Tragedia en Arona

La Policía interroga a dos trabajadores que hacían reformas en un local del bajo

Las obras que estaban realizando no tenían licencia municipal - Los agentes y el Ayuntamiento inician una investigación sobre las causas del derrumbe

16.04.2016 | 13:48

Los dos trabajadores que estaban realizando la reforma del local del bajo del número 12 de la calle Valle Menéndez, en Los Cristianos, han prestado declaración ante la Policía Nacional (CNP). En concreto, fueron interrogados por agentes de la Policía Judicial, que han iniciado una investigación sobre los hechos que dirige la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Arona. Los dos obreros detallaron en sede policial las labores que realizaban para transformar la antigua sucursal de Banesto en una tienda de productos de peluquería. Los policías también han recogido testimonios de supervivientes y testigos de lo ocurrido el jueves por la mañana.

Vecinos de la zona han señalado a estas obras como posible causa del colapso. Aseguraron que se llevaban realizando al menos en las últimas dos semanas y que el mismo día del derrumbe, el jueves, unos minutos antes de que cayera gran parte de la estructura del inmueble, oyeron golpes en ese local.

Estos dos trabajadores interrogados pudieron huir a tiempo del local cuando se produjo el derrumbe y no sufrieron ninguna herida. Trabajaban para una constructora contratada por una empresa que pretendía abrir una tienda en el bajo del edificio que colapsó el pasado jueves por la mañana.

El Ayuntamiento de Arona confirmó ayer que no ha concedido ninguna licencia para este local ni ahora ni durante los últimos 16 años y que hace unas semanas denegó una petición de obra menor para este edificio. Si bien el edificio fue construido en 1972, no fue hasta el año 2000 cuando se digitalizaron los expedientes de Urbanismo, que son de los por el momento hay constancia. Una portavoz de la Corporación también negó que los vecinos hubieran presentado quejas formales ante la administración sobre el estado del inmueble tras la construcción del parking que hay en el subsuelo y negó, por tanto, que el Ayuntamiento hubiera hecho un informe sobre este asunto.

Los técnicos municipales han comenzado, ahora sí, a preparar un exhaustivo informe que, junto con los estudios que están haciendo sobre el terreno de especialistas en Urbanismo y las actuaciones policiales, permitirán averiguar los motivos del colapso de dos terceras partes del bloque de viviendas el pasado jueves.

Las dos hipótesis que se barajan apuntan a los posibles daños estructurales que arrastraba el edificio, pues vecinos han asegurado que hacía tiempo que habían aparecido grietas en la estructura, y a las obras del local. Los expertos consultados afirman que si se hubiera producido el debilitamiento de un muro de carga debido a esas reformas, este podría haber sido el desencadenante del colapso pero nunca la única causa. Aseveran que un edificio, y menos uno de 44 años como este, no se derrumba en una semana, sino que el deterioro seguramente se ha producido en un plazo mucho más largo y de forma paulatina. Descartan que el accidente fuera causado por una explosión de gas. Y aunque aún es pronto para extraer conclusiones, creen que la explicación está en una combinación de varios elementos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine