La Laguna

El tesoro escondido de los Ossuna

En el inventario para rehabilitar la casa figuran 40 piezas de las que no se sabía nada

 12:13  
Armas que vivieron la Conquista del Archipiélago. El Legado de la Casa de Ossuna cuenta con numerosos objetos singulares y hoy extraños, pero también importantes piezas históricas, como esta escopeta, que espera por un experto en armas para conocer su valor, pero también hay una lanza que se cree que fue usada en la Conquista o un florete
Armas que vivieron la Conquista del Archipiélago. El Legado de la Casa de Ossuna cuenta con numerosos objetos singulares y hoy extraños, pero también importantes piezas históricas, como esta escopeta, que espera por un experto en armas para conocer su valor, pero también hay una lanza que se cree que fue usada en la Conquista o un florete  la opinión

SONIA GALDÓN
LA LAGUNA
Que la Casa de Ossuna albergaba un tesoro lo sabían todos los laguneros, pero tras las joyas, los muebles y las pinturas de Juan de Miranda o Gaspar de Quevedo, se escondían piezas ya olvidadas, como viejas fotos y objetos familiares o grandes cantidades de pan de plata y oro. Una parte de este legado se podrá contemplar en exposiciones temporales y gracias al futuro proyecto museográfico previsto para esta casa del siglo XVII, que contará con una visita virtual y que podrá empezar a funcionar dentro de un año si las obras de rehabilitación del edificio, que comenzarán la semana que viene, no se topan con problemas.

La concejal de Patrimonio Histórico de La Laguna, Cruci Díaz, informó de los hallazgos y de que el proyecto para convertir la Casa de Ossuna en un museo "no convencional" se presentará tras el verano. Para ponerlo en marcha, habrá que esperar a que terminen los trabajos de restauración del edificio, muy próximo a la Catedral, obra que, precisamente, impulsó el descubrimiento de 41 piezas nuevas en el Legado de Ossuna.

Dentro de muebles

Para trasladar los muebles y no perder nada, se acordó revisar el inventario que, en 1994, se había hecho de los objetos de la vivienda. En el estudio, encargado a la historiadora del arte Carolina Pérez, se encontraron pequeñas piezas que habían pasado desapercibidas dentro de muebles y cajas, como monedas antiguas, prendas, tampones para sellos o fotografías de Manuel de Ossuna de joven.

Aunque estas piezas no tengan el mismo valor que las grandes joyas de la familia que se estableció en Aguere a principios del siglo XVIII y llegó a finales del XIX a esta casa construida en la década de 1860 por Juan Manuel Delgado, el placer del descubrimiento es innegable para los investigadores. Para Díaz fue "una sorpresa muy grata no sólo saber que no faltaba nada del inventario de 1994, sino que, además, habían aparecido nuevas piezas". No obstante, aún puede haber nuevas sorpresas, ya que queda por terminar la segunda parte de la revisión del Legado, la de los libros y documentos que se trasladaron al Archivo municipal.

La directora de la investigación, Carolina Pérez, estima que este Legado familiar llega a las 900 piezas. Entre ellas, hay unas 70 pinturas de los siglos XVII al XX, entre las que destacan una Adoración de los Pastores de Gaspar de Quevedo o la Sentencia y muerte de Tito y Siverio, de la mano de Juan de Miranda. También hay casi 20 cuadros de temas religiosos, como una Virgen de Los Reyes de Sevilla de autor anónimo, y una cantidad similar de retratos y heráldica.

También hay una extensa colección de paisajes realizados por Alejandro de Ossuna y Saviñón, capitán de las milicias provinciales de Canarias y aficionado a la pintura paisajística, que murió en 1887. Estas obras están acompañadas de vistas de La Laguna al óleo de Botas Guirlanda.

En este meticuloso estudio, se ha mirado el estado de conservación de las piezas y, aunque muchas de las pictóricas ya han sido restauradas, la mayoría han sufrido la humedad lagunera y necesitan una limpieza cuidadosa. Los objetos ya inventariados esperarán en un almacén, perfectamente embalados y protegidos, al menos un año, hasta que termine la restauración del edificio.

Los más importantes, sin duda, son las joyas y los muebles importados, entre los que llaman la atención varias piezas, como un piano de pared que había perdido el marfil que recubría las teclas y que ha vuelto a aparecer, con lo que se podrá restaurar. También hay decenas de sillas de distintos estilos y decoraciones, al igual que una gran variedad de mesas, sofás, consolas, baúles, lámparas… hasta un túmulo funerario

Lanza de la Conquista

Las piezas de joyería se hallan bastante bien conservadas y se pueden ver medallas, entre las que destacan una muy antigua de la Virgen de Candelaria, así como una pitillera de plata o broches y pendientes con medallones y brillantes. Aquí se cuelan también objetos más singulares, como un trozo de tela del manto antiguo de la patrona de Canarias (con su manuscrito sobre la procedencia), un monóculo, una aguja de sombrero, un relicario de Santa Magdalena o una concha de tortuga decorada.

También hay armas muy llamativas, como una lanza usada en la Conquista, un florete, un espadín, un revolver, una escopeta de gran valor y varios bastones, uno con espadilla. Junto a estas piezas, hay objetos cotidianos, como candelabros, una polvera de secante de tinta, un portapluma con forma de perro, así como fruteros y vajillas de metal, cerámica o cristal, además de una baraja histórica y las figuras, cajitas y marcos con fotografías o daguerrotipos de la familia para decorar el hogar. En este punto, llama la atención una imagen de Manuel de Ossuna y Benítez de Lugo de niño, montado en su perro y junto a miembros de su familia y servicio.

Recorriendo el inventario, aparecen también las vestimentas de la familia, entre los que se encuentran abanicos de nácar, plumas o marfil; sombreros de copa, prendas de cofrade, guantes de vestir o un traje de señora de terciopelo rojo. También aparecen numerosos estribos de sillas de montar, anteojos, relojes de mesa, portaperfumes o más de 30 llaves que ya han olvidado qué puertas y secretos tenían que guardar.

El Legado de Ossuna devuelve al observador a la infancia, a la búsqueda del tesoro en la casa del abuelo, y hay objetos que serían un descubrimiento inolvidable para cualquier niño, como maquetas de barco, un plano estratificado en yeso de Tenerife, una bola de los horóscopos, una caja de madera con una colección geológica y de telas de seda. También hay algún juguete, como un caballo de balancín, pero los juegos perdieron en la lucha por el espacio con la gran multitud de diplomas, láminas y grabados enmarcados, como un plano de La Laguna de Leonardo Torriani.

Eso sí, ni en las casonas más nobles podían con las plagas y aparecen en el Legado algunas ratoneras, junto a objetos constantes en la vida del servicio, como la cocina de petróleo, el bernegal o la cardadora. Estas piezas conviven con los relojes finamente tallados, donde llama la atención uno con cuerpo en forma humana, o los objetos más vinculados al naturalista Manuel de Ossuna Saviñón, que fue nombrado director del Jardín Botánico en 1835, como la piel de serpiente, cajas con mariposas, un loro disecado o una sección de médula de ballenato, junto al microscopio y las cámaras, con sus placas de daguerrotipo.

Todas estas piezas esperarán a que alguien diga cuáles regresarán a la Casa de Ossuna, al número 4 de la calle Juan de Vera. El destino del edificio es abrir sus puertas a la ciudad y, aunque una parte seguirá albergando la sede del Instituto de Estudios Canarias al acabarse la restauración, el resto será un ejemplo de la arquitectura doméstica tradicional, la de las casas granero de Aguere, pero también de cómo se vivía en una ciudad, hoy Patrimonio de la Humanidad, desde la época de las tertulias de la nobleza lagunera hasta el golpe de Estado franquista y el siglo XX.

Exposiciones

La concejal de Patrimonio Histórico, Cruci Díaz, explicó que el proyecto museográfico que se está diseñando para este edificio del siglo XVII, proyecto que espera presentar tras el verano, permitirá "recrear una parte del Legado que dejó Manuel de Ossuna y Benítez de Lugo, fallecido en 1958".

El nuevo museo, según Díaz, "permitirá conocer cómo era una casa de la época, por lo que tendrá un importante carácter didáctico". En la exposición permanente sólo tendrá cabida una parte de los muebles y objetos de los Ossuna, aunque Díaz reveló que se estudia mostrar todas las piezas en exposiciones temporales rotatorias.

En cuanto a la rehabilitación del inmueble, la edil comentó que se espera que los trabajos, que tienen un plazo de ejecución de 8 meses, comiencen a principios de la próxima semana.

"La restauración de este emblemático edificio tiene la suficiente entidad en sí misma, pero uno de los aspectos más importantes del proyecto es la mejora de la accesibilidad en todas las plantas, que suele ser difícil en este tipo de intervenciones". Esto se logrará con un ascensor, que se colocará cerca de la escalera, en un espacio construido recientemente y que se eliminará.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya