'Mi madre no se merecía esta muerte'

La Guardia Civil de Tráfico busca al conductor que mató a una mujer de 78 años en la carretera de La Esperanza a la que arrastró durante más de 80 metros y luego huyó

13.06.2016 | 01:17
María Dolores Marichal Navarro de Murphy en uno de sus viajes a La Gomera.

Se llamaba María Dolores Marichal Navarro de Murphy, era viuda, tenía 78 años, tres hijos, Bernard, Mónica y Teddy y tres nietos. Toda su vida la dedicó al servicio de los demás. Había estudiado enfermería en Bilbao y luego emigró al Reino Unido para aprender inglés y poner en práctica los conocimientos adquiridos. Allí se especializó en enfermería geriátrica. El pasado día uno, un conductor a bordo de un turismo, probablemente un Renault Laguna la arrastró durante 80 metros cuando cruzaba la carretera TF-24 (La Laguna-El Portillo, por La Esperanza), a la altura del kilómetro 1,8 y como consecuencia del mismo falleció en el acto. Antes, el conductor aceleró y frenó bruscamente en diversas ocasiones para ver si podía desprenderse del cuerpo de la víctima que quedó atrapado en los bajos del vehículo.

Su hija Mónica Murphy contó con gran entereza a la opinión de tenerife quien era su madre, una mujer coraje que a pesar de su edad, practicaba baloncesto con sus nietos y que gozaba de una salud y vitalidad de hierro.

"Mi madre trabajó en todos los hospitales de Tenerife, el HUC y La Residencia Nuestra Señora de La Candelaria hasta que pasó al centro de salud de San Benito. Fue además, la secretaria del colegio de Enfermería", narró Mónica quién agregó. "Mi madre atendía a muchos vecinos de La Esperanza y pronto se dio cuenta de que había una carencia sanitaria en el municipio. Ella fue una de las personas que inauguró el dispensario médico en El Rosario. Era un mujer comprometida con la sanidad y con ayudar al prójimo. Se preocupó muchísimo por asistir a sus pacientes. De hecho, en muchas ocasiones en su tiempo libre acudía a comprar los medicamentos a la farmacia para atenderlos", adelantó.

Mónica no pudo evitar recordar el momento del atropello de su madre. "Este asesino, vil, salvaje, desalmado la arrastró 80 metros. Tú puedes tener un accidente sin querer, pero este individuo no detuvo su marcha y, en caso de que la hubiese socorrido ahora mi madre estaría en el hospital. Era una mujer con mucha vitalidad. Nuestras dos penas son primero, saber si mi madre murió en el acto y segundo que la Guardia Civil atrape a este sujeto. Iba acelerando y frenando para desprenderse del cuerpo. Yo quiero que se haga Justicia con un mano y amor con la otra. A mi madre físicamente le quedaban muchos años de vida. Yo imploro que el público, su madre o su mujer e hijos, ya que creo que quien lo hizo es un hombre tenga conciencia. Probablemente, vendría bebido. Pero si hace daño a los demás tiene que tener la misma valentía para asumir la consecuencia de sus actos y asumir su responsabilidad", comentó la hija de la víctima.

Ayer la Guardia Civil de Tráfico solicitó la colaboración ciudadana para dar con el paradero del autor. Como se recordará la mujer estaba cruzando la calzada y en ese momento, un turismo que bajaba de La Esperanza hacia La Laguna la arrolló. El conductor probablemente tomó la primera desviación a la izquierda y se introdujo por la carretera paralela al aeropuerto de Los Rodeos. Esta es una de las hipótesis que mantienen los investigadores tras visionar las cámaras de seguridad del Cabildo Insular de Tenerife en el Padre Anchieta y donde no aparece ningún turismo con daños en su frontal.

El vehículo es de color oscuro, marca Renault o similar, y en un comunicado se señala que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y demás Fuerzas y Cuerpos de Seguridad realizan gestiones para localizar el vehículo y a su conductor.

Para ello han recabado información de testigos y han recurrido a grabaciones de imágenes y restos hallados en el lugar del accidente, de cuyo estudio se desprende que el coche que pudo ocasionar el atropello podría ser un turismo marca Renault, modelo Laguna, color gris plata.

Daños en frontal y bajos

El modelo tiene más de quince años de antigüedad (matriculado entre 1994 y 2000) y podría tener al parecer las ruedas sin tapacubos o llantas de color negro, se agrega en el comunicado.

Los daños que puede presentar el vehículo son en su parte frontal y bajos, como consecuencia del impacto a la peatón, y la Guardia Civil no descarta que pueda tratarse de otro vehículo de similares características. En este caso es fundamental la colaboración de los talleres de chapa y pintura así como las tiendas especializadas en repuestos y las chatarras, ya que se supone que el autor del hecho pudiera tener el turismo guardado a buen recaudo en una garaje y de esta manera esperar a que baje la presión mediática del caso. Se hace necesario también que cualquier persona que conozca de algún vecino que tenga un modelo de estas características y desde el día de la fecha no lo esté conduciendo también lo ponga en conocimiento de la Benemérita.

Cualquier información que puedan facilitar lo pueden hacer llamando a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a través del teléfono 92266244 o al 062, donde además, se guardará la confidencialidad del testigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine