Imputan a los 4 violadores de San Fermín otro abuso sexual en Córdoba

El juez cree que uno de los implicados empleó burundanga para anular a la víctima

04.10.2016 | 23:27

El juez que investiga la violación en grupo en los pasados Sanfermines de una joven madrileña ha imputado a cuatro de los cinco procesados por un abuso sexual el pasado mayo de otra chica de 21 años en una localidad de Córdoba.

Los investigados grabaron los hechos de la ciudad andaluza en un móvil y compartieron un vídeo en un chat, según señala el auto, que puede ser recurrido, en el que el magistrado sostiene además que "existen serios indicios de que podrían haberse utilizado sustancias específicas destinadas para provocar la inconsciencia de la víctima".

En la instrucción judicial sobre la violación ocurrida en Pamplona el pasado 7 de julio, el magistrado investiga también unas grabaciones realizadas supuestamente por los acusados, entre ellos un militar y un guardia civil, y alude, como en este nuevo caso, a una sustancia sedante, conocida como burundanga.

En la resolución, el juez considera que "resulta indiciariamente acreditado" que A. J. C. E. ofreció a la denunciante acompañarla a su domicilio en un vehículo, donde nada más entrar y tras sentarse en el asiento del copiloto cayó "en un estado de profunda inconsciencia".

En el vehículo se montaron también J. A. P. M., J. E. D. y A. M. G. E. y mientras este último conducía, "todos ellos le tocaban los pechos" y A. J. C. E. le "besaba en la boca, riéndose entre ellos de la víctima", a la que llevaron luego hasta la localidad de Pozoblanco, donde se despertó "completamente desnuda en el asiento de atrás" y con el mono y las medias rotas. La joven se vistió y se colocó en el asiento del copiloto, momento en el que A. J. C. E. le requirió "para que le hiciera una felación" y, ante la oposición de ella, según relata el juez, el investigado le golpeó "dos veces en la cara y otra en el brazo" antes de empujarle fuera del coche. El auto precisa que los tocamientos fueron grabados por J. A. P. M. con el teléfono móvil de A. M. G. E., y con ellos se crearon dos archivos de vídeo, el segundo de los cuales fue compartido en un chat denominado "Manada", en el que posteriormente se refirieron a la víctima como "la bella durmiente". El investigado J. A. P. M. difundió ese vídeo en otro chat llamado "Peligro" en el que participaba A. B. F., el quinto procesado por la violación de los Sanfermines.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine