Una banda de Tenerife que mató a un varón en Lanzarote, acusada de un segundo crimen

La víctima fue enterrada en una cueva en una escombrera en Arrecife

24.09.2016 | 04:54
Una banda de Tenerife que mató a un varón en Lanzarote, acusada de un segundo crimen

Una peligrosa banda de delincuentes originaria del Sur de Tenerife cuyos integrantes están acusados de ser los supuestos autores de la muerte de un empresario en Lanzarote, isla a la que acudían para llevar a cabo sus fechorías, son considerados los presuntos asesinos del joven Juan Carlos Tejera Acosta, que desapareció en extrañas circunstancias el 13 de marzo de 2015 y cuyo cuerpo fue localizado el 21 de ese mes en una cueva, tapada con piedras y tierras.

El cadáver se encontraba en la zona de Argana Alta y estaba engrilletado de manos y pies y mostraba claros síntomas de violencia.

Esta organización criminal, que utilizaba la violencia con sus víctimas, secuestró a Juan Carlos Tejera Acosta en la creencia de que tenía guardada gran cantidad de dinero. Tras una complicada investigación se procedió a la detención de los sospechosos, una vez que el titular del Juzgado de Instrucción que llevaba el caso decretó el levantamiento del secreto.

Estos fueron identificados como J. C. C. H., de 46 años, N. D. P. P., de 38, A. E. G. G., de 46, A. D. D:, de 36 y J. A. D. R., de 60, residentes en Tenerife y Lanzarote. Cuatro de ellos estaban ya ingresados en la prisión de Tahiche y el quinto fue apresado en La Gomera.

Estos sujetos, El Tortilla, y El Caracortada con domicilio en el Sur de Tenerife, aparecen implicados en el asalto a un empresario en Lanzarote, José Antonio Perera León, conocido como El Carpintero, en enero al que torturaron empleando corriente eléctrica en diferentes partes de cuerpo y golpes en la cabeza con un objeto contundente. Junto a la víctima se encontraba su mujer. Tras pasar 14 días ingresado y ser sometido a varias operaciones, la víctima recibió el alta hospitalaria. Sin embargo, pocos días después regresó al hospital al sentirse mal, con mareos y dolor en una de sus extremidades inferiores, pero después de ser atendido fue dado de alta. Sin embargo, al ver que su estado empeoraba regresó al centro hospitalario donde le detectaron un trombo y terminó falleciendo. La Guardia Civil apuntó que su muerte se debió a las lesiones causadas por esa agresión.

La operación denominada Caldereta se inicio tras este violento asalto y las primeras detenciones se produjeron a finales de febrero. En los distintos registros se localizaron diversas joyas que habían sido robadas al matrimonio, gorras y pasamontañas. En el efectuado en el sur de Tenerife, probablemente en Armeñime, la Guardia Civil halló una escopeta del calibre 12 superpuesta, de cañones y culata recortada.

Los guardias civiles también se dirigieron hasta Tacoronte donde vivió otro de los implicados y al que no localizaron en las proximidades de su domicilio. La Benemérita investigó si alguno de los robos con violencia del que fueron víctimas varias personas en Tenerife pudieron ser perpetrados por los detenidos, ya que comenzaron a operar en Lanzarote en 2013, isla con la que uno de los implicados tenía vínculos. De su extremada violencia da fe el hecho de que a una de sus víctimas le taladraron una de sus rodillas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine