PDF
La Laguna
Polémica en torno al rey que descansa en Aguere 

´Guanarteme, teme, teme, ta ¿dónde coño estás?´

Gáldar lleva 40 años reclamando los restos atribuidos a su último líder aborigen que guarda la ermita de San Cristóbal

 12:27  
Escultura de Fernando Guanarteme en Gáldar.
Escultura de Fernando Guanarteme en Gáldar.  paco luis mateos

Ya en los años setenta, Gáldar intentó recuperar los restos de su último rey aborigen, Fernando Guanarteme, pero una canción de Elfidio Alonso para Los Sabandeños, en la que bromeaba sobre el verdadero paradero de sus huesos, paralizó el proceso que ahora se acaba de reactivar

LAURA DOCAMPO
LA LAGUNA
En 1970, se abrió la cripta de la ermita de San Cristóbal, de La Laguna, en la que se supone que está enterrado desde hace cinco siglos Tenesor Semidán, el último rey de los aborígenes de Gran Canaria. Dentro se hallaron algunos huesos pero no se hizo ningún estudio para confirmar su identidad.

No obstante, Gáldar, su municipio natal, inició en ese momento una cruzada por recuperar sus restos. Esta misma semana se acaba de reactivar esa reclamación a través del Instituto de Estudios Históricos de Gran Canaria, que ha contratado un abogado para acelerar unos trámites que llevan 40 años.

Canción

La polémica generada hacía finales de los 60 y principios de los 70 inspiró una canción al líder de Los Sabandeños y ex alcalde de La Laguna, Elfidio Alonso. "Hubo una verdadera histeria por llevarse los restos de Guanarteme para Gran Canaria", destaca.

Desde el estribillo, su canción pregona en clave de humor: "Guanarteme, teme, teme, ta ¿qué demonio tienes Guanarteme que no sabe nadie dónde coño estás?". Tal fue el éxito de la copla interpretada por Los Sabanadeños, que enseguida se hizo popular. Sus bromas sobre la verdadera identidad de los restos que guarda La Laguna terminaron por diluir un tema que se había instalado en el debate público y que, en realidad, entrañaba una carga simbólica en favor del eterno pleito insular.

Todo se remonta al siglo XV, cuando Guanarteme fue protagonista de la conquista de Canarias. Su reinado en la isla redonda acabó en 1478, cuando se entregó voluntariamente a las tropas castellanas, que los habían invadido. A partir de entonces, luchó junto a los ejércitos españoles hasta vencer a los menceyes de Tenerife.

Sus admiradores, como Miguel Rodríguez Díaz, secretario del Instituto de Estudios Históricos y principal impulsor del proceso actual para repatriarlo, lo definen como un líder "inteligente" y "diplomático" que intentó evitar "que se derramara sangre aborigen en una batalla que estaba perdida desde el comienzo". Además, durante la dictadura franquista sendos españolistas ensalzaron su figura. Sus detractores, en cambio, lo consideran un traidor al recordar el Pacto de Calatayud, en el que los Reyes Católicos le concedían una serie de privilegios a cambio de "entregarles la soberanía del Archipiélago".

Regreso en acorazado

Al hablar de la "traición" de Guanarteme, el folclorista tinerfeño asegura: "Las Palmas se chupaba los dedos por recuperar al personaje que nos conquistó. Querían levantarle un santuario para venerarlo". La reclamación llegó a formalizarse hasta tal punto que se habló incluso de trasladarlo en el buque de guerra Canarias. "Todo partió de cuatro fanáticos, pero cuando se sumó la oligarquía grancanaria con toda su influencia el asunto llegó a convertirse en algo delicado", explica el ex alcalde de Aguere.

Y para combatir tanta seriedad el mejor antídoto fue el humor. "La gente se reía mucho con la canción. Eso nos animó a cantarla en Gran Canaria, en el Pérez Galdós, primero; y en Gáldar después. Teníamos miedo de cómo reaccionarían y al final demostramos que podía más una canción que las intrigas monárquicas", dice satisfecho.

La melodía y las dudas sobre el paradero de los huesos de Guanarteme, que esa época se decía que podían estar en una fosa común debajo de la avenida Calvo Sotelo, donde luego se construyeron los aparcamiento de La Milagrosa, abortaron la operación.

Ayer, después de que la opinión adelantara que las gestiones para su traslado se acaban de reactivar, ni el Obispado de Tenerife, ni el Ayuntamiento de La Laguna, ni el Cabildo de Tenerife quisieron opinar. Eso sí, un funcionario del Consistorio recordó a los Sabandeños y cantaba ayer por un pasillo: "Fernando Guanarteme te quieren desenterrar para enseñar tus canillas en la otra capital".

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya