04 de diciembre de 2017
04.12.2017

Un joven, en peligro de perder una mano a causa de una explosión en Los Realejos

La Policía Nacional investiga el origen de la deflagración

03.12.2017 | 23:07

Un joven de 19 años, identificado como R. M. M., podría perder parte o la totalidad de una de sus manos, tras una explosión registrada en el domicilio donde se encontraba en Los Realejos, sobre las 12:45 horas de ayer.

Los hechos tuvieron lugar en la última planta de un inmueble sito en la calle Cruz Verde del citado municipio norteño, cuando por causas que se desconocen, pero que son investigadas por la Brigada Local de Policía Nacional de la Comisaría de Puerto de la Cruz, se produjo una deflagración.

Varios vecinos y familiares alertaron al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 del Gobierno de Canarias, que envió varias dotaciones de la Policía Local y dos ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC), así como bomberos del Consorcio del parque de La Orotava y efectivos de Protección Civil. El personal facultativo estabilizó al joven, que el próximo mes de enero cumplirá 20 años, y lo evacuó en grave estado y con traumatismos en una de sus manos hasta el Hospital Nuestra Señora de La Candelaria, en la capital tinerfeña.

Los primeros agentes que llegaron al lugar observaron que la víctima se encontraba sola en un altillo del domicilio y, según manifestó, estaba haciendo unas reparaciones en el hogar con unas radiales.

Debido al origen de la explosión, los agentes pensaron que se trataba de una explosión de una bombona de butano, algo que parecía descartarse finalmente.

Los bomberos por su parte realizaron una inspección ocular para determinar el origen de la deflagración, pero tampoco fue posible su valoración, por lo que los agentes de la Policía Científica y de la Judicial del CNP están a la espera de que el joven mejore de sus lesiones para proceder a su interrogatorio puesto que su declaración será determinante para averiguar el origen de la misma.

La Policía Local de Los Realejos acordonó y precintó la zona hasta la llegada de sus compañeros del CNP. Estos ponían los hechos en conocimiento del titular del Juzgado de Instrucción de Guardia de La Orotava.

En el lugar se personó el alcalde del municipio, Manuel Domínguez, así como técnicos del Área de Urbanismo municipal. Hoy está previsto que por parte del Ayuntamiento se lleve a cabo una inspección del inmueble, por si la vivienda pudiera haber sufrido daños estructurales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine