Hilario Rodríguez: ´Hay que empezar a dar cartillas de racionamiento´

"Ya nadie está a salvo de terminar en un comedor social", afirma el concejal de Participación Ciudadana y del Distrito Suroeste

 02:53  
Hilario Rodríguez, en la terraza de su despacho en la calle Ni Fú-Ni Fá.
Hilario Rodríguez, en la terraza de su despacho en la calle Ni Fú-Ni Fá. andrés gutiérrez

DANIEL MILLET
SANTA CRUZ DE TENERIFE
Hilario Rodríguez cree que ha llegado el momento de "dar cartillas de racionamiento". "Solo hay que ir a los comedores sociales o los barrios para verlo. El Suroeste de Santa Cruz, por ejemplo, tiene la peor tasa de paro de Europa". Lo dice desde dos balcones privilegiados, el de su despacho en la calle Ni Fú-Ni Fá desde que el se divisa el barranco de Santos y parte de la ciudad, y desde el conocimiento profundo de la situación de la capital después de haberse pateado durante 14 años los barrios chicharreros como integrante del gobierno municipal.

En el último pleno, el edil del Distrito Suroeste y de Participación Ciudadana se reviró cuando supo que sus compañeros de gobierno iban a dar el visto bueno sin más a la reorganización de las guaguas de Titsa en la capital. Tras lograr que el alcalde reculara, ahora aclara que no se siente "desplazado" en el equipo de José Manuel Bermúdez. "Valoro que ahora tenga tiempo de centrarme más en la parte política".

–Usted ha creado dentro de CC la corriente independentista del llamado Taller Secundino Delgado. El pasado viernes se conmemoró precisamente el centenario de la muerte de Secundino. ¿Qué supone para usted esta figura?

–Es las figura más relevante del nacionalismo canario y un partido sin este tipo de figuras no puede tener ideología. Su discurso caló pese a morir joven como consecuencia de la enfermedad que contrajo durante sus años de cárcel en Madrid por culpa de una denuncia del célebre Weyler. Todavía tenemos desafortunadamente una plaza con su apellido en la ciudad, cuando hasta los nazis se inspiraron en los métodos represivos que puso en práctica en Cuba. Si por mí fuera eliminaría esa denominación. De hecho, la Asociación y el Taller Secundino Delgado, de los que formo parte, lo vamos a pedir y contamos con la adhesión de colectivos vecinales, culturales y políticos.

–¿El nacionalismo canario lo ha abanderado lo suficiente?

–No, pero se está haciendo cada vez más por conocerlo. En el pasado pleno se aprobó una moción para rendirle honores en este año del centenario de su muerte. Él sufrió el colonialismo español, no solo en Canarias sino en Cuba. El mismo general que estuvo aquí [Weyler] estuvo en Cuba.

–¿Se mantiene esa mirada colonial de aquella época?

–Hay miradas, gestos y actitudes que demuestran que seguimos siendo una colonia. Y no aguantamos más. La tasa más alta de paro en Europa está en Canarias, los mayores impuestos se pagan en Canarias, la mano de obra más barata está en Canarias... Sigue existiendo esa prepotencia. Yo recordaría por ejemplo el atentado contra Antonio Cubillo, cuando se iba a plantar en la ONU con el apoyo de muchos países africanos para iniciar el proceso de descolonización de Canarias.

–¿Y qué aceptación tiene en CC el Taller Secundino Delgado?

–Cuesta que cuaje. Los jóvenes y no tan jóvenes nacionalistas tienen como referencia a Coalición Canaria y creo que hay que tener amplitud de miras para poderte posicionar sobre qué debe perseguir el nacionalismo. Yo creo que hay que ir más allá de donde propone Coalición Canaria. Y ese paso es el independentismo.

–Entonces, ¿cómo definiría el nacionalismo imperante?

–Los partidos nacionalistas, sobre todo los que tienen obligaciones institucionales, están digamos que bastante descafeinados.

–En un mundo que tiende a la globalización, ¿no es ir contracorriente?

–Independizarse no quiere decir desvincularse del mundo. Lo único que queremos es que nos den el derecho de decidir dónde queremos estar y con quién. A Canarias no se le puede seguir mintiendo más. Ahora somos dependientes en todos los aspectos y es más lo que aporta que lo que recibe. ¿Por qué no podemos tener una hacienda canaria o controlar los puertos y los aeropuertos? ¿O por qué no podemos tener una banca fuerte o que se prime a las empresas que son canarias? España cada vez nos queda más lejos y cada vez se aleja más.

–Y eso que puede darse el caso de que las autonomías sean intervenidas por el Estado ante la enorme deuda que han generado.

–El PP ha cambiado completamente el programa electoral nada más ganar las elecciones. Y Canarias vuelve a ser castigada a pesar de todo lo que ya lo estaba. En una versión canaria de la famosa estrofa del grupo cubano Los Van Van, "Canarias no aguanta más". Canarias tiene que espabilar y creer en sí misma. Peor que como estamos ahora no vamos a estar nunca.

–Quien mejor que usted para saberlo, siendo el concejal del Distrito Suroeste.

–Los barrios del Suroeste son los que tienen las tasas más altas de paro de Europa. ¿Y qué veo en esos barrios? Mucha impotencia, porque encima se les castiga con más impuestos, con peores salarios y con más desempleo. Esa impotencia la comparto porque me topo con la imposibilidad de resolver muchas demandas vecinales. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento y las ONG hacen una excelente labor, pero esto va a más.

–23.000 santacruceros piden en algún momento del año comida a las ONG y a los bancos de alimentos.

–Va a llegar el momento en que las administraciones tengan que asumir la labor de esas ONG. Y como ocurrió en otros momentos de la historia, va a haber que dar cartillas de racionamiento. Es que ya hay que empezar a dar cartillas de racionamiento. Si no, yo invito a los ciudadanos a que se pasen por los comedores sociales de la capital para comprobar lo que está ocurriendo. Y muchos no son indigentes. Ya nadie está a salvo de terminar en un comedor social.

–¿Teme que esta situación pueda causar revueltas sociales?

–Claro que puede causar revueltas, pero no lo digo yo, lo dicen muchas fuerzas políticas. Esto va a ser imposible de parar. Cuando tienes hijos a tu cargo y no hay nada que darles de comer, pues tendrás que buscarlo de mil maneras. Y la gente tendrá que echarse a la calle. Lo ves en cualquier barrio. Hay problemas en El Sobradillo, Añaza, Llano del Moro, El Rosarito... Los colectivos vecinales y hasta las empresas están haciendo un enorme esfuerzo para contrarrestar esta situación. Además, tampoco hay una gran diferencia entre los barrios del Suroeste y los del resto de Santa Cruz.

–Hablando de Añaza, salió usted en el famoso reportaje de Callejeros. ¿Se sintió engañado?

–No me sorprendió. Tenía claro a qué venían. El reportaje no se ajustó a la realidad del barrio. Hay problemas, a lo mejor más acentuados que en otros barrios porque el paro es mayor, pero esa imagen no se la merecen los vecinos de Añaza ni los de Santa Cruz. Los enviados del programa llegaron a comentar que para qué los habían enviado a Añaza cuando no había tema. Hay gente del barrio que me ha dicho, además, que ofrecieron supuestamente dinero a unos jóvenes para que simularan una pelea. Para mí Añaza es un modelo de barrio. Hay una humanidad y una solidaridad tremenda y tiene una planificación que ya quisieran otros barrios.

–Se rebeló usted en el último pleno cuando hubo que votar sobre la reorganización de Titsa.

–El Distrito Suroeste ha venido sufriendo unos recortes importantes en las líneas de guaguas. Si a eso le sumas que ahora se recorta por ejemplo la línea que conecta Tíncer con el centro, pues la situación se complica más. Con estos cambios, hay incluso que caminar 400 metros para enlazar una línea con otra, algo que afecta sobre todo a las personas mayores. Hubo una reunión el día antes del pleno con los vecinos. En ella, el alcalde se comprometió a mantener la línea 237, a garantizar la gratuidad de los trasbordos y a que se formara una comisión, con la presencia de los representantes vecinales, para estudiar bien los cambios.

–¿Y cuál fue el problema?

–Pues que me entero por los medios que finalmente la 237 se elimina, que se rebajan otras líneas y que, por tanto, no se iban a respetar las demandas de los vecinos. Incluso, ese día empezaron a poner pegatinas en las paradas con los cambios. Y eso no era lo que se había acordado. Cuando llegué al pleno y escuché la propuesta de acuerdo con Titsa, confirmé que no se habían incluido las peticiones de los representantes de nada menos que 17 asociaciones. Lo que dije es que si eso iba a ser así yo no votaba. Hablamos en el receso, se incluyeron esas peticiones y se modificó el acuerdo. Lo que no puede ser es que estos cambios sean planteados por técnicos externos que posiblemente no tienen ni idea de dónde está Llano del Moro o El Tablero.

–¿Se siente desplazado en este gobierno posterior a Zerolo?

–No me siento desplazado. Uno se adapta a los cambios y a las nuevas responsabilidades. Agradezco incluso que ahora pueda tener más tiempo para centrarme más en la parte política.

–¿Cómo cree que ha tratado Coalición Canaria a Zerolo? Lo digo porque algunas personas de confianza del exalcalde, como Begoña Ortiz, han dejado sus puestos en el partido por discrepancias con algunas decisiones.

–Para mí fue un excelente alcalde. Pero sí es verdad que ha habido momentos en los que se he echado de menos que el partido alzara más la voz en defensa de algunos de sus cargos públicos cuando se han visto envueltos en problemas. Y no solo me refiero a Zerolo. Él es una persona muy querida y muy odiada a la vez por unos y otros. Y es así por su gran capacidad política.

–Entonces, ni Zerolo es el malo de la película ni Santa Cruz es Marbella.

–En algunos momentos ha dado la sensación de que esto era Marbella, pero el tiempo y los hechos se encargan de desmentirlo. Yo fui uno de los que votó a favor de la compra de Las Teresitas. Y con los mismos informes que me llegaron en ese momento, todos favorables, votaría lo mismo. Lo de Las Teresitas ha sido una cacería para acabar con Zerolo.

–¿Algún disparo salió de la propia Coalición Canaria?

–No lo sé. Espero que no.

–Y como concejal de Participación Ciudadana, ¿cómo está el asociacionismo en Santa Cruz?

–El asociacionismo en Santa Cruz hay que revitalizarlo. Por eso preparamos el primer congreso de asociaciones municipales, que queremos que se celebre en diciembre. Queremos consensuar unos mínimos en los estatutos, los sistemas de elección y otros aspectos del funcionamiento de las asociaciones para que tengan unas pautas comunes y para que su funcionamiento tenga garantías. Una de las ideas es que los tagorores se celebren en las sedes de los colectivos, para que estos se involucren y expongan sus criterios.

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya