SANTA CRUZ

Playa sin mesas ni sillas

La prohibición a los kioscos de Las Teresitas para instalar terrazas causa pérdidas del 20%

 
Playa sin mesas ni sillas
Playa sin mesas ni sillas 

Costas ha decidido que tampoco durante este verano los usuarios de la playa de Las Teresitas y más concretamente aún de los kioscos puedan sentarse a la orilla del arenal para disfrutar de un café, un refresco o una cerveza. Desde hace un año y medio, el organismo estatal tiene expresamente prohibido que los chiringuitos ocupen el espacio situado en frente de sus negocios, al estar en suelo público. Tras declarar firme el deslinde a principios del año 2009, la Dirección General realiza puntillosas inspecciones en estas instalaciones que a veces acaban en sanciones que los dueños aseguran no poder afrontar. Los motivos resultan, como mínimo, llamativos.

NOÉ RAMÓN
SANTA CRUZ DE TENERIFE
En Las Teresitas está prohibido cambiar el color de los kioscos, instalar nuevo mobiliario interior o incluso cafeteras. No hace mucho se hacía pública una sanción a la dueña del kiosco Sevilla, situado al lado del cementerio, por haber pintado el chiringuito y colocar una cafetera nueva, que encima, resulta que no funciona. Este establecimiento poseía una pequeña zona de apenas dos metros cuadrados en los que situaba un par de mesas. Era una especie de contrapartida a los clientes para que se sentaran tranquilamente a descansar y tomar algo mientras miraban la puesta de sol. Pero Costas ha dicho que no puede ser.

La Dirección General mandó retirar este exiguo mobiliario alegando que se situaba sobre suelo público. Ahora deben retirar el suelo de cemento. Las visitas de los inspectores son puntillosas y se repiten casi cada semana. Aunque el kiosco estaba oxidado y era necesario pintarlo, Costas les impuso una multa por hacerlo.

En el kiosco Lucas, situado hacia el interior de la playa su encargado, Manuel Aguilar indica que han registrado pérdidas de hasta el 20% en el negocio después de retirar estas mesas y sillas. Ahora sólo quedan unas banquetas pegadas a la barra en el exterior que según Costas también deberán ser eliminadas lo antes posible.

"Estamos perjudicados en gran medida. A veces hay gente que le apetece tomarse una tapa y una cerveza sentados tranquilamente en una silla pero no es posible. No sé a quien le puede molestar". Este kiosco no ha sido sancionado ya que nada más advertirles de la medida procedieron a desmontar la terraza. La línea del deslinde transcurre exactamente sobre el muro de la playa. Los kioscos se sitúan justo detrás del mismo y las terrazas coincidirían con los terrenos propiedad de Costas. Tan sólo se han permitido, y sin demasiadas ganas, unas sillas y mesas justo al lado del kiosco, en las que los clientes pueden tomar su consumición pero casi encajonados.

La incertidumbre que rodea las obras de la playa ha dado lugar a que estos kioscos estén más en precario que nunca. En su momento se realizaron reuniones para trasladarlos provisionalmente a la zona de la carretera pero tras suspenderse la rehabilitación nadie sabe lo que va a ocurrir ahora. "Gracias a Dios no nos llevaron para atrás porque los clientes se quejaban de tener que cruzar la carretera para comprar algo". Este cocinero se queja de que "nos ponen todo tipo de trabas, ayudas ninguna".

La encargada del kiosco El Ultimo, no tiene ninguna queja, básicamente porque nunca ha instalado sillas ni mesas en su negocio. "Si nos dejaran sería mejor, pero tampoco nos quejamos". María González indica que efectivamente las inspecciones son constantes, pero acto seguido matiza que en ello habrá tenido mucho que ver el que se atienen estrictamente las indicaciones. La postura de Costas es la de cumplir a rajatabla la ley que entró en vigor desde el año 1989.

En este texto se prohibe que los chiringuitos instalados en la costa puedan ocupar terrenos de dominio público. No obstante, algunos usuarios y dueños de estos establecimientos indican que en la Península no se ponen tantas trabas.
Hasta ahora Costas ha permitido con una cierta mala gana que los kioscos continúen en la playa, más que nada por el servicio que prestan.

No obstante, se han llegado a imponer multas de hasta 69.000 euros a algo por incumplir algún aspecto de la ley.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya