Un derrumbe corta la carretera de Punta Teno y deja aisladas a unas 120 personas

La carretera se hundió y produjo un socavón de 8 metros - El Ejército fue activado para participar en la evacuación - A las víctimas se les facilitó mantas, agua y tiendas

13.07.2016 | 05:26
Un derrumbe corta la carretera de Punta Teno y deja aisladas a unas 120 personas
Un derrumbe corta la carretera de Punta Teno y deja aisladas a unas 120 personas

Un nuevo corrimiento de tierras ocurrido sobre las 18:30 horas de ayer, en la TF-445, en el punto kilométrico 4, a la altura del mirador La Cascada, dejaba inhabilitada la carretera de Punta Teno, en Buenavista del Norte, según confirmaron fuentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a la opinión de tenerife. El derrumbe produjo un enorme socavón en la carretera, que desapareció literalmente produciendo un agujero de unos 8 metros de largo por 4 de ancho. En el lado del faro Punta Teno la Guardia Civil contabilizaba un total de 59 turismos y alrededor de un centenar de personas, entre ellas una embarazada y varios niños que quedaron aislados, por lo que su evacuación por tierra se presentaba difícil y se les dotó de tiendas de campaña, mantas, agua y alimentos. Anoche se trataba de construir una pasarela para evacuar a una parte de los afectados.

Nada más ocurrir el derrumbe hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Guardia Civil del puesto de Buenavista del Norte y del destacamento de Tráfico de Garachico, que cortó la vía, así como la Policía Local del último municipio del norte de la Isla, bomberos del Consorcio del parque de Icod de los Vinos, el helicóptero del GES y el aparato de la Guardia Civil y técnicos de Carreteras del Cabildo Insular y del Servicio de Mantenimiento. Según apuntaron las fuentes de la Benemérita no hubo que lamentar desgracias personales. Además, se alertó a Cruz Roja española y al Servicio de Urgencias Canario (SUC), para valorar a las personas atrapadas una vez fuesen sacadas del lugar.

Esta vía que soporta, en ocasiones, gran cantidad de tráfico rodado supone un claro peligro para aquellas personas que se adentran en la misma, ya que los desprendimientos de piedras de gran tamaño suelen cortar la calzada.

De hecho, la carretera TF-445 discurre entre el punto kilométrico 2,700 al 6,00 por una zona montañosa muy abrupta con taludes de gran altura. La erosión constante de los materiales más blandos, originada por la acción de la lluvia y el viento, provoca la degradación de los mismos y eso hace que las piedras más duros queden en al aire. Con la degradación, el equilibrio de estos materiales es cada vez más inestable y terminan fracturándose, desprendiéndose y rodando hacia las zonas inferiores del talud y en algunos casos llegando a impactar y deteriorar la carretera como fue el caso de ayer. El Cabildo Insular de Tenerife titular de la vía tenía intención de llevar a cabo un nuevo asfaltado, pero este derrumbe va a suponer un nuevo contratiempo.

Ayer la desesperación entre los atrapados era patente. Había gente mayor, varias familias con niños y algunos turistas. Los bomberos y la Guardia Civil consiguieron aperturar lo que se denomina una línea de vida lo que tranquilizó los ánimos al ver llegar a los servicios de emergencia que procuraron calmar a los atrapados. la opinión de tenerife pudo hablar anoche con José Manuel Méndez Morales, de 29 años, vecino de Icod de los Vinos y que ayer fue la última persona que logró abandonar el lugar. "Ayer fui con mi compañera y mis cuñados a pasar el día y cuando sobre las 18:00 horas regresaba a Icod me encontré con un coche parado y un turista colocando un triángulo. Yo lo único que pude ver es que faltaban los malecones. En ese instante pensé que un coche se había precipitado al vacío. Pero cuando me asomé me percaté de que lo que había sucedido es que se trataba de un derrumbe. En ese instante salí corriendo y me puse en el lado contrario haciendo señales al resto de las personas para que no cruzasen", narró. Ayer el Cecoes solicitaba a las personas que estaban atrapadas y que no podían salir de Teno tras hundimiento de calzada se concentrasen junto a local de la empaquetadora.

El Ejército activado

Al cierre de esta edición el presidente del Cabildo Insular, Carlos Alonso, que se desplazó al lugar se puso en contacto con el teniente general jefe del Mando de Canarias, Pedro García Galán para requerir el apoyo del Ejército para proceder a la evacuación nocturna de las personas atrapadas. De inmediato los jefes de servicio de las diferentes unidades entre ellas el Batallón de Helicópteros con sus H-21 y H-18, que partieron hacia la zona con el fin evacuar a la población civil. Sin embargo, en esta ocasión la Unidad Militar de Emergencias (UME) no fue activada al igual que el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (Greim).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine