Un turista que orinaba en el Teide casi pierde el pene al ser asaltado y arrastrado

La víctima fue objeto de un robo por una mujer que le sustrajo la riñonera cuando miccionaba

07.06.2016 | 02:00

Un turista de nacionalidad alemana que el pasado jueves se encontraba miccionando frente al Teide, no olvidará nunca el momento en el que fue objeto de un robo con violencia por parte de una mujer, que le sustrajo la riñonera que portaba a la cintura. La víctima al darse cuenta salió detrás de la delincuente y, mientras con una mano sujetaba su aparato reproductor, con la otra logró asirse a la ventanilla del vehículo de los cacos. Sin embargo, estos consiguieron arrastrarlo unos cuantos metros hasta que al turista no le quedó más remedio que soltarse del vehículo debido al peligro que corría su vida.

Los hechos de los que este diario tuvo conocimiento ayer tuvieron lugar el pasado jueves, cuando el turista que se hospedaba en Fañabé, en Adeje, decidió alquilar una motocicleta y recorrer las carreteras de la Isla.

En horas de la tarde llegó al Parque Nacional de Las Cañadas del Teide y sintió ganas de orinar. Para ello detuvo su moto en el arcén y se dispuso a vaciar la vejiga. Sin embargo, cuando estaba de espaldas a la carretera y mirando el paisaje del Teide sintió un fuerte tirón en la cintura. Al girarse bruscamente, pudo ver como una delincuente de mediana edad corría con su riñonera entre las manos hasta un coche, donde un segundo compañero de fechorías le esperaba con el motor en marcha.

La víctima apenas pudo sujetarse el pantalón y salir corriendo tras la mujer. Aun tuvo tiempo de asirse a la puerta del turismo de los delincuentes; sin embargo, estos no se amilanaron y arrancaron con el turista colgando de un lateral. Tras recorrer unos metros en esta incómoda postura, el ciudadano teutón creyó más oportuno zafarse que seguir rodando en aquellas circunstancias. La delincuente consiguió un botín de unos 150 euros y la documentación de la víctima.

Una pareja de la Guardia Civil de servicio en Las Cañadas se lo encontró con numerosas laceraciones en las piernas y aparato reproductor y los pantalones hechos jirones. Solo acertó a explicar como se había producido las lesiones y que ya interpondría la correspondiente denuncia en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía del Sur de Tenerife, acto seguido se subió a su motocicleta y se fue del lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine