Condenado por un delito de homicidio por imprudencia por matar a un varón

Para la magistrada quedó demostrado que la caída que le ocasionó la muerte fue debido al golpe que le propinó en el rostro el acusado

28.09.2016 | 04:54
Roberto Vivoli, el pizzero que falleció tras ser golpeado en las proximidades del lago de la Plaza de España, en la capital.

El Juzgado de lo Penal nº 2 de Santa Cruz de Tenerife ha condenado pon un delito de homicidio por imprudencia grave con concurso con falta de lesiones a L. J. D. P., en el que concurre la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, a la pena, de dos años de prisión, aunque no entrará en prisión por estos hechos al carecer de antecedentes previos y con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y por falta de maltrato a la pena de 20 días de multa, a razón de una cuota diaria de 5 euros, reservándose el abogado de la familia de la víctima, el despacho Reyes-Montenegro las acciones civiles en nombre de los hermanos del fallecido.

Los hechos probados en esta sentencia, que no es firme y en la que cabe recurso de apelación, tuvieron lugar el 15 de julio de 2012, en la zona del lago ubicado en la Plaza de España de la capital tinerfeña, cuando el condenado, en compañía de dos hermanas, su novia y un amigo, estaban sentados en un banco de piedra, momento en el que apareció en la zona Roberto Vivoli, un maestro pizzero, de 42 años, que hablaba cinco idiomas y que acabó sus días residiendo en el albergue municipal, el cual se encontraba bajo los efectos del alcohol y de sustancias estupefacientes, quien les molestaba, así como a otras personas sentadas en la terraza de una cafetería próxima.

En un momento dado, Roberto Vivoli, que llegó a quitarse la camisa, lanzó una patada al acusado y el L. J. D. P. le propinó una bofetada, de intensidad no determinada, pero en todo caso pequeña y que no causó lesión ni marca alguna, pero que sin embargo le hizo caer al suelo. Esto se produjo a plomo y sin que la víctima hiciese nada por apoyar los brazos.

Roberto Vivoli se fracturó el hueso occipital lo que le produjo una hemorragia que le llevó primero a un estado de coma y posteriormente a su fallecimiento a las 23:00 horas. Después de la caída al suelo de Roberto, el acusado y sus amigos abandonaron el lugar, llamando una persona al 112 que envió una ambulancia del SUC que lo evacuó al Hospital de La Candelaria.

Rodolfo Rodríguez Montenegro letrado que representa los intereses de la familia del fallecido consiguió con sus argumentos demostrar que la víctima si falleció por un traumatismo craneoencefálico por caída que vino producida por un golpe previo, tal y como reflejaron los informes forenses. Que el fallecido cayó a plomo porque no tenía capacidad de reacción, era una víctima vulnerable, con un grado de intoxicación severa, casi comatoso y que debido a su estado la estabilidad se pierde, máxime cuando recibió una bofetada propinada por el acusado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine