25 de noviembre de 2017
25.11.2017

La Benemérita aborta un nuevo método para obtener la tarjeta de residencia

Los agentes inspeccionaron tres locutorios en la capital tinerfeña, La Cuesta y Las Galletas

25.11.2017 | 04:13
La Benemérita aborta un nuevo método para obtener la tarjeta de residencia

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife neutralizaron un nuevo método, fraudulento, para la obtención de tarjetas de residencia por reagrupación familiar de aquellas personas que acrediten que en su país de origen subsisten gracias a las ayudas económicas que sus familiares residentes en España les facilitan.

La sospecha de actuaciones ilícitas surgió cuando la Oficina Única de Extranjería detectó algunos recibos de envío de dinero sospechosos, pidiendo entonces la colaboración de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil, que inmediatamente se hizo cargo de la investigación. Inicialmente, la Oficina Única sólo había detectado algunos expedientes sospechosos; un análisis de los mismos y posterior contacto con las agencias de envío de dinero, permitió determinar que tales recibos eran falsos y que se había llevado a cabo mediante métodos informáticos.

Por ello se acordó llevar a cabo un trabajo conjunto de colaboración entre la Guardia Civil y la citada Oficina Única para localizar todos aquellos expedientes ya tramitados que pudieran contener documentos falsificados. Gracias a ese trabajo, que precisó de un análisis concienzudo de cada expediente y que se desarrolló durante estos últimos meses, se detectaron un total de 52 expedientes con documentos de envío de dinero falsificados.

Remesas falsas

La técnica de falsificación, consistía esencialmente en simular recibos de envío de dinero con cantidades que nunca se llegaron a remitir, usando para ello recibos en blanco disponibles en establecimientos (ciberlocutorios) que actúan como agentes en esa actividad de envío de dinero. La prueba definitiva de la falsedad de esos documentos se obtuvo tras contactar con las sedes principales de las empresas dedicadas a esa actividad (popularmente conocidas como "remesadoras") quienes acreditaron que esos envíos nunca se formalizaron, entre otras razones, porque la mayoría de las personas supuestamente remitentes ni siquiera figuraban como clientes suyos.

Acto seguido se siguió la pista de esos documentos para detectar dónde estaban siendo confeccionados; las labores de investigación dieron resultado y se detectaron hasta tres locutorios ubicados en Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y Arona, en los que se confeccionaban esos documentos falsos a cambio de sumas de dinero variable; así lo atestiguaron varias de las personas que fueron interrogadas durante la investigación. Esos locutorios ejercen además la actividad de intermediarios con las empresas internacionales de envío de dinero, por lo que disponen de los recibos en blanco de las empresas más conocidas de ese sector.

Finalmente, y a la vista del alto número de casos que se estaban detectando, y que continuaban aumentando día a día, se acordó necesario llevar a cabo una actuación policial simultánea en los locutorios implicados; así, y previa autorización del Juzgado de Instrucción nº 2 de Santa Cruz de Tenerife, los días 15 y 16 de noviembre pasado se llevaron a cabo entradas y registros en tres locutorios situados en la capital tinerfeña, en La Cuesta y en Las Galletas, donde se analizaron los ordenadores ubicados en los mostradores de los establecimientos y documentación en papel; de esa forma se obtuvieron las pruebas necesarias que acreditaban que tales locutorios estaban llevando a cabo esas labores de falsificación, pruebas que fueron puestas a disposición del Juzgado. Además se imputó a las personas que estaban al frente de esos establecimientos su participación en el delito de falsedad documental. Paralelamente se desplegó una intensa actividad policial a lo largo de toda la Isla de Tenerife, dirigida a localizar a cada una de las personas que habían adquirido esos documentos falsos y los habían presentado en la Oficina Única de Extranjería, al objeto de imputarles su participación en el delito de falsedad documental.

En esta ocasión el sistema de falsificación no se encontraba controlado por ninguna red delictiva organizada; el método se esparció a través de la comunidad cubana (y en menor medida venezolana) a través del "boca a boca" con tanta celeridad que en un período de pocos meses ya era conocido en toda la isla de Tenerife.

Cabe señalar que la inmensa mayoría de las personas acusadas de participar en la comisión del delito son ciudadanos ya españoles pero inicialmente de nacionalidad cubana, y que pretenden por esta vía, lograr traer a España a familiares suyos de nacionalidad cubana que no reúnen realmente los requisitos establecidos en la legislación de extranjería para permanecer y trabajar en territorio español.

Con esta operación policial se ha logrado desmantelar un nuevo método ilícito de obtención de tarjetas de residencia. La Oficina Única de Extranjería, con la intención de erradicar esta actividad delictiva, procederá a llevar a cabo un análisis mucho más preciso de cada uno de los expedientes que se presenten y revisará aquellos expedientes ya resueltos, por si fuese preciso proceder a su anulación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine