es reiniciar las obras para colocarlas en el mercado.
García Barba advierte que las estructuras de hormigón pueden resistir hasta 40 años. "Con ese margen y menos paro", señala Antonio Plasencia, "todas las promociones están a tiempo de resucitar".

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya