Tragedia en Arona | Reacciones
Virginia Sánchez
Portavoz de los voluntarios del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife  

"Son víctimas también las familias de los fallecidos, los vecinos y los rescatadores"

"Es normal que estén impactados y tengan imágenes recurrentes durante un mes y medio"

19.04.2016 | 11:57
La psicóloga Virginia Sánchez, ayer en Arona.

Virginia Sánchez es la portavoz de un equipo de 35 psicólogos voluntarios que atendieron 24 horas al día a familiares y amigos de los fallecidos en el derrumbe del edificio de Los Cristianos, a los vecinos que salieron ilesos y a los miembros de los equipos de rescate, que durante dos días y medio de intenso trabajo vieron cómo se frustraban sus esperanzas de encontrar con vida a alguna de las siete personas que quedaron atrapadas bajo los escombros.

¿Cómo ha sido el trabajo que llevaron a cabo estos días?

Intentamos que las familias desarrollen una paciencia que va y viene ante la falta de información que hay hasta tanto se identifique a los fallecidos. Tienen mucha ansiedad y la incertidumbre es uno de los peores estados en los que podemos estar. Además, no podemos satisfacerlos hasta que no haya una confirmación oficial.

¿Cuál es el protocolo que han aplicado?

Intentamos que hablen, que expresen todas las emociones. Intentamos que no haya desbordamientos, que no estén llorando o callados todo el rato. Es decir, que no se bloqueen. Nuestro cometido es que las sensaciones que tienen, que son normales ante este tipo de sucesos, fluyan de manera que no presenten luego ninguna patología.

¿A cuántas personas han atendido estos días?

Aproximadamente a 50 personas, entre familiares y amigos de los siete fallecidos.

¿Son ustedes los encargados de hablar con los familiares cuando se identifica a alguno de los cadáveres?

Hemos establecido un protocolo junto con la Policía Judicial para comunicar la información a los familiares.

¿Hasta cuándo brindarán este acompañamiento?

Hasta que estén plenamente identificadas las víctimas. Será entonces cuando finalicemos el dispositivo de crisis y emergencia. Posteriormente, sería una terapia al uso, en caso que la necesiten.

¿Cómo lo viven los vecinos que se salvaron?

También son víctimas. Incluso los testigos y las personas que intervienen en el operativo de rescate son víctimas. Cuando sacan un cadáver, aunque solo vean una bolsa, les afecta mucho. Atendimos a varias personas precisamente por eso.

¿Sufren estas personas estrés postraumático?

Es una patología que puede aparecer porque lo que tienen ahora es una reacción normal ante un suceso anormal. Es normal que entren en crisis, que estén impactados, que tengan imágenes recurrentes durante un mes o mes y medio. Transcurrido ese tiempo, podría considerarse que hay una patología.

Uno de los testigos relataba el viernes que tiene metido en la cabeza el ruido que hizo el edificio al caer.

Los ruidos, los olores y las imágenes son cosas que aparecen permanentemente. Es una forma normal de revivir el suceso. Es algo bastante angustioso pero forma parte del proceso habitual de este tipo de emociones. No debería preocuparse. Se le irá pasando con el tiempo. Pero si persiste, debería pedir ayuda.

Después de rescatar a la sexta víctima de entre los escombros, los rescatadores hicieron un llamativo silencio y luego algunos comenzaron a animar al grupo, como si hubiera habido un bajón emocional.

Ellos también son considerados víctimas. Su trabajo tiene como objetivo salvar vidas y cuando esa expectativa va disminuyendo sienten mucho fracaso. No obstante, los rescatadores están muy preparados. Tienen muy interiorizadas esas órdenes que nos damos cuando nos decimos: tú puedes. Pero están muy cansados y sus esperanzas van mermando a medida que va pasando el tiempo y van rescatando más cadáveres. Están agotados, física, mental y emocionalmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine