El Toscal sufre uno de los ataques vandálicos más graves de los últimos años

Unos gamberros queman de madrugada cuatro contenedores en la calle de La Rosa y el fuego calcina también la fachada de una vivienda y causa daños en dos vehículos

17.10.2016 | 15:23
El Toscal sufre uno de los ataques vandálicos más graves de los últimos años
El Toscal sufre uno de los ataques vandálicos más graves de los últimos años

Santa Cruz sufrió la madrugada del sábado al domingo uno de los peores ataques vandálicos de los últimos años, que según varios vecinos pudo haber provocado "una tragedia". Unos gamberros prendieron fuego a cuatro contenedores pasadas las 6:00 horas en la calle de La Rosa, a la altura de la intersección con San Vicente Ferrer, en pleno barrio de El Toscal, y utilizaron líquido inflamable para que los daños fueron mayores.

Las llamas alcanzaron rápidamente tal intensidad que saltaron a una casa que se encuentra a un metro escaso de los contenedores. La fachada quedó calcinada y solo la rápida actuación de la Policía Local de Santa Cruz y del Consorcio de Bomberos evitó que el fuego se propagara por la terraza y los edificios aledaños. "Pudo haber sido una tragedia. Yo y otros vecinos nos levantamos asustados y vimos unas enormes llamas que destrozaban la casa y derretían algunos carteles de los comercios que se encuentran en los alrededores. Menos mal que en la casa no estaba el dueño ni había nadie dentro. Era tal la temperatura y la humareda que no se podía estar asomado sino unos segundos", aseguró Antonio Mederos, un vecino de la zona que vivió el suceso.

La casa afectada había sido rehabilitada. Los daños sufridos por la acción de los gamberros superan los 20.000 euros, según las primeras hipótesis. La Policía Local ha abierto una investigación para ver si existe alguna prueba que pueda conducir a los causantes de este desastre. Mientras, los residentes de la calle de La Rosa exigieron al Ayuntamiento y a los cuerpos de seguridad que acaben de una vez que estos ataques vandálicos. "Llega a ser una casa abandonada, llena de basura, como las que abundan en el barrio de El Toscal y estaríamos hablando a lo mejor de peores consecuencias. Esto no se puede permitir. Hay que coger a estos gamberros y que la paguen", coincidieron varios vecinos de El Toscal que examinaban, estupefactos e indignados, los daños del incendio.

300.000 euros al año

Aparte del riesgo que conllevan estas acciones vandálicas, también crean importantes perjuicios a las arcas municipales. El Ayuntamiento, de hecho, gasta cada año una cantidad cercana a los 300.000 euros como consecuencia de la quema de contenedores públicos y las pintadas gamberras por todo el municipio. El Consistorio ha endurecido las sanciones y reforzado los dispositivos de seguridad pero es una lacra difícil de afrontar pues hay que pillar al infractor in fraganti.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine