Detenido 'El Hipólito', el estafador que se hacía pasar por policía local

Estaba buscado para su ingreso en un centro penitenciario por tres juzgados de la capital, dos por timo y otro por un robo con violencia

13.04.2016 | 10:02
Detenido 'El Hipólito', el estafador que se hacía pasar por policía local

Se llama Hipólito Félix Rodríguez Ramos. Tiene 59 años y estaba buscado intensamente por tres juzgados de lo Penal, el nº 8 y el nº 5 por estafa, una de ellas en Puerto de la Cruz y el nº1 de Santa Cruz de Tenerife, por robo con violencia. La Unidad de Intervención de la Policía Local (Unipol), lo había localizado y le marcaba los pasos. Día y noche, en turnos de dos personas los agentes vigilaban la vivienda en la que se suponía estaba escondido en el barrio capitalino de Añaza, concretamente en la Parcela11.

El lunes por la noche sus sospechas acabaron por confirmarse. El individuo que acababa de salir de una de las viviendas. Un varón sin apenas pelo, más bien orondo y que se subía a un Mitsubishi Montero era la presa que andaban buscando. Los agentes lo siguieron a distancia prudencial hasta que enfiló la entrada a Santa Cruz por la piscina municipal. Mientras, la radio del coche camuflado transmitía la posición, varias dotaciones a bordo de los radiopatrullas se apostaban en las proximidades de la avenida Reyes Católicos. Varios indicativos le bloquearon el paso y le conminaron a que bajase del todoterreno. El arrestado no opuso ningún tipo de resistencia y tras ser trasladado a un centro de salud fue llevado a las dependencias policiales, donde quedó a disposición de la autoridad judicial pertinente. El vehículo en el que viajaba, un Mitsubishi Montero, fue retirado por la grúa municipal hasta el depósito capitalino.

Como quiera que los investigadores sabían que se movía también en La Laguna, donde precisamente llevó a cabo varias estafas, la Policía Local de la ciudad montó otro dispositivo por si era localizado en alguno de los puntos a donde solía acudir.

La última vez que ´El Hipólito´ fue detenido tuvo lugar en febrero pasado cuando agentes del Cuerpo General de la Policía Canaria lo interceptaron en Añaza.

El modus operandi de este individuo consiste en hacerse pasar por policía local o notificador del juzgado. La mayor parte de sus víctimas han picado al creerse que están ante un verdadero servidor del orden. Su táctica apenas ha variado en todo este tiempo puesto que en ocasiones se hace acompañar por el estafado ante una comisaría, normalmente de la Policía Local. Una vez llega a las dependencias deja al incauto al que se propone timar a las puertas de manera que pueda escuchar la conversación. De manera amable y tranquila pregunta como va el servicio y que jefe está al frente de los mismos. Transcurrido unos minutos abandona las dependencias policiales, toda vez que su víctima ha podido escuchar que prácticamente le dan novedades. Luego con un brazo por encima se hace acompañar de este hasta un bar, donde acuerda la entrega del precio estipulado por la compra del bien, normalmente un vehículo dado de baja. Con la disculpa de que va a buscarlo al depósito municipal desaparece y no vuelve más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine