25 de enero de 2017
25.01.2017

Salvamento Marítimo evita que mueran ahogados dos franceses en Güímar

Los navegantes se encontraban a bordo del velero 'Metis II' que embarrancó en la madrugada de ayer en la Playa de El Socorro, en el Sur

25.01.2017 | 04:50
Salvamento Marítimo evita que mueran ahogados dos franceses en Güímar
Salvamento Marítimo evita que mueran ahogados dos franceses en Güímar

El Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Tenerife, dependiente del Ministerio de Fomento, ha coordinado el rescate de los dos tripulantes, un varón y una mujer, así como un gato del velero francés de 12 metros de eslora Metis II, que embarrancó en la madrugada de ayer en las proximidades de El Socorro (Güimar), concretamente en el lugar conocido como "La Entrada". La embarcación había salido horas antes del puerto de San Miguel de Abona. A las 05:30 horas se escuchó una llamada de socorro, a través del Canal 16 de VHF, procedente de un velero francés en la costa de Güimar.

Asimismo en el Centro Nacional de Coordinación de Salvamento en Madrid (CNCS) se recibió la alerta de la radiobaliza correspondiente a la misma embarcación de recreo.

De inmediato se movilizó la Salvamar Tenerife y el helicóptero Helimer 206.

Una vez en contacto con el velero, los tripulantes informaron de que les estaba entrando agua a bordo y no podían usar la balsa salvavidas porque se hallaban en una zona de rocas.

Una vez que el Helimer llegó a la posición de la emergencia, se efectuó el rescate de los dos tripulantes del velero y del gato que viajaba junto a ellos, y los trasladó ilesos hasta el aeropuerto de Tenerife Sur.

La Salvamar Tenerife se dirigió a la zona en la que permanece el velero para evaluar la situación, y comprobó que no había restos de contaminación en la zona. La embarcación se encuentra varada en una pequeña ensenada al sur de Punta del Socorro, con una escora muy pronunciada, lo que hace que la operación de reflotamiento resulte complicada. No obstante, Salvamento Marítimo requirió a los propietarios del barco que tratasen de reflotarlo bien con una empresa de seguridad encargada de este tipo de tareas o bien con el seguro de la embarcación.

La Guardia Civil del puesto de Güímar se hizo cargo de la práctica de las diligencias para su posterior remisión al Juzgado de Instrucción de Guardia del municipio. En cuanto a las causas del embarrancamiento se baraja una posible avería que pudo sufrir la embarcación en horas de madrugada justo cuando sus tripulantes se encontraban durmiendo, motivo por el que no se percataron del peligro tras ser arrojado el yate, de un solo palo contra el rocas. Fue en ese momento cuando se dio la alarma, pero ya era tarde para salvar el barco y todo cuanto de valor había en su interior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine