La juez prorroga 24 horas más el arresto del belga que amenazó a su expareja

El juzgado trata de localizar a Ucanca González, la víctima, que contaba con protección de la Guardia Civil 24 horas, para que corroborase los malos tratos

13.04.2016 | 10:02
Un coche de la Guardia Civil trasladó desde Playa de San Juan a los juzgados de Arona a Joel Bourlard.

El que ha sido considerado hasta el pasado domingo el hombre más buscado de Tenerife, el belga Joel Louis Gilbert Bourlard, de 38 años y que fue detenido gracias a que abandonó su escondite en la barriada El Pinillo, en Guía de Isora, para conseguir comida, continuará otras 24 horas en calidad de detenido, tras prorrogar la titular del Juzgado de Violencia de la Mujer nº 1 de Arona su arresto. Al parecer, la juez trataba ayer de que la principal víctima de este sujeto, Ucanca González prestase declaración por estos hechos y corroborase los extremos recogidos en su denuncia. Hoy, volverá a ser presentado de nuevo ante el mencionado juzgado, que previsiblemente decretará su ingreso en prisión.

Como se recordará, Ucanca González recibió la máxima protección que pueda tener una víctima de violencia de género, ya que estaba catalogada como de riesgo extremo. La mujer, de 35 años, ha vivido desde el mismo momento en que conoció a Joel Bourlard un auténtico calvario puesto que a los dos meses de iniciar la convivencia, comenzó a recibir palizas de este sujeto, una de las cuales le produjo graves lesiones craneales al ser golpeado con la puerta de un armario en la parte trasera de su cabeza. Además, el agresor se abalanzó en otra de las ocasiones sobre el perro de la mujer, al cual le arrancó de un mordisco parte de una oreja.

Ucanca González al ver la situación decidió dejar la convivencia e irse a Francia. Sin embargo, su acosador la localizó y la conminó a que volviese con él con la siguiente amenaza "o vienes por las buenas o por las malas". A la mujer no le quedó entonces otro remedio que acompañarle hasta Bélgica. A los dos días de volver a vivir juntos, Joel Bourlard la ató a la cama y la encerró en un cuarto bajo llave. Así transcurrieron sus primeros quince días, hasta que su captor llegó borracho y ella pudo quitarle las llaves y escapar.

En dieciséis horas llegó a Valladolid donde vive su familia y desde ahí regresó a la Isla. Durante este tiempo varios fueron los encuentros que ambos tuvieron. Lo más curioso es que ambos, a pesar de ser ella víctima de violencia de género y él el acusado, coincidieron en el Juzgado de Icod que llevaba el caso, ya que Joel Bourlard fue detenido la primera vez en Garachico.

La última de sus fechorías consistió en arrancarse la pulsera telemática que servía para controlarlo cuando acudió a prestar declaración ante el juzgado que entendía el caso al saber que iba a cumplir nueve meses de prisión. Este individuo se permitió incluso amenazar, haciendo la señal del dedo atravesando el cuello a Ucanca González a la vez que de forma verbal le dijo "no pararé hasta matarte".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine