"El desafío es mejorar la competitividad del destino"

Entrevista a Francisco López, consejero delegado del Grupo Lopesan

06.04.2017 | 14:14
"El desafío es mejorar la competitividad del destino"

¿Cómo evalúa la actual coyuntura del sector turístico en España y en las Canarias?

Las crisis en la rama turística no son buenas para nadie, pero está demostrado que este año la crisis en otros destinos sí nos ha beneficiado. España está siendo una de las beneficiadas de todas las crisis que estamos viviendo, la del Mediterráneo fundamentalmente.

Más de 75 millones de personas han visitado España durante el año pasado, de éstas, 15 millones han llegado a Canarias y sabemos que, por ejemplo, en lo que respecta al turismo alemán, la mayoría prefiere Gran Canaria, ¿por qué esta isla en particular?

En los años 70 el turismo de las islas se concentró en Gran Canaria y los alemanes fueron los primeros en venir. Tal vez por eso Gran Canaria siempre ha sido una isla muy alemana. De hecho, hay una colonia alemana muy potente. Tenemos, por ejemplo, el colegio oficial alemán, muy ligado a su sistema educativo, es casi como un colegio en Alemania pero ubicado aquí.

Además, en los años 70 y 80 Alemania otorgó una serie de incentivos fiscales y la mayoría de nuestros inversores eran alemanes. Ahora poco a poco han ido apareciendo empresarios canarios, que son propietarios de los inmuebles, pero hasta casi los 80 la mayoría de los hoteles eran propiedad de alemanes, es decir, capital alemán.

También influye mucho el clima, porque en el contexto europeo no hay mucha competencia en ese sentido para Canarias, sobre todo en invierno. Por mucho que Turquía antes de la crisis fuese un destino competitivo, el clima que por ejemplo tenemos en Canarias en febrero no lo encuentras en ningún otro país. Y tener eso a cinco horas de vuelo...

Ustedes tienen socios alemanes, ¿qué han aprendido de ellos desde el grupo Lopesan?

Nuestra primera introducción en el mercado alemán fueron los dos hoteles que le compramos a una sociedad comanditaria alemana, que es como un pool de accionistas, y desde ahí siempre hemos ido de la mano de un turoperador alemán. Nos han ayudado principalmente a ordenarnos, porque ellos son mucho más disciplinados en procedimientos que nosotros. Ese control y visión de organización lo hemos mezclado con la búsqueda de soluciones y la flexibilidad de la parte latina y hemos creado un buen mix que funciona.

Un mensaje para el turista alemán, que se caracteriza sobre todo por su tasa de repetición, para que siga viniendo.

Estamos muy identificados con el mercado alemán y estamos muy cómodos con ellos. Tienen efectivamente una cuota de repetición del 47%, son nuestros principales clientes. Esta es su casa y esperamos seguir recibiéndoles para hacer ¡realidad sus vacaciones soñadas!

Tienen proyectos también en República Dominicana, ¿por qué han elegido este país para crecer?

República Dominicana es un destino también muy alemán, aunque no recibe el mismo volumen de clientes germanos que Gran Canaria. Estábamos buscando destinos que fueran todo el año sol y playa, es decir, que no fueran estacionales. También nos ayuda que hablan nuestro mismo idioma, y esto hace que sea todo mucho más fácil que, por ejemplo, saltar a Jamaica. Tenemos un hotel que adquirimos hace 10 años, y ahora tenemos una parcela y queremos hacer un producto similar al del Lopesan Costa Meloneras, con unas mil habitaciones, en primera línea de playa. Queremos crear un antes y un después en hotelería en el país caribeño.

El sector turístico es un importante generador de empleo en España. Según las últimas cifras sólo en Canarias ha generado 5.500 puestos de trabajo en los últimos 12 meses.

¿Considera que es un dato puntual o más bien una seña de identidad del sector?

El crecimiento en el empleo se debe, principalmente, a las altas ocupaciones que estamos teniendo. Gran Canaria está teniendo récord de turistas, todos los hoteles están con alta ocupación y eso hace que se requiera de más empleados. Sin embargo, ahora el desafío es crecer en camas, porque ahora mismo estaríamos tocando techo en lo que a empleo se refiere, si no aumentamos capacidad.

Entonces ¿están planeando nuevos hoteles aquí en Canarias?

Canarias tiene una política de moratoria que muchos empresarios están intentando flexibilizar. Estamos hablando de que el 3% de la isla genera 15 millones de pasajeros, a nivel territorio. Entonces hay que lanzar el mensaje de que esta no es una isla superpoblada, ya decimos que sólo estamos ocupando el 3%, así que hay capacidad de crecimiento. No decimos que haya que clasificar terreno nuevo, sino respetar los derechos consolidados de los que ya están clasificados para poder crear camas. Esa es la forma de crecer y de aumentar el empleo. También mejorar la competitividad del destino, para modernizar las camas y el servicio.

Lopesan, como casi todos los agentes del sector, está cambiando el modelo de atracción y entretenimiento del cliente. ¿Por qué cree que ha sido necesario este cambio?

Creo que el cliente también ha ido cambiando y la fórmula del éxito hasta ahora ha sido ir evolucionando con él. Si nos hubiéramos quedado en ofrecer lo mismo que hace 20 años ya hubiéramos fracasado, porque no es el mismo perfil. Antes los clientes se conformaban con alojarse en un apartamento, ir al supermercado y montar sus vacaciones así. Ahora el cliente se ha vuelto más cómodo, quiere que le sirvan. Por eso prefiere hoteles frente a apartamentos y hay que adaptarse para ofrecerle la experiencia que busca.

Tenemos hoteles de 3, 4 y 5 estrellas, así que cubrimos todos los rangos de precios para ajustarnos a cualquier tipo de cliente.

¿Cuáles son esos rasgos que distinguen a Lopesan como grupo hotelero?

Quizás lo que nos diferencia es que intentamos crear distintas experiencias según el hotel. Un buen ejemplo es el Lopesan Costa Meloneras. Cuando se abrió en el año 2000 era el hotel más grande de España. Casi todos los hoteleros proponían que en esa parcela se construyeran tres hoteles en lugar de uno solo, y nosotros decidimos romper el molde del sector, que hasta entonces venía haciendo hoteles más pequeñitos, con menos riesgo. Nosotros nos hemos caracterizado siempre por asumir riesgos y buscar lo que no hay en el sector para poder ofrecerlo.

Son uno de los grupos más diversificados en la economía de las Islas, cuéntenos un poco más en profundidad la contribución de Lopesan al desarrollo local.

Nuestro origen como grupo es el sector de la construcción, principalmente involucrados en obras públicas. Hemos estado desde siempre muy ligados al crecimiento de la infraestructura de las islas. Después en los 90 nos introdujimos en el turismo, participando del traspaso del capital alemán al canario. Y después también nos hemos ido introduciendo en el ámbito de los servicios adicionales a la hostelería; tenemos una cocina de producción central, una lavandería, servicio de jardinería... Nuestra última incorporación es a la agricultura, tenemos una finca de 28 millones de metros cuadrados con producción de plátanos, aguacates, mangos... Ahora hemos plantado piñas. Esta finca está mucho más enfocada a frutales que hortalizas y está orientada al abastecimiento en nuestros hoteles. Por ejemplo, en los bufés estamos diseñando corners de fruta local y ecológica para que el cliente sepa que está consumiendo productos locales. También hemos incorporado restaurantes de nombre, con buenos chefs, para que la oferta no sea sólo sol y playa, sino que tenga un componente gastronómico potente.

¿En qué consiste la internacionalización del grupo?

Queremos diversificarnos, pero estamos muy cómodos en Canarias, es nuestra tierra y es donde nos gustaría invertir. Pero si nos lo ponen tan difícil nosotros igual tenemos que crecer y evolucionar. El motivo de irse cuando se podría hacer aquí mismo son las trabas a la inversión que hay.

¿Qué importancia le dan a la sostenibilidad?

Respecto a la sostenibilidad, nuestra intención no es construir bloques de cemento sin más. De hecho nuestros hoteles son de los que más metros cuadrados tienen de agua y jardines ya que creemos que la integración con el paisaje es fundamental. Nuestro eslogan es "de la ducha al jardín", por lo que todos nuestros procedimientos están pensados para que con el agua con la que se ducha el cliente se terminen regando los campos de golf o los jardines del propio hotel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine