El resurgir del 'caso Diana'

Aunque los primeros análisis no detectan huellas ni ADN, las expectativas están puestas en la memoria interna del Iphone de la joven. También parece previsible que haya nuevas batidas

01.11.2016 | 03:02
Dos mariscadoras ante el puente de la autovía en Taragoña bajo el cual se encontró el teléfono.

En punto muerto. En un callejón sin salida. La investigación emprendida por la Guardia Civil para dar con el paradero de Diana Quer llevaba semanas sin sumar avances significativos. De lo poco que se sabía de forma irrefutable era que la madrugada de aquel 22 de agosto en que se vio por última vez a la madrileña, la chica se había movido en un vehículo por la autovía do Barbanza desde A Pobra, donde había estado en las fiestas con amigos, hasta Taragoña (Rianxo). ¿Con quién? ¿En qué circunstancias? ¿En qué coche? Estas preguntas continúan sin respuesta. Pero la pasada semana el caso recibió un importante impulso. Porque efectivamente allí en Taragoña, debajo de un puente que ya formaba parte del escenario que manejaban los agentes, apareció el teléfono móvil de la joven. El Iphone 6 blanco del que hasta su desaparición apenas se separaba ha dado aliento a las pesquisas. Y los investigadores no han perdido el tiempo. Desde el jueves en que un mariscador casualmente dio con esta pista clave, expertos de distintos campos del Instituto Armado trabajan en Madrid, en el Servicio de Criminalística, para diseccionar el terminal. Una autopsia tecnológica en la que no se escatiman esfuerzos con la esperanza de que aporte datos que permitan esclarecer un misterio que ya dura demasiado tiempo: el de dónde está y qué le ocurrió a esta joven.

Hoy se cumplen 72 días sin Diana. Fue poco antes del mediodía de la jornada 67 cuando un mariscador sacaba casualmente a la superficie, entre su aparejo, la que se ha convertido en la primera pista material de las indagaciones. Y con la aparición del móvil se certificaban las sospechas de que allí, en Taragoña -convertido en epicentro del caso desde que las antenas de telefonía dibujaron el trayecto de la joven aquella madrugada-, ocurrió algo que marcó el destino de Diana.

El móvil es ahora la clave. Los primeros análisis realizados, señalaba el diario ABC, no han permitido hallar huellas ni restos de ADN en su parte exterior del smartphone, dañado no sólo por los golpes y daños físicos que presenta -que podrían haber sido causados a propósito-, sino especialmente por el efecto del agua salada durante los más de dos meses que se presume que estuvo sumergido y entre fango. Aunque como afirmaba estos días un experto "la ciencia y la tecnología siempre pueden sorprender", estos resultados negativos eran previsibles por el paso del tiempo y esa corrosiva salitre.

Pero la esperanza que tienen desde el primer día los especialistas está en el interior, en el corazón, de ese dañado Iphone que Diana tanto utilizaba para enviar wasaps, sumergirse en redes sociales y fotografiarse con familia o amigos.

Se trata de la memoria interna, o lo que técnicamente se conoce como memoria flash NAND, que sería al teléfono lo mismo que un disco duro a un ordenador. Expertos de diferentes ámbitos consultados por este periódico coinciden en que, pese al tiempo que llevaba en el fondo de la ría, con la tecnología adecuada sería posible recuperar al menos parte de la información que hay en esa zona vital del aparato: mensajes de WhatsApp, fotos, vídeos...

De los primeros datos que se conocieron sobre la investigación tras desaparecer Diana fueron aquellos inquietantes mensajes que la madrileña envió aquella madrugada desde A Pobra a un amigo -apenas una hora y media antes de que su móvil se apagara para siempre- en los que avisaba de que se estaba "acojonando" porque un "gitano" la llamaba y le decía "morena ven aquí". Ahora serán los agentes los que, si la tecnología se alía, resucitarán ese teléfono. Quizás haya mensajes, fotos u otro tipo de información de aquella noche o de jornadas anteriores que puedan ofrecer el hilo del que tirar para resolver el enigma.

Puente

Junto al teléfono, el hecho de que se haya encontrado bajo el puente de la autovía en Taragoña también apunta a un escenario en el que algo ocurrió. El teléfono pudo haber sido arrojado desde un vehículo que circuló por ese puente, próximo al muelle donde testigos dijeron haber visto a Diana bajarse de un coche para subir a otro. ¿Está allí, en ese lugar de Rianxo, la clave de todo? Parece probable que haya nuevas batidas en busca de pistas que aclaren el misterio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

SOS Desaparecidos recibe un correo firmado por Diana Quer

SOS Desaparecidos recibe un correo firmado por Diana Quer

El mensaje dice: "Hola. Estoy bien necesito estar un tiempo fuera de España. Saludos, Diana Quer".

Un desprendimiento de piedras corta la TF-217

Un desprendimiento de piedras corta la TF-217

Hasta el lugar se dirigió maquinaria pesada del Cabildo Insular así como bomberos para despejar la...

Una cámara captó a los presuntos violadores de San Fermín con la víctima

Una cámara captó a los presuntos violadores de San Fermín con la víctima

Van andando por la calle donde se encuentra el portal en el que supuestamente ocurrió la violación

Acusada por simular una agresión sexual

El Equipo Territorial de Policía Judicial (ETPJ) de Santa María de Guía (Gran Canaria) ha...

Atropello en La Orotava

Atropello en La Orotava

El accidente tuvo lugar cuando al parecer a un turismo estacionado le falló el sistema de frenado...

Enlaces recomendados: Premios Cine