03 de enero de 2018
03.01.2018

"Mi hijo es un monstruo"

03.01.2018 | 02:58
El presunto asesino sale de los Juzgados, tras comparecer ante la jueza.

Los padres de El Chicle ofrecen una visión contrapuesta sobre su hijo. "Mi hijo es un monstruo, un asesino", aseguró ayer , frente a la casa de José Enrique Abuín, su propia madre, en una entrevista a una televisión nacional, a través de la que pidió al autor confeso del crimen que cuente toda la verdad. El padre del presunto homicida, al contrario, defendió a su hijo, negando en otra televisión que cometiese el crimen e incluso que traficase con drogas.

Ángel para uno, demonio para otro. Esa es la imagen que ofrecieron ayer los padres de José Enrique Abuín en distintas cadenas de televisión nacionales cuando les abordaron. Mientras el padre cerró filas en torno a su hijo, sosteniendo que "la Guardia Civil se equivoca con él, las cosas se están haciendo mal", la madre lo calificaba de "monstruo".

El padre continúa instalado en la versión de las primeras horas tras la detención. "Es mentira (que haya matado a Diana Quer). No mata ni una gallina ni un ratón. No tiene cojones", comentó. Llegó incluso a decir que tampoco es cierto su pasado delictivo, en referencia a la condena que cumplió por tráfico de drogas. Su visión, contrapuesta a la versión de la madre, tampoco encaja con la ofrecida ayer por la Guardia Civil, que lo calificó como "un profesional de la delincuencia".

El coronel de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, se basa en que el autor confeso de la muerte de Diana Quer "sabe lo que tiene que hacer". Así, explicó que, como se sentía vigilado, El Chicle se acercó a los agentes y se mostró colaborador, tanto, que entregó un teléfono reseteado -con todos los datos borrados porque sabía de su importancia- y accedió a la revisión de sus vehículos, donde no apareció vestigio alguno de Diana Quer porque "sabía que no había nada que le incriminara, lo había limpiado".

También lo definió como un hombre "ágil y rápido de mente", que se adaptaba a las circunstancias que iba conociendo. "Nos enfrentamos a un criminal muy avispado", resumió el coronel de la Comandancia de A Coruña Francisco Javier Jambrina. "Un manitas con los coches, los revisaba y preparaba para que corrieran más. Circulaba a una velocidad habitual de no menos 150 kilómetros por hora, ahí están los compañeros de Tráfico para ratificarlo", explicó el coronel de la Benemérita.

La madre sí cree a la Guardia Civil y se mostraba completamente horrorizada. "Yo no crié a un monstruo, pero se convirtió en uno, no puedo más", aseguró.

La mujer aprovechó para pedir perdón a los padres y la hermana de Diana Quer. "No esperaba esto de mi hijo, siento mucho lo que están viviendo. Lo siento como si fuera una hija mía", llegó a asegurar entre lágrimas. Explicó, además, la terrible situación por la que ella misma está pasando. "No salgo de casa porque es una vergüenza, un dolor muy grande. Estamos a tratamiento psicológico", confesó. "¿Por qué has hecho esto teniendo una hija y una mujer?, preguntaba a su hijo.

La mujer no se cansó de despotricar contra su vástago. "Mi hijo es chulesco y mentiroso, pero nunca le vi agresivo o violento", dijo. Y contó cómo, cuando le preguntaba a su hijo por lo ocurrido con Diana Quer, respondía que "el que lo hubiese hecho no tenía perdón". La mujer también indicó que su nuera, Rosario Rodríguez -en libertad tras desbaratar la coartada de su marido- está "destrozada" por lo ocurrido. "Me dice que ya no le quiere, y que si tiene que echar toda la vida en la cárcel , que así sea, y se pregunta con quién vivía realmente", dijo la mujer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine