Tragedia en Arona

El operativo acaba tras el hallazgo de siete cadáveres entre los escombros

Los Reyes expresan su pesar, cariño y apoyo a las familias de las víctimas en un telegrama al alcalde - Dos heridos continúan hospitalizados y 65 vecinos fueron realojados en hoteles del municipio

19.04.2016 | 11:57
El operativo acaba tras el hallazgo de siete cadáveres entre los escombros
El operativo acaba tras el hallazgo de siete cadáveres entre los escombros
El operativo acaba tras el hallazgo de siete cadáveres entre los escombros
El operativo acaba tras el hallazgo de siete cadáveres entre los escombros

El derrumbe de gran parte del edificio del número 12 de la calle Valle Menéndez, que se produjo a las 9:31 horas del pasado jueves, deja siete fallecidos, cuatro mujeres y tres hombres de nacionalidad española, marroquí, italiana y finlandesa. También hay dos heridos que permanecen hospitalizados, de los tres que se produjeron, y 65 vecinos realojados en hoteles del municipio, entre quienes están los que perdieron su casa y los ocupantes de los inmuebles colindantes. Ese fue el balance que hizo anoche el alcalde de Arona, José Julián Mena, después de que finalizara el operativo de búsqueda de posibles supervivientes bajo los escombros.

La primera de las víctimas que fue identificada fue la asturiana Flor González González. Oriunda de Avilés, el cuerpo de la mujer de 70 años fue el primero que se extrajo de la zona cero, el jueves a las seis de la tarde. Su hija, Silvia García González, compareció ayer por la tarde ante los medios a las puertas del Centro Cultural de Arona, transformado estos días en punto de coordinación del operativo. La mujer quiso agradecer públicamente el trabajo realizado por el equipo de rescate para intentar salvar la vida de su madre.

Ya por la noche, el alcalde dio a conocer la identidad del segundo confirmado. Se trata del aronero Antonio García Beltrán, que tenía 50 años. Si bien apuntó que son tres los fallecidos que han podido ser identificados, pero solo dos de las familias autorizaron que se difundieran los nombres.

Los Reyes enviaron ayer un telegrama al alcalde de Arona en el que expresan su pesar, cariño, solidaridad y apoyo a las familias de las víctimas , así como la esperanza de que los heridos "mejoren y se recuperen cuanto antes". En la misiva, Felipe VI y la Reina Letizia manifiestan su "profundo sentimiento de pesar" y su "cariño y solidaridad" ante la tragedia, al tiempo que transmiten a las familias afectadas su "apoyo y cercanía en estos momentos de tristeza".

En Arona las banderas ondean a media asta desde ayer, después de que se decretaran tres días de luto oficial. Además, han quedado suspendidas todas las actividades previstas para estos días.

La noche del viernes para el sábado fue frenética. Como buena parte de las estructuras que continúan en pie estaban apuntaladas, los rescatadores se afanaron en las tareas de desescombro a sabiendas de que el tiempo jugaba en contra para encontrar a algún supervivientes. A las cinco de la madrugada hallaron el cuerpo de un hombre, la quinta víctima del suceso, y a las 11 de la mañana, a una mujer. A esa misma hora, miembros del dispositivo de rescate confirmaron que los perros habían marcado una "zona verde" donde podía estar el séptimo desaparecido, pero no fue hasta las siete de la tarde cuando finalmente lograron encontrar sus restos debido al riego de desplome que tenía el área donde tuvieron que trabajar.

Por la mañana, el ministro de Defensa Pedro Morenés visitó nuevamente Los Cristianos y recorrió la zona cero de la tragedia acompañado del José Julián Mena y del presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso.

En la tercera jornada del operativo de rastreo, en el que participaron aproximadamente unas 200 personas, ayudadas por perros entrenados en localización de personas, se dejó sentir el cansancio en los familiares de las víctimas, que mantenían la esperanza de que hubiera un milagro que hiciera que la vida volviera a sonreírles. Pero también pasó factura entre los dispositivos de emergencia, extenuados físicamente y tocados emocionalmente, tanto que algunos requirieron ayuda psicológica.

La comparecencia del alcalde de Arona para hacer balance del operativo, que estaba prevista inicialmente para las diez de la mañana, fue retrasada una y otra vez durante todo el día debido a las dificultades que había para el rescate de la séptima y última víctima, que finalmente se produjo a las siete de la tarde.

Mena estuvo acompañado en la rueda de prensa por Julio Calzadilla, director de seguridad del Ayuntamiento de Arona y coordinador del operativo, y por Salvador Reyes, oficial jefe del Consorcio de Bomberos de Tenerife. Reyes explicó que las labores de rescate han sido muy complicadas porque el edificio sufrió un derrumbamiento "tipo sandwich", de manera que la distancia entre techo y techo de las cinco plantas era de apenas 25 o 30 centímetros.

Mena no se pronunció sobre las posibles causas del derrumbe pero señaló que se investigará hasta conocerlas.

Aunque ya no se espera que haya más víctimas, trabajos de desescombro y aseguramiento de la zona continuarán y se mantendrá un perímetro de seguridad en las calles aledañas. Los cuatro edificios colindantes seguirán desalojados hasta que concluyan los trabajos de demolición de la parte del edificio que quedó en pie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine