Portada PDF

Efraín Medina: ´Decidí dejar de fumar por amor´

"Conocí a todos los emigrantes, sabía sus nombres, iba a sus casas, reía con ellos", afirma el consejero de Empleo, Desarrollo Económico, Comercio y Acción Exterior del Cabildo de Tenerife

 02:53  
Efraín Medina, en los exteriores del Cabildo de Tenerife.
Efraín Medina, en los exteriores del Cabildo de Tenerife.  carsten w. lauritsen

NAIMA PÉREZ
SANTA CRUZ DE TENERIFE
Durante años fue la cara más visible en las Islas de la gestión pública del Gobierno de Canarias con los emigrantes en América. Tal vez su condición de emigrante en Venezuela cuando era niño se fijó en su genética y le facilitó implicarse de lleno en esta labor. Sin embargo, este es el segundo mandato en que Efraín Medina se ocupa de otros asuntos, vinculados al desarrollo económico, el empleo o el comercio, como consejero del Cabildo de Tenerife por Coalición Canaria (CC). Exuda entusiasmo por todos lados y está convencido de que tendrá una vida longeva, porque la curiosidad que lo inunda es tal que aún tiene muchísimo que aprender y vivir.

–Muchos sectores productivos cerraron 2011 con menos ingresos o, incluso, con pérdidas, pero Tenerife Moda (31 empresas y 35 marcas) no es uno de ellos. ¿Eso cómo se hace en plena crisis?

–Vamos a ver, hay dos factores importantes: por un lado, el número de empresas en Tenerife Moda ha aumentado este último año; por otro, se ha diversificado la producción, se han abierto nuevos mercados, se ha estado en las ferias y se ha sido competitivo. Y, desde luego, se ha rebajado el margen de ganancias. Hay que hacer sacrificios entre todos.

–Ganar menos para mantener la producción y las ventas.

–Exacto. Hay marcas de Tenerife Moda que tienen hoy 600 puntos de venta en todo el mundo. El sector textil ha ido creciendo, aunque no se conozca mucho. Se han mantenido los puestos de trabajo, casi 500 directos y unos 1.000 empleos indirectos. Eso se ha conseguido, como digo, siendo competitivos, abriendo nuevos mercados, diversificando y estando pendiente de los mercados emergentes. En el sector textil no se puede fallar, ni en la tendencia, ni en los mercados ni tampoco en la producción.

–¿En qué magnitud le han afectado los recortes a su área?

–Pues mucho. Por ejemplo, para seguir con el caso de Tenerife Moda, hemos tenido un recorte del 40%, pero yo me niego a ser plañidera. Con este dinero nos hemos tenido que reinventar entre todos los empresarios, porque ahora las ayudas para las ferias son menores, pero también hemos conseguido otro tipo de incentivos. Así, cuando un empresario de moda va a una feria tiene que aprovechar mucho más su presencia en ella: tiene que ir a la feria, al show-room, visitar los medios de comunicación, trabajar muchas más horas, tiene que traer a la Isla a sus posibles representantes para que vean el producto. Y habrá un momento en que esta situación pasará. Hemos buscado también ayudas en otros organismos para poder completar lo que nos falta. En definitiva, el presupuesto se reparte equitativamente y todo el mundo conoce lo que hay para poder lograr los objetivos que tenemos.

–Y hacer lo que se pueda con el dinero que hay.

–Claro. A mí me han puesto aquí para resolver, no para llorar. Y con lo poco que ahora tengo debo trabajar; incluso, podríamos lograr más visibilidad de nuestro trabajo, que la imaginación crezca.

–Precisamente, esa es una frase muy típica de los políticos, que hay que buscar soluciones imaginativas, pero a la hora de ponerla en práctica nunca se concreta.

–Te voy a poner un ejemplo de imaginación: el de los jóvenes diseñadores. Este año hubo personas que me plantearon no celebrar el certamen anual, porque no había fondos. Pues bien, lo organizamos con un patrocinio privado, una pequeña aportación pública y, en vez de con diez finalistas de todo el mundo, lo hicimos con tres finalistas de ámbito nacional. Lo importante es que se celebró. En cualquier caso, tampoco soy yo de esos que tienen el síndrome de Alicia, que ve pequeñitos todos los problemas. El problema es el que es. Vamos a analizarlo, a compartir la información que tenemos y, al final, las cosas salen, como el certamen de jóvenes diseñadores.

–¿Cree que de tanto recortar gastos la criatura del tejido productivo de Tenerife se quede anoréxica y no pueda volver a crecer más?

–Bueno, sin duda es un riesgo. Pero también creo que tenemos que reinventarnos, porque nada será igual. Es verdad que el poder adquisitivo de buena parte de la sociedad está bajando y aquí es donde yo hablo del componente de ilusión. Cuando hablamos del 30% de parados, también hay que tener en cuenta que existe un 70% de trabajadores que tienen que tirar del carro del consumo. Han de hacerlo. Pero para eso tenemos que generar confianza, que es de lo que se trata. ¿Cómo lo hacemos? Pues con optimismo. Es cierto que estamos inmersos en una crisis dura, pero hemos estado metidos en otras. Yo he vivido en países que han sufrido una crisis profunda. Recordemos, si no, el corralito de Argentina, donde se inventaron una moneda que se llamaba el patacón, donde existían ollas populares donde la gente comía. Y esa gente ha salido adelante. Por eso creo que debemos cambiar el chip.

–Es usted bastante optimista.

–Por supuesto. El día que yo no esté ilusionado me tengo que ir de aquí, no podría trabajar sin esa ilusión de todos los días, de ver qué podemos hacer, qué podemos inventar con lo que tenemos.

–¿Qué proyecto destacaría de los que ahora le ocupan?

–Ahora mismo estoy metido en un proyecto de empleo, junto con Fifede (Fundación Insular para la Formación, el Empleo y el Desarrollo Empresarial), que nos permite ser una agencia canaria de colocación. Ese proyecto, que se denomina Satélite, consiste en la elaboración de currículos personalizados de gente en paro. Nosotros analizamos qué tipo de formación necesita para poder estar en el mercado laboral y se la damos. Un ejemplo: alguien que viene del sector de la construcción, donde no hay trabajo, pero resulta que sí hay en jardinería en los hoteles, con lo que este proyecto busca formar a esa persona para que pueda ocupar alguno de esos puestos. Es un proyecto que no te da mucha prensa, no da grandes titulares, pero que para mí es ambicioso. Por eso quiero trabajar con los medios de comunicación para, entre todos, contribuir como una especie de plataforma que nos permita colocar u ofrecer a los empresarios a todas aquellas personas que vamos formando.

–¿Le costó mucho dejar a un lado aquella labor suya directa con los emigrantes canarios?

–Bueno, me costó porque con muchísimos establecí una relación personal. Ten en cuenta que yo conocía a la señora que vivía en Remedios, en Villa Clara (Cuba), que tenía diabetes y 96 años. Yo personalicé a todos los emigrantes; los conocía por nombres y apellidos, iba a sus casas, lloraba con ellos, me reía con ellos. Algo así claro que cuesta dejarlo. No obstante, el hecho de que lleve la Acción Exterior en el Cabildo de Tenerife hace que siga manteniendo el contacto con muchos.

–Seguro que lo siguen llamando desde Venezuela, Cuba o Argentina para que les agilice la solución a algún problema, aunque no sea de su competencia.

–Ni te cuento las llamadas que recibo, aunque más circunscritas a la isla de Tenerife. Ahora no hay ayudas económicas, pero hay otro tipo de ayudas, desde la gestión de un papel, la investigación sobre un terreno, el envío de algunos libros... Seguimos trabajando en esa línea.

–De no haberse dedicado a la política, ¿cuál cree que habría sido su hueco perfecto en la vida, dónde habría estado en su salsa?

–Me habría encantado ser cocinero, por ejemplo, o dedicarme a alguna profesión creativa. Tal vez no sería nunca abogado, porque, con todo el respeto a mis amigos que lo son, no es una profesión creativa. Algo que me permitiera ser creativo, sin duda.

–¿La política puede ser tan divertida como una noche de Carnaval?

–Bueno, a ver. Yo creo que la política es muy seria. Por eso yo tuve que dejar algunas ocupaciones que tenía para dedicarme seriamente a la política. Es cierto que ésta tiene que tener algún componente que te divierta, tienes que gozar con lo que haces. Lo que pienso que no puede hacerse es tener 20 calderos al fuego, porque alguno se te quema seguro. Pero también es verdad que para no equivocarte, lo mejor es no hacer nada. Yo me puedo equivocar porque hago mucho, y así voy a seguir haciendo. Nos equivocaremos por exceso, pero nunca por defecto.

–¿Para cuándo el salto a la Alcaldía de Candelaria?

–No me lo planteo.

–¿Pero le gustaría luchar en ese terrero alguna vez?

–A ver. Nosotros, en Coalición, tenemos ahora en Candelaria a Nazaret Díaz , que fue una gran candidata y es hoy una magnífica portavoz de la oposición. Ha demostrado ser una persona seria, que conoce la administración, coherente, que conoce el problema de los vecinos y creo que hay que apostar por esa renovación. En política lo que no se puede hacer es acumular cargos: no puede ser que yo quiera ser consejero del Cabildo, presidente del comité local de Candelaria, candidato a la Alcaldía.

–No hablo de solapar cargos ni de que sea un proyecto para mañana. Lo que le planteo es si se ve algún día como alcalde.

–Sí, me podría ver, pero hoy por hoy Nazaret Díaz lo está haciendo muy bien.

–Es tertuliano en programas de radio y tiene buen trato con los medios de comunicación. ¿Qué opina de la relación entre periodistas y políticos? ¿Es sana?

–Sí, claro. Pero todo tiene matices. Hay periodistas, amigos míos, que han criticado mi gestión y por eso no han dejado de ser mis amigos. Hay que saber separar, y en una isla tan pequeña, en una institución como el Cabildo, a veces se establece hasta una relación de amistad. Es cierto que tengo un trato afable, cariñoso, con los medios de comunicación, pero yo también trato de facilitarle el trabajo a los periodistas. Sé que ahora los medios están pasando un momento duro y me solidarizo con ellos. Tenemos que proteger, cuidar y mimar a los medios de comunicación, porque independientemente de la corriente de opinión, la sociedad tiene que estar informada. Hay que lograr que la profesión de periodista no sea tan precaria y permita a los profesionales hacer su trabajo con ilusión. Conozco lo que hacen y sé lo que cuesta trabajar en un medio.

–Parece que ha dejado de fumar. ¿Cómo lo lleva?

–Bueno, en realidad he bajado la dosis diaria de cigarros. Estoy en un tratamiento homeopático y lo que fumaba antes no lo fumo ahora. Después de un mes lo llevo mejor, aunque he de reconocer que aún me fumo algún cigarrito. Me falta dar el paso definitivo. Ya no tengo ansiedad y, la verdad, con 50 años que tengo ya he fumado todo lo que tenía que fumar en la vida. Me encantaría deshacerme de este vicio y le recomiendo a todo el mundo que no fume.

–Seguro que se lo ha planteado varias veces.

–Decidí que debía dejar de fumar por amor. Hay una persona con la que estoy ilusionada a la que no le gusta que fume y digamos que estoy haciendo un sacrificio por amor. En Twitter me dicen que no lo haga por amor, sino por mi salud, pero mi motivo principal ha sido el amor.

–¿Cómo se imagina con 75 años? ¿Se ve de vuelta a Vallehermoso o de Candelaria ya no se va?

–¡Uy! Me veo más bien en una ciudad cosmopolita. Yo creo que viviré muchos años, porque soy tan curioso que a veces la curiosidad haces que vivas más. ¡Me falta tanto por conocer y aprender! Me veo hasta escribiendo o creando con 75 años. Y si estuviese en una residencia de ancianos, montaría un grupo para salir en Carnavales y los pondría a todos firmes (risas).

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya