ÚLTIMA HORA
Portada de la edición impresa de la Opinión de Tenerife de este 22 de julio de 2017
LA LAGUNA

El proyecto de San Agustín, a la espera de financiación

Los arquitectos que diseñaron la conversión de la iglesia en plaza y centro cultural no han cobrado. Los autores exhiben el proyecto en Universiades

 13:30  
La maqueta del proyecto del centro cultural de la calle San Agustín
La maqueta del proyecto del centro cultural de la calle San Agustín la opinion.es

LAURA DOCAMPO
LA LAGUNA
La conversión de las ruinas de la iglesia de San Agustín en un centro sociocultural sigue guardada en una gaveta seis años después de que un concurso internacional de ideas, convocado por el Ayuntamiento de La Laguna, definiera su futuro. Los ganadores, el estudio de arquitectura SIC, desarrollaron en 2009 el proyecto de ejecución de las obras, pero el Consistorio todavía no les ha pagado por el diseño ni ha movido una sola piedra.

"Nosotros seguimos con las mismas ganas del principio", asegura Esaú Acosta, arquitecto tinerfeño que forma parte del estudio que realizó el proyecto. La obra demandaría una inversión cercana a los ocho millones de euros, pero el Ayuntamiento no dispone de esos recursos. No obstante, Acosta apunta que si hubiera voluntad, "los trabajos se podrían dividir en distintas en fases".

"A Tenerife se le conoce por megaproyectos como el TEA y el Auditorio. Los edificios emblemáticos son típicos de la época de bonanza. Ahora, en cambio, la vanguardia está en la recuperación del patrimonio histórico. La Laguna podría ser modélica en este sentido recuperando este proyecto vanguardista para el disfrute de la ciudadanía. Es una oportunidad que no se puede dejar pasar", asegura.

El proyecto tiene dos apartados. Por un lado contempla consolidar las ruinas de la iglesia y antiguo convento agustino para convertirlas en una plaza pública cubierta. Los restos del edificio, construido en 1506 y destruido por un incendio en 1964, quedarían intactos. Sólo está previsto añadir un cerramiento de cristal y acondicionar el interior para construir un espacio de ocio y cultural que podrá dedicarse al esparcimiento de los vecinos y para organizar conciertos y otras actividades. Tendrá sillones y bancos y el único elemento decorativo será la iluminación. "El ciudadano percibirá a primera vista que está en unas ruinas recuperadas", explica el arquitecto desde su oficina de Madrid.
El inmueble aledaño que ocupan ahora los Bethlemitas será un espacio cultural y de congresos. Esta construcción será demolida y en su lugar se levantarán cuatro plantas en las que habrá aulas y salas equipadas con las últimas tecnologías, un espacio multimedia, una cafetería y restaurante, salas de cine y un área infantil. En total, se trata de 2.560 metros cuadrados para cultura, investigación y eventos empresariales y audiovisuales.

Con varias decenas de edificios con su firma, los jóvenes arquitectos del estudio SIC acapararon gran repercusión mediática al diseñar el monumento en homenaje a las víctimas del atentado del 11-M. Pero paradójicamente llevan más de un año exponiendo en congresos y universidades europeas el proyecto de San Agustín.

Acosta detalla que la Universidad Politécnica de Parma los invitó a exponer su diseño como ejemplo de buenas prácticas en un proyecto de rehabilitación. También han sido ponentes en un encuentro europeo sobre el vidrio aplicado a la construcción y en la Escuela de Arquitectura de Madrid. "El debate intelectual y social está ahora centrado en este tipo de diseño", afirma el tinerfeño y añade: "Este ha sido un proyecto participativo, de arquitectura ciudadana, que logra recuperar un espacio BIC y a la vez dotar al casco de una innovadora mediateca".

Enlaces recomendados: Premios Cine