09 de septiembre de 2016
09.09.2016

Capitanía obliga a un buque con una avería a regresar al puerto de La Luz

08.09.2016 | 22:46

La Guardia Civil obligó el miércoles a un quimiquero a la deriva, con más de 8.000 toneladas de fuel oil y gasoil a bordo, a ser remolcado al puerto de La Luz ante el grave riesgo de un accidente y una marea negra. El buque, que había salido por la tarde del puerto, se quedó a la deriva por un problema en un motor a unas seis millas de la coste este de la Isla.

El buque-tanque quimiquero Orestina, con bandera británica y matrícula de Gibraltar, llegó en la mañana de ayer al puerto obligado por los agentes después de que rechazara ser remolcado por Salvamento. Capitanía Marítima se vio obligada entonces a advertir al capitán del buque que, de no acatar sus órdenes, sería apresado. Finalmente, dos remolcadores condujeron a puerto al quimiquero, que transporta 6.972 toneladas de fuel oil y 1.182 toneladas de gasoil además del combustible necesario para su consumo interno.

El buque transportaba mucho más combustible que el Olef Naydenov -1.400 toneladas-, el buque ruso que se hundió a 15 millas al sur de Maspalomas el pasado año después de que se incendiará en el muelle Reina Sofía y fuera sacado de él para evitar una catástrofe en las instalaciones. La primera información de la incidencia se registraba en el Centro de Salvamento de Las Palmas a las 19:10 horas, después de que el propio buque explicase su situación y su localización, a unas seis millas de la costa este de Gran Canaria.

Un peligro

Veintitrés minutos más tarde se movilizó el buque de Salvamento Miguel de Cervantes, que salió en auxilio del Orestina a las 20:15 horas ante la evidencia del peligro que significaba para el medio ambiente y la costa de Gran Canaria la deriva del quimiquero. Al mismo tiempo que el Centro de Salvamento informaba al buque que debería tomar remolque y dirigirse al puerto de La Luz.

Veinticinco minutos más tarde de dicha comunicación, el Orestina indicaba al Centro de Salvamento de Las Palmas que no requería asistencia.

Capitanía Marítima, por su parte, reiteró en distintas ocasiones al buque las instrucciones a través de Salvamento Marítimo pero, pese a ello, el navío británico se negó a ser remolcado.

Por tal motivo, Capitanía envío un email al Orestina y a su consignataria advirtiéndoles que, de no seguir las instrucciones, el buque podía ser apresado por la amenaza que representaba para el medio marino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine