04 de enero de 2017
04.01.2017

Oleada de robos de aguacates en fincas de Tenerife

Afectados denuncian la sustracción de maquinaria y herramientas, así como desperfectos en vallas y puertas

04.01.2017 | 03:06
Oleada de robos de aguacates en fincas de Tenerife

El robo de aguacates trae de cabeza a los agricultores, que han denunciado los continuos robos que se vienen produciendo en distintas zonas de cultivo de Tenerife desde hace varios años. Uno de los afectados, actualmente fuera de la Isla, alertaba a la opinión de tenerife el hecho de que los ladrones ponen a la venta productos de los cuales los consumidores desconocen su origen, lo que supone un claro riesgo para la salud de los ciudadanos, entre otras cosas por la imposibilidad de conocer los plazos de seguridad posteriores al uso de productos insecticidas autorizados.

Estos robos se han llevado a cabo en distintas zonas agrícolas de la Isla, fundamentalmente en La Matanza, Santa Cruz, Güímar, La Orotava, Buenavista del Norte o Arona, entre otros. Según el portavoz de estos afectados, que trabajan en la creación de la primera Asociación de Agricultores de Aguacates, con los objetivos de organizar y defender el sector, regulando y aportando normas de recolección o denunciar ilegalidades que afectan al cultivo, tales como la entrada de fruta y material vegetal producido fuera del archipiélago Canario, los ladrones se apropian principalmente de aguacates con el fin de vender estos productos a un precio más bajo en el mercado. Esto está ocasionando numerosas pérdidas económicas a los agricultores locales.

El cultivo de aguacates en Canarias ocupa más de 1.400 hectáreas, por lo que tiene una importancia creciente en la economía de las Islas. Estas mismas fuentes relataron a este medio que en los dos últimos años se han denunciado robos que superan los 35.000 euros. Estos asaltos se intensifican en estas fechas, ya que los ladrones aprovechan el mercado navideño para colocar estos productos en restaurantes y fruterías.

Este grupo de afectados recuerda que aceptar productos procedentes de un robo supone un delito de receptación de mercancía robada. Las inspecciones en este tipo de establecimientos son constantes, por lo que se recuerda que es preciso probar el origen de los productos adquiridos guardando las correspondientes facturas de compra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine