Toman muestras de ADN a la familia de la mujer hallada en dos petates

Los investigadores creen que puede tratarse de una vecina que se ausentó hace cinco años - Al parecer vivió en la capital tinerfeña

12.07.2016 | 04:53

Los agentes del Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía trabajan a destajo con el fin de poder identificar plenamente y con certeza a quién corresponde el cadáver hallado la semana pasada en dos bolsas en el barranco de Santos, en la capital tinerfeña.

A pesar de que los investigadores tienen prácticamente la convicción de la identidad, ya que han tomado muestras de ADN al cadáver así como a los familiares de una mujer cuya desaparición fue denunciada hace unos cinco años aproximadamente, la Policía Nacional quiere tener la prueba de ello, y esta viene dada por el cotejo de los restos de ADN, así como otras características físicas que presenta el cadáver y los posibles vestigios hallados en el interior de los dos petates militares.

Los investigadores analizaron todas las denuncias en sus archivos sobre desaparecidos en Santa Cruz de Tenerife y además cruzaron datos con las que obran en demarcación de la Guardia Civil.

Desde un primer momento y, tras determinar que los restos eran de mujer, los agentes sospecharon de que pudiera tratarse de una vecina de la cual no se tenían noticias desde hacía al menos cinco años y que al parecer vivió en la capital tinerfeña.

Lo que no aventuraron las fuentes policiales consultadas es cuál fue el móvil de su muerte, aunque se baraja que se trata de un ajuste de cuentas o bien un nuevo episodio de violencia de género. Una vez se ha determinado de quien se trata los policías encargados de las diligencias, que fueron declaradas secretas por el Juzgado de Instrucción nº 4 de la capital tinerfeña, de guardia el día del hallazgo, tratan de reconstruir donde vivió, con qué personas y cuál era el ambiente con el que se relacionaba. Solo a partir de este momento es cuando los agentes pueden trazar un perfil acerca de la persona o personas que supuestamente pudieron acabar con su vida de forma violenta. Las mismas fuentes señalaron que todavía era pronto para hablar de detenidos, ya que se estaba a la espera de la confirmación oficial de la identidad de la víctima y que, a partir de ese momento es cuando se pueden ir sabiendo más datos. Como se recordará fueron siete jóvenes los que localizaron dos petates militares en la base del puente Javier Loño, en el Hospital Psiquiátrico, justo cuando se producía un incendio en las laderas del barrio de Cueva Roja. Los jóvenes llevados por la curiosidad abrieron una bolsa y de la misma cayó un cráneo. A la otra le propinaron un par de patadas y en su interior estaba el tronco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine