La Guardia Civil intercepta 287 kilos de cocaína en el Puerto de Las Palmas

La Guardia Civil continúa con la investigación después de detener a un estibador como sospechoso de recepcionar los 287 kilos

29.08.2016 | 07:48

La Guardia Civil propinó en la madrugada del viernes al sábado un golpe al narcotráfico en el Archipiélago. Los agentes de la Unidad Fiscal del Puerto de La Luz, en Las Palmas de Gran Canaria, interceptaron 287 kilos de cocaína que estaban ocultos entre sacos de azúcar que habían llegado al recinto portuario procedentes de Brasil. La investigación de los componentes del cuerpo de seguridad estatal dio con la detención de un capataz de los estibadores, identificado con las iniciales S. C. A. P., que presuntamente manipuló el contenedor donde se encontró la droga.

La operación se produjo cuando unos operarios de la explanada de la compañía Operaciones Portuarias Canarias (Opcsa) se alertaron al ver que uno de los depósitos había sido forzado. Estos pusieron los hechos en conocimiento de los guardiasciviles destinados en el puesto. Ante las sospechas de que en el container se almacenaba droga, los agentes pusieron el hallazgo en conocimiento a la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Las Palmas. Una vez realizada la apertura del depósito, que había sido descargado en el recinto el día 21, los investigadores encontraron nueve bolsos en cuyo interior había 247 fardos protegidos.

Los componentes del Instituto Armado procedieron a retirar todos los paquetes, comprobando que, a falta de realizar los análisis correspondiente, contenían 287 kilos de cocaína, según fuentes cercanas a la investigación. Asimismo, iniciaron las pesquisas para tratar de identificar a la persona que trató de forzar el contenedor para hacerse con la carga. Los agentes lograron en pocas horas dar con uno de los sospechosos: un estibador que, presuntamente, está relacionado con los hechos, como precisaron las mismas fuentes. La Policía Judicial continúa con la investigación para tratar de determinar si hay más personas relacionadas con el envío de esta sustancia estupefaciente a las Islas.

El modus operandi utilizado por los narcotraficantes es el denominado gancho ciego o gancho perdido, consistente en ocultar la carga ilegal dentro de mercancía legal. Además, en esta maniobra tanto el exportador del azúcar como quien la recepciona desconocen que se ha introducido la sustancia ya que este procedimiento lo realizan terceros, en este caso se sospecha que fue un portuario que había sido avisado de la llegada de la carga.

La operación descubierta es calcada a la que se produjo hace tan sólo dos meses en el puerto de la Bahía de Algeciras. En aquella ocasión, la policía brasileña fue la que dio el aviso a la Agencia Tributaria y a la Guardia Civil. Ante esta información se inició la operación Azuquita. Los miembros de ambos organismos estatales empezaron a analizar los barcos que atracaban en el recinto andaluz procedentes de Brasil, que tuviera como destino final o de tránsito Algeciras, y que además transportara azúcar. Todos estos datos coinciden con la intervención que realizó en la madrugada de ayer el Instituto Armado.

El trabajo de vigilancia dio resultado cuando el pasado 13 de junio arribó al sur de España un buque de carga procedente del citado país con varios contenedores que daban con el perfil descrito, según informó en su día la agencia Efe. Los agentes abrieron e inspeccionaron varios containers hasta que en uno de ellos localizaron ocho bolsas de deporte negras que contenían 280 kilos de cocaína.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine