PDF
Solidaridad con el pueblo saharaui

El oasis chicharrero

Una docena de niños del Sahara cambian de vida durante los meses de verano en Santa Cruz

 07:58  
Cuatro de las doce familias chicharreras que acogen niños saharauis esta semana.
Cuatro de las doce familias chicharreras que acogen niños saharauis esta semana.  / manuel lérida

MARÍA JOSÉ PLATA
SANTA CRUZ DE TENERIFE
La capital tinerfeña se convierte estos meses en el oasis perfecto para los doce niños saharauis que pasarán el verano en condiciones infinitamente mejores que las del desierto en el que viven. Un oasis al que han sido invitados por familias solidarias, que además han aumentado este año en la capital. Cuatro nuevas familias se han sumado a la experiencia de recibir uno de estos menores para brindarles la posibilidad de disfrutar un verano diferente.

Provenientes de campamentos de refugiados de Tinduf, al sur de Argelia, estos menores llegan "con lo puesto" para pasar los meses más duros del desierto conociendo otras realidades. Durante dos meses tienen la oportunidad de dejar la sequía extrema para disfrutar de los vientos alisios, de las playas tinerfeñas y del cariño de sus familias de acogida.

Pero no sólo de diversión, playa y ocio se compone la experiencia. El oasis chicharrero también incluye exhaustivas revisiones médicas que son fundamentales para estos niños que viven en la más absoluta precariedad. Muchos de ellos vienen con enfermedades ocasionadas por la sequía o la malnutrición.

Rosario Pérez, una madre de acogida chicharrera, es testigo de las carencias que sufren. "Algunos llegan en condiciones lamentables, enfermos y desnutridos, por eso es tan importante llevarlos a que les hagan todas las analíticas y revisiones necesarias, porque sólo aquí tienen la oportunidad de hacérselas", asegura con expresión de tristeza.

Para un niño saharaui venir es una experiencia única. Sus caritas la primera vez que vienen lo dicen todo, se sorprenden de ver correr el agua por el grifo, se maravillan con el milagro de la electricidad y se detienen a tocar las hojas de las plantas porque no las han visto nunca en el desierto.

Dar la oportunidad a un niño de vivir esta experiencia y sobre todo de acceder a cuidados médicos es una acción solidaria que no cuesta nada a las personas que se deciden a probarlo. "Muchas personas tienen la idea de que cuesta dinero o de que los requisitos son muchos y exigentes y no es así", asegura Pedro Oses, para quien es fundamental que se haga una mayor difusión de este proyecto de Vacaciones en paz para que más personas se animen a solicitar más niños.

Para hacer posible las Vacaciones en paz de los niños saharauis sólo hace falta un poco de implicación. Durante todo el año, los padres, en colaboración con la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui organizan cenas, rifas y diversas actividades para recaudar fondos y costear los billetes. "Nos organizamos para lograr que estos niños puedan conocer un mundo mejor y no supone un esfuerzo extraordinario", asegura Celso Blanco, responsable del Comité de padres de Santa Cruz.

Como en cualquier proyecto solidario, el único requisito que se exige es tener las ganas, en este caso, de recibir a los niños y de llevarlos al médico, para que se realicen análisis y lleven sus tratamientos en caso de necesitarlo.

"Lo más valioso de esta iniciativa es que los niños que vienen aprenden que el mundo no es todo como el que a ellos les ha tocado vivir", afirma Celso Blanco, que confía en que esta experiencia les "despierte y les sirva de incentivo para luchar por su pueblo y lograr el desarrollo y el progreso".

Las familias que los acogen también viven una experiencia diferente. La mayoría de personas que acogen a un niño saharaui coinciden en definir la experiencia como inolvidable. "Todos sabemos lo que sufren y las necesidades que tienen en los campamentos donde viven, pero verlos en el estado que llegan y verlos disfrutar como disfrutan de las cosas que para nosotros son triviales... es revelador", asegura Natividad Ramos, madre de acogida de Bachir Mohamed, de 11 años.

Bachir es el segundo niño que recibe Natividad en nueve años que lleva acogiendo, porque el primero cumplió la edad tope y ya no pudo acogerse al proyecto. Las edades de los niños que viajan cada verano van de los 7 a los 12 años. "A partir de 13 años ya no vienen más", asegura Natividad que añade con cierta pena que no sabe si el año que viene le volverán a mandar a Bachir.
Durante los meses que pasan aquí, estos niños son un miembro más de las familias que les acoge. Estas, que en su mayoría tienen hijos propios, planean sus vacaciones de verano en la que los pequeños visitantes son los consentidos.

"Lo que más me gusta es la playa y la piscina", asegura Bachir, en un español muy fluido, fruto de los años que lleva viniendo a casa de Natividad. Para ella, "El idioma no es ningún problema porque aprenden rápido el español y se adaptan con mucha facilidad.
Para Mariam y Lud, de 7 y 9 años, es más difícil. Es la primera vez que vienen y se muestran tímidos, callados y muy observadores. Safia Abkrim, en cambio, ya ha venido 4 años seguidos a la casa de Victoria y Celso y muestra su actitud es mucho más desenvuelta. Al fin y al cabo es un proceso de adaptación y aceptación entre los niños y las familias adoptantes.

Pero además de la playa y la piscina, los niños, acompañados por sus padres estivales asistirán a algunos actos previstos en el proyecto de acogimiento Vacaciones en paz. Para comenzar, la Asociación organiza mañana sábado, a partir de las 11:00 horas, en la plaza Weyler una manifestación a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui.

Mañana por la noche, en la Sala Castillo de Tegueste, tendrá lugar una cena benéfica en la que se reunirán todos los padres con los niños y a la que puede asistir quien desee colaborar y conocer la labor que realizan y la causa por la que luchan los amigos del pueblo saharaui.
Para terminar, la agenda incluye dos actos más oficiales. El 22 de julio los niños serán recibidos por el presidente de la Comunidad Autónoma, Paulino Rivero en el Parlamento de Canarias. El mismo día Ricardo Melchior, presidente del Cabildo, también les recibirá en la sede de la Corporación Insular.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya