Los perros se suman a la búsqueda de la vecina de Gran Canaria desaparecida

El amplio dispositivo rastrea los barrancos y laderas de la capital

24.08.2016 | 11:42
Los perros se suman a la búsqueda de la vecina de Gran Canaria desaparecida

Con una rebeca

  • Juana Ramos Medina, de 54 años, mide 1,56 metros de altura, tiene el pelo rubio caoba y es de complexión fuerte. El día de su desaparición vestía con un traje largo con rayas grises y llevaba una rebeca de color lila. La familia piensa que su desaparición ha sido forzosa. Asimismo, creen que la noche del sábado al domingo no durmió en su domicilio. En su bolso llevaba su teléfono móvil, que se encuentra apagado, y dinero. A. C. D.

La Unidad de Guías Caninos y el helicóptero de la Jefatura Superior de Policía de Canarias se han incorporado a la búsqueda de Juana Ramos Medina, la vecina de La Paterna de 54 años que la madrugada del pasado domingo desapareció después de dar una vuelta con un amigo con el que mantuvo una relación hace años. El amplio dispositivo, en el que también participan familiares y miembros de Protección Civil de Las Palmas de Gran Canaria, rastreó ayer los barrancos y laderas de la capital grancanaria con el objetivo de conseguir alguna pista para así dar con el paradero de la comerciante.

La Policía Nacional informó en un comunicado de prensa de que "se utilizan todos los medios humanos y materiales" de los que disponen para localizar a Ramos Medina, que regenta Víveres Juli. Los perros especializados están trabajando en colaboración con el Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias para dar un poco de luz a este caso que, según la familia, se encuentra bajo secreto de sumario. Y es que el cuerpo de seguridad estatal indicó que continúan con la investigación para tratar de esclarecer las causas que hayan originado la desaparición.

Por su parte, los familiares también han estado peinando los barrios próximos a La Paterna, como La Feria, Las Torres o el barranco de Guiniguada, con la misma finalidad. Además, han impreso numerosos carteles que comenzaron a pegar y repartir por distintas zonas de la capital grancanaria, así como en municipios del norte y sur de la Isla para hacer llegar la imagen de Juana Ramos Medina a un mayor número de personas que puedan ayudar en su localización.

"Nos queda rezar"

"No sabemos aún nada", indicó en la tarde-noche de ayer Samuel Falcón, sobrino de la desaparecida, quién agregó que se encuentran agotados física y emocionalmente después de pasar tres días sin tener ningún tipo de noticia. "Con el paso del tiempo sentimos impotencia porque vemos que no podemos hacer nada, pero nos queda rezar, hacer fuerza y creer que puede aparecer sana y salva", dijo.

La alarma sobre el paradero de Juana Ramos la levantaron sus propios padres, a los que suele visitar a diario para darles la medicación. El domingo no se presentó en el domicilio, por lo que se extrañaron porque además tenía su teléfono móvil apagado. El último en verla fue un amigo suyo, con el que había estado la noche anterior. Éste indicó que poco después de la medianoche del sábado al domingo, sobre las 00:30 horas, dejó a Juana frente a su domicilio en el citado barrio y después se fue sin percatarse de si entraba o no en el portal.

Desde el mismo domingo los familiares se movilizaron dada la extrañeza de lo ocurrido pues esta comerciante, madre dos hijos mayores de edad, nunca había amenazado con huir de su vivienda ni tampoco tenía problemas. Ya el lunes solicitaron la ayuda de la ciudadanía a través de los medios de comunicación, además de poner en conocimiento de la Policía Nacional de lo ocurrido. Según la familia, las actuaciones han sido declaradas secretas por la autoridad judicial competente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine